Poesía boliviana: Gary Daher



Presentamos, con la nota introductoria de Gabriel Chávez Casazola, algunos textos del nuevo libro del poeta, narrador y ensayista boliviano Gary Daher. Ha publicado los poemarios En poesía es autor de Poemas y Silencios (1992), Los Templos (1993), Desde el otro lado del oscuro espejo (1995), Cantos desde un campo de mieses (2001 y 2008), Tamil (2006), Oruga Interior (2006), Territorios de Guerra (2007), Viaje de Narciso (2009), Antología Personal y otros poemas (2010) y La Senda de Samai (2013).

 

 

 

 

 

 

 

La senda de Samai, de Gary Daher

 

La existencia es siempre una búsqueda, y en cuanto tal, un viaje por rutas desconocidas. Al abrir este libro, Gary Daher nos habla de un caminante que tiene ojos en los pies.  Como esos ojos improbables y sin embargo certeros, la poesía –tiro al blanco en medio de la noche– puede permitirnos intuir o vislumbrar el sentido de nuestros pasos, la razón de la sinrazón (y viceversa) de esta travesía.

Así lo confirma La senda de Samai, un libro en el que la sabiduría –esa virtud hoy tan desacreditada y a la par tanto más urgente– mana con fluidez y belleza de la forma que tiene el poeta de contemplar y habitar el mundo.

Entre el aforismo y el microblogging, más cerca de la iluminación del monje que de las cavilaciones del filósofo, Daher se aparta aquí unos pasos de su escritura previa y de los registros habituales –no son poemas pero son, define–, para proponernos otra forma de mirar y poetizar (pienso en la poesía clásica japonesa, en las Rubaiyat, en Antonio Porchia o en el boliviano Man Césped), dejándonos atisbar un camino interior que podría ser también el nuestro, pues no somos ajenos a la senda de Samai ni a su reverso, es decir, a la elevación y al precipicio.

 

Gabriel Chávez Casazola

 

 

 

 

 

El camino del fuego 

[fragmentos de La senda de Samai ]

 

 

DOS

 

 

1

Hay nombres sagrados, nombres que no se pronuncian, aunque de repente se descubran en toda su magnificencia.

 

2

Gran metáfora es el verbo “ser” en lengua aimara, no se lo dice ni se lo escribe; pero está, porque es fundamental.

 

3

Si en la lengua olvidada de Adán se pronuncian los nombres de las cosas, éstas aparecen o desaparecen inmediatamente, según.

 

4

El nombre es la profundidad de lo nombrado.

 

5

Llamar no es suficiente, se debe vibrar en la misma vibración de lo llamado.

 

6

Si la palabra es palabra de fuego, nominar será hacer que el mundo exista, aparezca ante nosotros.

 

 

 

 

TRES

 

1

Con gran caridad, Prometeo ocultó el fuego en cada hombre, uno por uno, en concavidad sagrada, y allí palpita, hermosa diosa de luz.

 

2

Como a hígado de Prometeo el tiempo, águila voraz, nos devora y nos regresa. A eso llamamos olvido.

 

3

Es muy grave ser puente e ignorar al río.

 

4

Sísifo, ¡baja ya! Deja de pujar la piedra.

 

 

 

 

DIECINUEVE

 

1

Si penetra el silencio todo se abre.

 

2
La imaginación es el ojo del alma, cíclope o titán muy escaso.

 

3
Nada hay más profundo que el silencio; ninguna puerta más hermosa que el vacío.

 

4
Muy pocos entienden el silencio.

 

 

 

 

 

VEINTE
1
Toda belleza proviene del sexo y de la muerte, que son lo mismo.

 

2
Nos engañaron. El Reino de los Cielos está lleno de luz, sí, pero también de fuego.

 

3
En la cueva, el oro en abundancia espera: Pocos conocen ya el ábrete sésamo, la palabra de pase. Hace mucho que nadie llega.

 

 

 

 

 

VEINTIUNO

 

1
Abrir los ojos es el acto mágico que hace desaparecer el mundo.

 

2
La verdad, amarga como la cicuta, nos despierta del sueño del mundo.

 

3
Despertar en la oscuridad te da la oportunidad de encender tu propia luz.

 

 

 

 

 

 

Datos vitales

Gary Daher (1956)Poeta, narrador y ensayista boliviano. En poesía es autor de Poemas y Silencios (1992), Los Templos (1993), Desde el otro lado del oscuro espejo (1995), Cantos desde un campo de mieses (2001 y 2008), Tamil (2006), Oruga Interior (2006), Territorios de Guerra (2007), Viaje de Narciso (2009), Antología Personal y otros poemas (2010) y La Senda de Samai (2013). Tiene publicados también libros de cuentos, ensayo y una novela. Ha traducido al español a Safo y Catulo, así como a poetas contemporáneos de otras lenguas.