Presentamos, en el marco del dossier Poesía y guerrilla en El Salvador, preparado por Mauricio Vallejo Márquez, algunos textos de Lil Milagro Ramírez (1945). Fue poeta, ensayista y reconocida guerrillera que estuvo involucrada en el Ejército Revolucionario del Pueblo (ERP) donde labró una estrecha amistad con Roque Dalton. Fue capturada y torturada por la Guardia Nacional en 1976;  fue asesinada en 1979.

 

 

 

 

ESTE PAÍS PEQUEÑO

Este país pequeño
al que yo tanto quiero
se ha logrado meter todo entero
en mi imaginación;
no sé cómo explicarlo,
a veces en las noches
me despierta la urgencia de pensarlo
desde sus mínimas fronteras hasta el mar,
cuando lejos he dicho
“él mide 21000 Kms cuadrados”
No será tan fácil —me responden— quererlo
Es tan pequeño
Y yo siento quererlo más.
En él, así de mínimo,
yo quiero al universo
de él hacia el mundo me proyecto,
me interesa su forma de vivir,
sus estudiantes,
su juventud obrera,
sus campesinos, sus cosechas
y hasta sus pocas diversiones populares
el cine y el fut-bol
me son interesantes por ser suyas.
Mi pequeño país me necesita
y eso me hace feliz
mi pequeño país
ha decidido que yo ,luche por él
y eso me vuelve grande,
mi pequeño país
quiere que yo levante sus estatua
y eso me compromete
me aprisiona con una dulce esclavitud
Me preocupa su gente
sus edificios siempre amenazados
por un temblor de tierra,
a mí me causa una ternura
su pequeñez geográfica
que ha provocado risas muchas veces
Mi pequeño país me ha preguntado
si yo quiero
ser una gota de agua fresca
sobre su sed de libertad
y yo he sentido en mis mejillas
el rubor de una novia a quien su amado
le ha pedido una entrega,
y desde entonces
mi pequeño país y yo
nos hemos comenzado a enamorar,
como un amante loco
me transmite su amor,
¿cómo no lo he de amar?
yo lo he tomado de la mano
y alegres, muy alegres
los dos nos hemos puesto a caminar.
Diciembre 6 de 1970

 

 

 

 

 

 

Aquí me encuentro

Aquí me encuentro

testigo de mi misma

quedaron atrás los años fáciles

las tareas inútiles

Sin embargo

no todo es diferente

me siguen gustando los amaneceres

y esta vieja manía de escribir

se ha hecho aún más intensa.

 

 

 

 

 

 

Mi nombre aquel

Mi nombre aquel

no lo pronuncies ni siquiera

en vos baja

espera

ya volveré a ser yo

cuando la muerte o cuando

el triunfo.

 

 

 

 

 

 

Despertar

Yo era mansa y pacífica

Era una flor,

Pero la mansedumbre no es un muro

Que cubre la miseria.

Y vi las injusticias

Y ante los ojos asombrados,

Estallaron las huelgas y las rebeldías

Del hombre proletario.

Y en vez de absurdas lástimas,

De hipocres.as compasivas,

Brotá mi indignación

Y me sentí fraternalmente unida

a mis hermanos,

Y toda huelga me dolía,

Y cada grito me golpeaba

No solo en la cabeza o los oídos

Sino en el corazón.

Cayó mi blanca mansedumbre,

Muerta a los pies del hambre,

Me desnudé llorando de sus velas

Y un Nuevo traje me ciñé las carnes.

Primavera de lucha son ahora

mis brazos,

Mi enrojecida sangre es de protesta,

Mi cuerpo es verde olivo

Y un incendiario fuego me consume

Éy sin embargo,

sigo siendo como antes,

amante de la paz,

quiero luchar por ella

desesperadamente,

porque desde el principio

yo soñé con la paz.