Motivos personales, aforismos de José Luis Morante



Presentamos una selección de aforismo del poeta, crítico y profesor José  Luis Morante (El Bohodón, Ávila, 1956). La antología Mapa de ruta (Maillot Amarillo, 2010) compendia su obra poética formada por siete libros, con reconocimientos como  el Premio Luis Cernuda, el Internacional de Poesía San Juan de la Cruz, o el Premio Hermanos Argensola.Su labor crítica está representada por las ediciones Arquitecturas de la memoria, sobre Joan Margarit, Ropa de calle, sobre Luis García Montero, y la edición Hilo de oro, sobre el poeta Eloy Sánchez Rosillo, las tres en la colección Letras Hispánicas de Cátedra. La selección de aforismos pertenece a su libro Motivos personales. La foto de portada es de la fotógrafa Dolores Leis.

 

 

 

 

 

 

MOTIVOS PERSONALES

(Aforismos 2010-2013)

 

Perseverar apostado frente a la fijeza del paisaje, con la tenacidad zancuda de las grúas.

 

Luz dormida en la mansedumbre del estanque y los ojos infantiles que  nada saben de la refracción.

 

Alguien escribe. Soy parte de la trama. Un personaje episódico.

 

Estoy aquí, creo. Aunque desconozco la localización exacta del aquí.

 

Colecciona fósiles. Quiere entender el tiempo sin la atribulada nebulosa de lo inmediato.

 

Los aforismos  marcan la piel del agua, como la huella frágil de una verdad.

 

Tomo el té a diario con mis limitaciones, para recordar quién soy.

 

Escueto relato de una biografía matrimonial. Décadas de convivencia. Posterior silencio. Sin residuos químicos.

 

Para la confidencia íntima, personal, directa, un tono de voz sobrio alejado del aspaviento.

 

Aprendizaje. Esa larga senda entre la biología y el ser cultural.

 

Procuro ser leal a mi pasado; despejo dudas sobre el porvenir que le corresponde.

 

Vencido de antemano por la brega diaria, el desencanto exagera los partes de lesiones.

 

Percibo contornos con la precisión ambigua del miope.

 

Inéditos de textura adiposa. Necesitan una dieta adelgazante.

 

Suele hablar en plural. Pronuncia con siseo de púlpito: “nosotros”. Y detrás de su voz se hace visible un gran vacío.

 

Valoro mucho la inclinación kafkiana de su periplo personal. Suelo repetir sus itinerarios.

 

La poesía no ha cambiado. Es un ininterrumpido diálogo con el tiempo; la suma de ayer, de hoy, de mañana.

 

Cada día el desconcierto, la indagación en el misterio de una realidad cambiante y fragmentaria.

 

Las biografías ficticias enderezan existencias insensatas.

 

Palabras, palabras, palabras. Trabajos y días frente a un muro de silencio.

 

R.L. Stevenson defendía que el personaje de ficción es una hilera de palabras. Suele morir a pie de página.

 

Cada jornada festiva visita metrópolis mortuorias para familiarizarse con el ambiente.

 

Entre la ceniza, un brote agónico de lumbre recupera el fuego.

 

Cerca, para convertir en caricia el tacto reseco de lo laborable.

 

No es un crítico sino un fiscalizador de prestigios, un policía literario.

 

Los contornos de un poeta no coinciden con el desahogo sentimental de un sujeto ensimismado.

 

Como un avaro, esconde las certezas bajo un caparazón blindado.

 

La vanidad sueña que escribe para el porvenir, ese agujero neutro que engulle la paciencia del que espera.

 

Cuando concluyo la escritura de un libro, suena la melodía de una felicidad discreta, que canta con voz queda.

 

Murmullos de protesta ante el espejo, único culpable de su deterioro.

 

Dejo sobre la mesa la pluma cerrada y el folio en blanco. Doy la razón a aquellos versos de Ángel González: “y sonrío y me callo porque, en último extremo, / uno tiene conciencia / de la inutilidad de las palabras.”

 

 

 

Datos Vitales

José  Luis Morante  (El Bohodón, Ávila, 1956). Es profesor de Ciencias Sociales en un instituto público de Rivas-Vaciamadrid (Madrid), donde creó la revista Luna Llena y coordinó la revista gráfica y de textos Prima Littera. La antología Mapa de ruta (Maillot Amarillo, 2010) compendia su obra poética formada por siete libros, con reconocimientos como  el Premio Luis Cernuda, el Internacional de Poesía San Juan de la Cruz, o el Premio Hermanos Argensola. En 2013 se publicó Ninguna parte, editado por la Isla de Siltolá. Entre sus obras en prosa están el diario Reencuentros, el libro de entrevistas Palabras adentro y Protagonistas y secundarios, selección de artículos y reseñas sobre poesía contemporánea. Su labor crítica está representada por las ediciones Arquitecturas de la memoria, sobre Joan Margarit, Ropa de calle, sobre Luis García Montero, y la edición Hilo de oro, sobre el poeta Eloy Sánchez Rosillo, las tres en la colección Letras Hispánicas de Cátedra; también ha prologado la obra poética de Luis Felipe Comendador, Herme G. Donis  y Karmelo C. Iribarren. Ha publicado también los libros de aforismos Mejores días (2009) y Motivos personales. (2015). Es responsable del blog “Puentes de Papel”: www.puentesdepapel56.blogspot.com