Xochitlajtoli: José Carlos Monroy



Continuamos con la serie Xochitlájtoli, muestra de poesía en lenguas originarias, coordinada por Martín Tonalmeyotl. Ahora es turno de José Carlos Monroy. Ha participado como colaborador en Kosamalotlajtol y en las revistas electrónicas Yolitia y Sinfín. Fue seleccionado en la antología de haiku y en el VI concurso Versos en el aire de Diversidad Literaria. Como traductor náhuatl-español sobresale su premio en el concurso 1×1 del Círculo de poesía, su labor en la SEDEREC de la CdMx y el servicio bilingüe náhuatl de Telefónica México. Presentó su libro Sonetos durante la Feria Internacional del Libro en el Zócalo de la Ciudad de México en octubre del 2017. En 2019 participó como traductor de la antología Ecos ancestrales y publicó su poemario Quiehuetl haiku en el suplemento Ojarasca de La Jornada.

 

 

 

Ixnex

 

Xochicuicatl inicpana calpuhle Tepiton

 

Icuic tlanamahqueh quinahuatiya

nepapan tlamantin tlacpac ayahtle

quimanaz ohtipan nochin tlapahle

itloc contle, huelic huan ahuiyac.

Xomiyoh tepoztle; yeztle maltiya

ohtin huan caltin ica nemiliztle,

tequitl, mahuizotl tech macehualtzihle

momoztla tianquizco moxpantiliya.

Nextle motenehua pieloh neh canin:

ixtequitl, iztlacayotl, netolinque.

Nexti motlahtol ayac quicamati

tlapaltihca tenanco, huextemictle.

Ixnex, xcuahle tenyotl huehca momati;

ixnex mahuizotl, tauhcatl huan ahuihle.

 

 

 

Cara cenicienta (descubierta)

 

Poema dedicado al barrio de Tepito

 

El pregón de los vendedores denomina

diversas mercancías sobre la tierra en el ayate

ofrece sobre la calle múltiples colores

junto a la olla, con sabor y fragancia.

 

Su esqueleto de metal; sangre que baña

las calles y los hogares con vida, trabajo, la honra de la gente

que día a día en el mercado se ofrece.

 

Ceniza es la fama que por fiero se conoce aquel lugar:

el robo, la mentira, la pobreza.

Se muestra tu palabra que nadie habla

en los murales de las paredes, de ensueño.

Cara cenicienta, la mala fama que de antaño se le sabe.

Cara descubierta es la honra, la gloria y la alegría.

 

 

 

Tominixpetz

 

Xochicuicatl omoyoco iteihcatilizhuan altepemeh Morelos

huan inicpana nochin ihuampohuan tlalticpac

 

¿Caman monenequi quipatlanizeh

itotonicxoxoh quilitl inicpa

icecectona tomin quipiya?

Ihcoz centle xihuampocapo tlihle

tenextic itlahtolhuan omexayac

quiztlacati ipatiyohtica tomin

huan quicotonax tlahtolnamic noihqui

quihuicax tequipeuhcan huan chocayan.

Ipepetlaca tomintin xquitlacua,

zequino tlacameh mohueyiliyah

iyeztica yomoquixti tlalticpac;

iztac, coztic tepoztle; atzin, chipac.

Xquineltoca tlazolnotza quiliya

tominixpetz: zayoh quicahcayahua.

 

 

 

El avaro

 

Poema inspirado en la lucha de los pueblos de Morelos y dedicado a la de los del mundo

 

¿Cómo pretender que se cambie

el verde calor de la hierba en lugar

del frío resplandor que tiene el metal?

El amarillo del maíz no es comparable a las obscuras

grises palabras del hipócrita

que miente con el valor del dinero

y cortando los acuerdos establecidos

trae el lugar de la esclavitud y el lloro.

El resplandor del metal no se come,

cuando los hombres se ensoberbecen

extraen la sangre de la tierra:

blanco, amarillo metal; el agua, cristalina.

Que no se dé por verdadera la zalamería con la que expresa el avaro:

solo engaña.

 

 

 

Cen tonal, ome pani

 

Inicpana nochi omiqueh huan otlacatqueh occepa pan neh tonal: yala.

 

Ompohual huan matlacome xiuhtin;

Ome pani huan ce cani; ce tonal, ome pani.

Nochi toyahual motlatzayanahtoqueh:

huic pani, huic tlani, moyahualihqueh…

Tlaloline ohualahtoc pan yuhqui tonal occepan.

