Xochitlájtoli: Jaime Chávez Marcos



Continuamos con la serie Xochitlájtoli, muestra de poesía en lenguas originarias, coordinada por Martín Tonalmeyotl. Ahora es turno del poeta Jaime Chávez Marcos. Artista Visual y Etnólogo. Narrador y poeta hñähñu de Hidalgo. Fue becario del FONCA (2003-2004). Ha realizado exposiciones plásticas colectivas e individuales en la CDMX, Hidalgo y Edo. de México. Como poeta ha participado en recitales en México, Colombia, Nicaragua e Italia. Publicado cuento y poesía en las revistas Iguanazul, Colibrí, Jóvenes (Revista del IMJUVE), Papalotzin, Boletín de Culturas Indígenas (CDI), La Historia es Nuestra, Los Nietos de Sánchez, Litoral, Tierra Adentro, y Diálogo (E.U.A), y en las antologías: La flor de la palabra (italiano-lengua indígena-español), y Memoria del Primer Encuentro Mundial de Poesía de los Pueblos Indígenas Voces de colores para la madre tierra. Fue Presidente de ELIAC y actual Presidente de Nación Otomí.

 

 

 

 

‘YOT’ÄXI

 

Yot’ä xi:

 

Gi tagi ngu rä zajua tumu.

‘yaxä ndäxjua te,

tsanä ‘ba’tsä xudi,

rä ñot’i ne rä xudi, ‘bestho,

rä te ne rä du mähyegi.

 

Xekä pa, tsanä xui,

rä haxä tso,

rä ndu hyadi nxä thotho,

rä hyats’i ne rä nde ‘bumä pa.

 

Fest’ä xi haräza xänja,

rä mui rä thi jä’i.

rä xudi rä ‘banä gui,

rä k’oi rä ‘behñä ñ’u,

rä hudi ‘ramäts’u rä tumu.

 

Rä gida rä ‘buse,

mäde rä zänä hingi nheki;

rä xida rä nxutsi mä n’andi.

Rä maa rä ndäpo ko mähets’i,

rä zajua rä mäkä hai pa dä ñhats’i.

 

 

 

HOJA SECA

 

Hoja seca:

 

Caes como ala de mariposa.

putrefacta, envejecida vida,

delgadita y minúscula sombra,

luz y sombra, a la vez,

vida y muerte al mismo tiempo.

 

Pequeño día, tierna noche,

estrella del amanecer,

eclipse de sol más efímera,

amanecer y atardecer de un día.

 

Piel dorada en desfigurada forma,

interior de la corteza humana.

penumbra de nube que se desvanece,

silueta de mujer preñada,

tenue descenso de un papalote.

 

Rocío de una soledad pura,

mitad de la luna que no se mira;

pestaña de niña en perfil.

Extensión del árbol con el cielo,

Ala de la naturaleza para volar.

 

 

 

RÄ HMI MÄ HAI

 

Ntsani, ñ’oua, njamänfeni,

yä ‘mini mi mädi mä ua;

ndi pots’e ha rä t’ähi gä tsots’e

ha yä gui ne gä ñ’em’e konge’u rä njohya.

 

‘Bu mäpa gä pädiga

rä noya rä mäkähiadi,

ne ‘bu nde ndi huits’i rä gätu

ne gä tsipa mäxoge rä ñ’u

rä pu’ä’de.

 

¡Hin gä pumfri ge bi tsutigi rä zänä!,

dä ‘bui mäñ’enthoha rä njat’i rä uada,

bi tedegi rä huähi, bi ‘rakägi rä nzaki rä jähñä.

¡Hängä njabu dä kát’i rá hmi mä hai!

 

 

 

EL COLOR DE MI TIERRA

 

De niño, descalzo, curioso,

las espinas adoraban mis pies;

me subía al mezquite para alcanzar

las nubes y jugar con ellas en su alegría.

 

Durante el día aprendí

a escuchar la palabra del sol,

ya por la tarde madrugaba al colibrí

y me bebía todo el néctar crepuscular.

 

¡Cómo olvidar que me amamantó la luna!

Fui feliz en la cuna del maguey,

me alimentó la milpa, me nutrió el arcoíris.

¡Por eso pinté el color de mi tierra!

 

 

 

THEXFANIHAI

 

‘Rabu

mäpa

rä thexfanihai

degä ugägida,

xä gohi rä k’oi

ha yä ts’e’mädo

ne ha rä xi

xä fot’e,

nthexfani;

xä thegitho

‘bu Ä juä.

