Un poema de Enrique Molina



Presentamos un texto del poeta argentino Enrique Molina (1910-1997). En 1992 mereció el Gran Premio Fondo Nacional de las Artes. Algunos de sus libros son Las cosas y el delirio, 1941; Pasiones terrestres, 1946; Costumbres errantes o la redondez de la Tierra, 1951; Amantes antípodas, 1961; Fuego libre, 1962; Las bellasfurias, 1966; Monzón Napalm, 1968, etc.

 

 

 

 

 

El dia y la noche

 

17

 

Desnúdate en silencio.

La noche se desata

debajo de las hojas,

y en su lechoso zumo

nadarás blandamente.

Es un valle indeciso

el mundo de tu cuerpo,

un inerme alimento

para el musgo que mira

con devorantes ojos.

Deja en orden tus huesos

a orillas de tu almohada.

Descarnados países

suben ya por tu médula:

muertos llenos de espinas

y gastadas pelucas,

y una blandura extraña

en sus rotas gargantas.

Crece un césped nocturno

debajo de esas telas.

Del otro lado yacen

tus vidriosos vecinos:

son ese rumor cálido

que el alba descompone.

Pero apaga esas sábanas.

Oye las dulces cosas

resonar en la lumbre

con que invade sus formas

un perezoso océano.

Acaricia esa copa.

Contempla una vez más

tu rostro hereditario,

la pequeña bujía

bajo la noche inmensa,

y despide tu sangre

junto a ese muro pálido.

De ti sólo conoces

tu pipa de tabaco.