José Emilio Pacheo Premio CervantesJosé Emilio Pacheco, autor de una de las obras poéticas imprescindibles de la literatura hispanoamericana,  recibe el Premio Cervantes. Reacio a que lo llamen maestro, Pacheco es uno de los grandes maestros de nuestra lengua porque tuvo la humildad, escasa en nuestro tiempo, de ser aprendiz y formarse para escribir con maestría lo mismo poemas, novelas, relatos, crónicas o ensayos. A él extendemos nuestra más calurosa felicitación. A continuación la nota.

 

P. ORDAZ / AGENCIAS – Guadalajara – 30/11/2009

“Quiero dejar claro que este premio es para toda la literatura mexicana, que no sale mucho de nuestras fronteras”. Así se ha expresado hoy José Emilio Pacheco tras conocer que había sido galardonado con el Premio Cervantes, máximo galardón de las letras hispanas.

      Pacheco considera el fallo del jurado “una irrealidad” que nunca aspiró a recibir, según ha dicho a Efe en declaraciones telefónicas desde Guadalajara (México), donde asiste a la Feria Internacional del Libro (FIL). El escritor ha insistido en que “no esperaba” recibir este premio, que considera el más importante de la lengua castellana.

      El poeta, prosista y traductor, nacido en Ciudad de México en 1939, ha resaltado la generosidad del jurado por fijarse en su obra cuando “hay tantos buenos escritores”. “No me puedo quejar”, ha subrayado. Ha explicado que el premio le toca “muy hondo” y le afecta “muchísimo”. Sobre los múltiples homenajes recibidos en 2009, al cumplir 70 años, el poeta afirmó que fueron “una gran sorpresa, como la de esta mañana”, aunque reconoció que tanta celebración le causa “mucha fatiga” y que se cansa “de una manera terrible”.

      Ayer mismo, en la Feria Internacional del Libro en Guadalajara, frente a un grupo de periodistas que se lo pasaron en grande, Pacheco sacó a pasear su fina ironía: “Temo aburrirles, contarles siempre lo mismo. Así que si se empeñan en seguir haciéndome entrevistas, no tendré más remedio que inventarme otra biografía”. Una periodista mexicana le preguntó: “Maestro, después de haber recibido el Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana, ¿cree usted que le pueden dar el Premio Cervantes?”. Su respuesta fue: “Para nada. Aunque con el Reina Sofía eso se quebró de alguna manera, yo soy el eterno finalista. Y en Norteamérica eso de ser finalista es un prestigio. Los autores lo ponen hasta en la solapa de sus libros… Fue finalista de tal o cual premio. Pero aquí en México eso no es así. Aquí es un deshonor”.

Fuente: El País