CARGANDO...

Type to search

Aforismos Sensacionistas: António Mora / Fernando Pessoa

Columnas En el mundo Noticias Poesía permutante

Aforismos Sensacionistas: António Mora / Fernando Pessoa

Círculo de poesía November 30, 2016
Share

Presentamos los Aforismos Sensacionistas de António Mora, heterónimo de Fernando Pessoa. António Mora es el autor de un tratado: Alberto Caeiro o la renovación del paganismo y también, de otros ensayos breves sobre el Sensacionismo, donde lo explica como un movimiento literario netamente portugués. Afirma en sus notas: “Si la evaluación de los movimientos literarios se debe hacer por lo que traen de nuevo, no se puede poner en duda que el Movimiento Sensacionista Portugués es el más importante de la actualidad. Es tan pequeño en adherentes como grande en belleza y vida. Tiene sólo tres poetas y un precursor inconsciente. Lo esbozó sin querer, Cesario Verde. Lo fundó Alberto Caeiro, el maestro glorioso. Lo volvió, lógicamente, neoclásico el Doctor Ricardo Reis. Lo modernizó hasta el paroxismo, es verdad que descreyendo de él y desvirtuándolo, el extraño e intenso poeta que es Álvaro de Campos. Estos cuatro, estos tres nombres son todo el movimiento. Pero estos tres nombres valen por toda una época literaria. (…) Cada uno de estos poetas es supremo en su género.” La traducción del portugués es de Mario Bojórquez.

 

 

 

 

 

 

 

 

Aforismos Sensacionistas

Sentir es crear.
Sentir es pensar sin ideas, y por eso sentir es comprender, ya que el universo no tiene ideas.
¿Pero que es sentir?
Tener opiniones es no sentir.
Todas nuestras opiniones son de los otros.
Pensar es querer transmitir a los otros aquello que se cree que se siente.
Sólo lo que se piensa se puede comunicar a los otros. Lo que se siente no se puede comunicar. Sólo se puede comunicar el valor de lo que se siente. No que el lector sienta una pena común (?) basta que sienta de la misma manera.
El sentimiento abre las puertas de la prisión con las que el pensamiento cierra el alma.
La lucidez sólo debe llegar al portal del alma. En las propias antecámaras del sentimiento está prohibido ser explícito.
Sentir es comprender. Pensar es equivocarse. Comprender lo que otra persona piensa es disentir con ella. Comprender lo que otra persona siente es ser ella. Ser otra persona es de una gran utilidad metafísica. Dios es toda la gente.
Ver, oír, oler, gustar, palpar son los únicos mandamientos de la ley de Dios. Los sentidos
son divinos porque son nuestra relación con el Universo, y nuestra relación con el universo es Dios.
(…)
Actuar es descreer. Pensar es equivocarse. Sólo sentir es creencia y verdad. Nada existe fuera de nuestras sensaciones. Por eso actuar es traicionar nuestro pensamiento.
(…)
No hay criterio de verdad sino no concordar consigo mismo. El universo no concuerda consigo mismo, porque pasa. La vida no concuerda consigo misma, porque muere. La paradoja es la formula típica de la naturaleza. Por eso toda verdad tiene una forma (?) paradojal.
(…) Afirmar es engañarse.
Pensar es limitar. Inteligir es excluir. Hace mucho que es bueno pensar, porque hace mucho que es bueno limitar y excluir.
(…)
Sustitúyete siempre. Tú no eres bastante para ti. Debes estar siempre desprevenido (?) de ti mismo.
Sucédete delante de ti. Que tus sensaciones sean meras eventualidades, aventuras que te suceden. Debes ser un universo sin leyes para poder ser superior.
Son estos los principios esenciales del Sensacionismo (…)
Haz de tu alma una metafísica, una ética y una estética.
Sustituye a Dios indecorosamente. Es la única actitud realmente religiosa. (Dios está en todas partes excepto en sí mismo)
Haz de tu ser una religión ateísta; de tus sensaciones un rito y un culto (…)

 

 

(Atribuible a António Mora. Texto posiblemente de 1916,
con la referencia del autor: Para Orpheu)
Versión del portugués, Mario Bojórquez

Tomado de Páginas sobre literatura e estética de Antonio Quadros,
Libros de bolso europa-américa, Lisboa, Portugal, 1995.

Print Friendly, PDF & Email
Tags:

You Might also Like

Leave a Comment