#poesíacontraelmuro #poetryvsthewall #poésievsmur: Carlos J. Aldazábal, Argentina



En Círculo de Poesía, Valparaíso México y el Encuentro Internacional de Poesía Ciudad de México hemos convocado a una acción global de resistencia para contrarrestar los impunes ataques a todas las libertades por parte del tirano estadounidense Donald Trump, poetas de todos los continentes nos envían sus poemas para construir un espacio de entendimiento entre los pueblos del mundo a través de la poesía.
 

 

 

 

 

 

Pasaportes

por Carlos Aldazabal

I
Deportarme,

devolverme a la sombra

que ha engendrado

otro cristal sin nombre.

 

En este instante

la esperanza desborda

y pretendo evitar la caída

 

(un migrante infeliz que no se atreve

a devolver las dádivas).

 

Terquedad del amor:

perpetuar la ambición sobre el planeta.

 

 

II

 

No sería esta carta el único motivo:

los coleópteros vuelan hasta donde pueden

y si la noche cae en emboscada

no es indignidad entregarse en sus brazos.

 

Hablo de una carta como excusa,

lo que justifica el sello del fracaso,

una pregunta por la irrealidad de las fronteras.

 

Hoy que las cartas sólo son pasaportes

rememoro el momento de la firma,

cuando alguien creía en las pisadas,

en los tramos difíciles convertidos en polvo.

 

Y el polvo era de arena movediza

y las pisadas débiles gateos

y la firma un arrebato de temblor.

 

En el zaguán que adorna la frontera

hay plomo que mira desde los uniformes,

para que acepte la suerte que me toca.

Y esta carta que tengo no me sirve:

 

hace mucho que porta mi cadáver,

coleóptero pueril que se ha perdido

sin llegar a su flor, a su alimento

 

 

#poesíacontraelmuro

#poetryvsthewall

#poésievsmur

 

Carlos J. Aldazábal (Salta, Argentina, 1974). Como poeta obtuvo, entre otros, el Premio Alhambra de Poesía Americana (Granada, España), y el Primer Premio del II Concurso “Identidad, de las huellas a la palabra”, organizado por Abuelas de Plaza de Mayo. Publicó los poemarios La soberbia del monje (1996), Por qué queremos ser Quevedo (1999), Nadie enduela su voz como plegaria (2003), El caserío (2007), Heredarás la tierra (2007), El banco está cerrado (2010), Piedra al pecho (2013), Las visitas de siempre (2014) y Camerata carioca (2017). Su poesía ha sido traducida al inglés, al portugués, al árabe y al italiano, e incluida en diversas antologías, entre otras El canon abierto. Última poesía en español (2015), editada en España por Visor.