 

Huan quema:

Ce tonal, ome pani tlacameh oquipalehuihqueh ihuampoyohuan;

Ce tonal, ome pani tlacameh otiyolmacahqueh ahqueni oquinenequeh.

Ce tonal, ome pani tlacameh oquichocaqueh imiquiliz ichampoyohuan occe tlacameh.

Ce tonal, ome pani tlacameh oquixtiqueh tech yahaya nochi ihtic.

Ce tonal, ome pani tlacameh monamictiqueh yun tlahtohle, yun tlaneltoquiliz, yun tlanequiliz.

 

Tel nohquia…

Ce tonal, ome pani cuacualtzin huehuecaltzoltin huetzqueh tlaltzintla.

Ce tonal, ome pani ahqueni mohueyiliqueh ahmo hueliz quitlatiz iminiztlacatilizhuan.

Ce tonal, ome pani tlanahuatihqueh onezqueh iminpielotlanhuan ixpan macehualmeh .

Ce tonal, ome pani ichtlatequeh opatlaqueh yuh zopilomeh.

Ce tonal, ome pani altepetl oquipaleuh yahaya.

Ce tonal, ome pani; ome pani, ce cani: Mexihco.

 

 

San Pablo Xalpa, Tlalnepantla, Mexihco; 20 tonalpa, macuilte metztle, ompohual huan matlacnahui xiuhtle notlacatiliz (20/09/17).

 

 

 

Una fecha, dos veces

 

Dedicado a los que murieron y nacieron dos veces en esa fecha: ayer.

 

Treinta y dos años;

Dos veces y un lugar; una fecha, dos veces.

Todo a nuestro alrededor se ha desgarrado:

hacia arriba, hacia abajo, se arremolinaron…

el terremoto ha venido en la misma fecha otra vez.

 

Y sí:

Una fecha, dos veces las personas ayudaron a sus semejantes.

Una fecha, dos veces las personas le dieron aliento a quienes lo necesitaron.

Una fecha, dos veces las personas lloraron la muerte de los familiares ajenos.

Una fecha, dos veces las personas sacaron de sí todo su interior.

Una fecha, dos veces las personas se unieron sin palabra, sin credo, sin interés.

 

Pero también…

Una fecha, dos veces las retocadas construcciones viejas y endebles se fueron abajo.

Una fecha, dos veces quienes se enriquecieron no pudieron esconder sus mentiras.

Una fecha, dos veces los gobernantes mostraron sus dientes voraces al pueblo.

Una fecha, dos veces los ladrones volaron como zopilotes.

Una fecha, dos veces el pueblo se ayudó a sí mismo.

Una fecha, dos veces; dos veces y un lugar: México.

 

 

 

Pantitlan

 

Inic macuilcan, umpa in atl itic itocaiocan pantitlan,

inumpa, onmiquia, itoca epcoatl,  ynitlatqui, incaquitiuia, epnepaniuhqui.

(Kinumpa omokuilojtok)

Historia general de las cosas de la Nueva España

 

Ijkon omijto kokonej omiktilojkej

numpuna Poiaujtla, numpuna Pantitlan,

ateskapa kitetsalkualtikej epkoamej

uan kiuikajkej mokuepkej tlalokej.

ipan atlakaualo metstle, sejse xiuitl.

 

Miec xiujtin tepan, atl okauak tlajle

uan ikalakuaian Tlalokan omokuep ostomej.

Aiokmo ejkoj epkoamej

akaltipan ika iminepanoiujkaiouan:

naman ualaj ipan sen kali kikisa, mimiloa

uan tlaneloua ixkichka kiuikaskej;

naman ualaj ika iken netolinilis,

ixaiak maianalis, ijioj cualanilis,

nochi ikak, iken tlakamej.

 

Ijkon omijto kokonej omiktilojkej

numpuna Poiaujtla, numpuna Pantitlan,

ostotijtik kitetsakualtiskej iankuik epkoamej

uan kiuikajkej mokuepaskej tekitkej

ipan sejse tonal, sejse metstle, sejse xiuitl.

 

 

Pantitlan ojtle makuilte. Chikasen tochtle xiuitl, toxkatl metstle, makuil itskuintle tonajle (09/06/18).

 

 

 

Pantitlan

 

El quinto lugar, dentro del cuerpo acuífero era llamado Pantitlán,

 a los ahí muertos eran llamados Epcóatl,

 su ropaje era conocido como epnepaniuhqui.

Historia general de las cosas de la Nueva España

 

Así como se dijo que los niños fueron muertos

allá en Poyauhtla, allá en Pantitlán,

sobre la laguna se volvieron epcoates

y les condujeron a convertirse en tlaloques

en la veintena de lo abandonado

por las aguas, cada año.

