Poesía argentina: Juan Pablo Abraham



Leemos poesía argentina y en esta oportunidad mostramos dos textos de Juan Pablo Abraham (Noetinger, Córdoba, 1980). Es licenciado en Lengua y Literatura por la Universidad Nacional de Villa María. Fue parte del Centro de Filología Clásica y Moderna de la misma Universidad, y actualmente trabaja como editor en la Editorial EDUVIM. En 2013 obtuvo una beca para perfeccionar sus estudios de Lengua Alemana en la Universität Siegen, Alemania. Es traductor de la obra de Reiner Kunze, autor de quien la editorial EDUVIM prepara una antología. Publicó La soledad del pan (Borde Perdido: 2019). Los siguientes poemas son inéditos.

 

 

 

 

 

NOMBRE Y LUZ

 

“Estoy enterrado bajo las pirámides escribiendo versos a la luz”

(Fernando Pessoa – La lluvia oblicua)

 

 

Cuando era niño escribí mi nombre

en la pared externa de la casa,

elegí la intemperie a la humilde habitación donde dormía.

Tantas preguntas, tanta mala noticia dando vuelta,

y nosotros jugando como juegan los niños,

entre todos y en soledad.

 

Quise que el sol me toque

con la primera luz de la mañana,

había perros y gatos,

había un caballo de carrera en el patio,

pero ellos debían esperar que alguien los llamara,

para dejar su existencia de perro, gato y caballo,

yo, en cambio, estaba inmortalizado en la pared de mi casa.

 

Pasaron los años y aún se conserva mi nombre,

por la sola virtud de la luz del sol.

 

 

 

 

 

 

ESTRELLAS PERDIDAS

 

Mi alma se rompió como un vaso.

Con los pies tiraron los vidrios

a la vereda y luego a la calle.

Mi alma se rompió como un vaso

y no he podido encontrar sus partes.

Pequeñas puertas trasparentes,

pasadizos secretos de mi infancia,

estrellas tiradas en un pueblo

donde se tocan el culo para reírse

porque la vida les toca el culo para reírse,

mientras se detiene el tiempo como en una foto.

 

Mi alma se rompió como un vaso

y ofrezco todo lo que tengo

a quien me ayude a buscar sus partes.

 

Iremos mañana por la noche

y traeré conmigo los pedazos

que aun tengan algo de luz.