 

Nä’ä rä thexfanihai

di juts’i n’a rä hñe

ñuts’i ‘rä yä hyengädo

ge hingi hopi dä bongä rä nh’e

ha rä nh’e sehe

dä bots’e

‘bu mähets’i

ne dä hyoni Äjua.

 

‘Rabu rä nh’e tu

ne yä hogämfeni nehe.

 

 

 

DESIERTO

 

A veces

el tiempo

es un desierto

de lágrimas saladas,

petrificadas

sobre rocas

frías

y sobre su piel

cuarteada,

desnuda;

desprotegida

por Dios.

 

Ese desierto

le rodea un abismo

lleno de filosas obsidianas

que no deja escapar al Deseo

en su deseo mismo

de fugarse

hacia el cielo

y buscar a Dios.

 

A veces

el deseo muere

y las ilusiones también.

 

 

 

RÄ NÄNÄNGU

 

Rä nzakit’öhö ge rä ngu Ä juä,

ja gehni ntsaya yä memäya’bü,

habü ndöni yä zi ndähi yä du.

 

Rä bondäpo ge rä zi müi, ge rä tseedehe,

ge rä mäkä zi nänä ntedete

rä te ne rä m’üi nzäntho.

 

To’o hingi ne dä bädi, ha üni

nu rä zi mäkä nzunda yä m’ët’o ndö’mi,

hin otho n’a tüki rä bai,

ge xä xaa rä ñäxu.

 

 

 

CASA Y MADRE

 

La viva montaña es casa de Akhuä,

allí descansan los antepasados más antiguos,

donde florecen las almas de nuestros muertos.

 

El bosque es vientre, es olla de agua,

es la sagrada madre progenitora

de la vida y su trascendencia.

 

Quien no quiere saberlo, atacando

lo más preciado de los santuarios,

carece de lo humano,

es hueca su cabeza.

 

 

 

GÄ PENJU

 

Ha mä m’uihu mbätsi

xtä nthint’i ‘bu ñ’enxe,

di ‘yohu ne di ñ’enihu ‘bu nximhai;

ge rä ntsant’i ne di mpust´egihu konge’ä

ha rä fonthai rä njohya.

 

Yä mbeni nzäntho yä mbeni,

di m’emfohu ñhai,

xä nxaha nximhai,

di mpant’ä bohai yä ñähmu.

 

Gä punt’uä yä ñ’ee yä t’ähi,

gä poxu ha yä hyo, ha yä xutha,

gä ‘yuhu ha yä ‘bute rä te.

 

Nzabi, di tagihu ‘buyä ndunza

nja ngu yä gida rä ginzaki,

gä kohihu xänt’eni ha rä ua.

 

Rä hyadi di ja dä du mä nt’ähähu,

gä njuats’ihuha rä xudi,

gä mpumfrihu rä thuhu.

 

Dä ‘bedihu n’a rä t’äxi, n’a rä deti,

yä mbo’ni bi zi mäxoge yä ‘bot’i,

bi mfet’ägihu ko rä ts’ut’o pext’o,

pege hindä nanju rä m’ui mbäts’i,

nixi ‘bu yä mfeni.

 

Nde nubye di m’ehñähu ne di ñ’ohohu ‘bu nximhai,

Ge di ‘bedigihu rä nt’eni ne yä ‘bute,

di zon’ä’ihu gä penju ha rä hnini,

pagä hoñhu yä mbo’ni xä m’edi,

Gä juts’ihu yä ‘bot’i

ne gä nanju ‘bu mä t’ähähu.

 

 

 

VOLVAMOS

 

En nuestra infancia,

inmerso en la inocencia,

caminamos y jugamos con el mundo;

es una pelota y rodamos con él

en el polvo de la alegría.

 

Recuerdos siempre recuerdos,

pegar la panza sobre la tierra,

sentir lo fresco del suelo,

empaparse de lodo las rodillas.

 

Torcerles los brazos a los mezquites,

subirnos a sus hombros, a sus espaldas,

encaminarnos a las aventuras de la vida.

 

Agotados, caemos de sus troncos

como gotas de su sabia en resina,

nos quedamos tirados a sus plantas.

 

El sol nos adormece los sueños,

nos recargamos de su sombra,

nos olvidamos del hambre.

 

Perdimos un chivo y un borrego,

los animales acabaron la siembra,

nos azotaron con vara de capulín,

pero no despertamos de la infancia,

ni tan sólo de sus recuerdos.

 

Ahora somos mujeres y hombres por el mundo,

que carecemos de juegos y de aventuras,

los invito a regresar al pueblo,

para buscar a los animales perdidos,

a recuperar las siembras

y despertar a nuestros sueños.