 

Muchos años después, el agua dejó la tierra

y el acceso al Tlalocan se transformó en cuevas.

Tampoco llegan en barcas con el ropaje

de su dignidad como epcoates:

ahora vienen en una construcción que silba,

rueda y se desplaza mientras les lleva.

ahora vienen con la ropa del empobrecimiento,

el rostro del hambre, el hálito de la ira,

todo el calzado, el vestido de las personas.

 

Así como se dijo que los niños fueron muertos

allá en Poyauhtla, allá en Pantitlán,

dentro de las cuevas se volvieron

los nuevos epcoates

y les llevaron a convertirse en trabajadores

cada día, cada mes, cada año.

 

 

Pantitlán línea cinco. Año seis conejo, veintena de tóxcatl, día cinco perro (09/06/18).

 

 

 

Gossypium hirsutum*

 

Kampa mochipapatlajko,

motlate ikatsak tekipeujkan.

Tlilmaitl, maseualmaitl,

numpuna Luisiana, Iankuik Orleans,

India, Egipto…

Imixkatsitsiuan tlaltipak tsetselouaj

ixkichka xichkatsin iluikak kueponij.

 

Miek ipatioj iken tlakamej kikouaiaiaj

kaman pixkatekej motolinkej

uan tlalaxkauaj kiueietiaj

itomin, imelio, ipialis.

Imixkatsitsiuan tlaltipak tsetselouaj

ixkichka xichkatsin iluikak kueponij.

 

Itechka okse tlajle technamakaj

nochi touantin tiuelis tijchiuaskej

Imixkatsitsiuan tlaltipak tsetselouaj

ixkichka xichkatsin iluikak kueponij.

 

Istak ichkatl kichipauatis

xesoj tekitkej okitemikchajkej

numpuna Napalpí, Elaine,

La Bomba, uan oksekan xtimatiskej

tlika mikamej ajmo techilijtojkej.

Imixkatsitsiuan tlaltipak tsetselouaj

ixkichka xichkatsin iluikak kueponij.

 

Mexko okimakak ichkatl kikemitia tlaltipak,

kema melak… Tel ajke kikemis Mexko?

Tla kichiuaskia ijkon Gandhi ika irrueka

uan kitlamalinas ikenuan iajaia?

Ajmo mopinauis ipampa

iken ajmo pinomej?

Imixkatsitsiuan tlaltipak tsetselouaj

ixkichka xichkatsin iluikak kueponij.

 

 

Teopan, Mexihko-Tenochtitlan. Chikasen tochtle xiuitl, toxcatl metstle, matlaksen koskakuaujtle tonajle (11/0618).

 

*Gossypium hirsutum itoka ichkatl motoka achto ipan Mexihco tlajle uan ach kitoka ipan kitlamalinas uan tsotsomas.

 

 

 

Gossypium hirsutum*

 

En el lugar donde se ensancha el blanco

se esconde lo sucio del lugar donde empezó

la esclavitud. La mano negra, la mano del pueblo

allá en Luisiana, Nueva Orleáns, India, Egipto…

Las nubecillas de la tierra se agitan

mientras el algodón celestial florece

 

El blanco algodón, la amarga sal

sobre el llanto de los recolectores.

Es mucho el precio de la ropa

que las personas compraban

cuando los recolectores empobrecían

y los terratenientes incrementaban

su dinero, su recurso y su haber.

Las nubecillas de la tierra se agitan

mientras el algodón celestial florece

 

Desde otra tierra nos venden

todo lo que nosotros podemos hacer.

Las nubecillas de la tierra se agitan

mientras el algodón celestial florece.

 

El blanco algodón limpiará

la sangre de los trabajadores que mataron

allá en Napalpí, Elaine, La Bomba

y otros lugares que no sabremos

porque los muertos no nos lo han dicho.

Las nubecillas de la tierra se agitan

mientras el algodón celestial florece.

México dio el algodón que viste al mundo,

es verdad… ¿Pero quién viste a México?

¿Si hiciese como Gandhi con su rueca

y tejiera sus ropas por sí mismo?

¿No se avergonzará porque su ropa no es occidental?

Las nubecillas de la tierra se agitan

mientras el algodón celestial florece.

 

 

Teopan (ahora barrio de la Merced), centro histórico de la Ciudad de México, año seis conejo, veintena de tóxcatl, día once zopilote rey (11/06/18).

 

*Gossypium hirsutum es el nombre del algodón originario de México y el que se prefiere para la industria textil.