Xochitlajtoli: Víctor Fuentes



Seguimos leyendo la serie Xochitlajtoli, muestra de poesía en lenguas originarias de México, coordinada por Martín Tonalmeyotl. Ahora es turno del poeta Víctor Fuentes. Nació en Unión Hidalgo, Oaxaca. Escribe y produce literatura en español y en su lengua materna, el Zapoteco, es profesor de educación primaria e investigador Etnográfico. Ha publicado en revistas y periódicos de la región del istmo, su narrativa se ha incluido en libros y poemarios. Publicó el libro “Casas de Unión Hidalgo, Espejos del alma”, recibió por dos ocasiones el premio CaSa en narrativa (Premios CaSa 2011) y literatura infantil (Premios CaSa Mención Honorífica 2014). Es creador y promotor de la Galería Gubidxa, ubicado en su comunidad.

 

 

 

 

Gupa lidxe’

 

Ma bicaabe’ gupayoo

guira guirubiaani

bixhale’

guxhale ne gusacani xhiaa

chiguyaneni xi cazaca lú guidxilayù

pa ma guiruti rini’ dxiidxazá

gueda’ ne gue’ cuaana lidxe’

ne hugue’naa nisa guinesa

neca ma ziyate ziana gu’nda’

che caa

ziutu gaandaca gucaadiaga laa

 

 

 

Salamandra

 

Encargué a la salamandra

todas las ventanas

que abrí

las crea alas suyas

con ellas vaya a hurgar el mundo

que se percate de la ausencia del zapoteco

venga entonces a beber la savia de mi casa

me haga beber sus orines

así mortecino queda ella cantando

por los confines

es probable que alguien pueda oírla.

 

 

 

Gupayoo catui lú

 

Ma bisaba dxi’ña nisaguie

yoo

ruuna’ re’nisa

guidiruaa

paraa qui gutui lua’

gupayoo ruunda’

laasi bi’ya’

banda bieque bisaba ntaanu

larigueela quichi’

gucheza rini

guidiruaanu.

 

 

 

Salamandra avergonzada 

 

La lluvia deshizo

la casa

llora inquebrantablemente

mis labios

cómo no apenarse

la salamandra canta

huérfana

las veces que distendíamos

la inmaculada sábana

herida de sangre

nuestros labios.

 

 

 

Xhaba 

 

Gucuaa bitiee lú ca ique yoo

bine laaca nacubi xexe’

ra que zanda gasi ti nguengue

ne ti bigose

guedane guiraxixe xiiñi’

zaque zapabe

tu gu’ndane laabe

ca yuuba ro’ ne yuuba huiini

zaque zapabe

tu ganna xi cazacabe

zaque ziu tu ganna

pa laaca gudogasi

xheelabe

chupá choona guetabigui

gudxegasi

xa’na’ lari gueela.

 

 

 

Vestidura

 

Pinté el cielo de la casa

lo dejé novísimo

ahí dormitaría un loro

y un zanate

traería todos sus hijos

así tendría

con quien cantar

los dolores intensos y los dolores vacuos

sólo así tendría

quién sabrá lo que le suceda

así habrá quien sepa

sí acaba por comer

el marido

dos o tres totopos

mojados

bajo las sábanas.

 

 

 

Xhiaa bioongo 

 

Nizi ridinde beeu ne gubidxa

nizi nexhedxi dxi

ti ba’du’ ziree guite lú nisa

ma guadxi

ma cá gueela’

lú guidi laga’

beedu’ guda’nu

guidubi ladee

ne ti dubi bioongo

ra que nga gudxe bido’xtine’

xi ñee zineu lidxi qué pue.

 

 

 

Algodón de pochote

 

Sólo pelean la luna y el sol

apacible está el día

un niño juguetea bajo la lluvia

es tarde

anochece

sobre los párpados.

Llegas para tocarme

el cuerpo entero

con un algodón de pochote

ahí fue que confesé a todo mi santo

¿Por qué te has llevado mi casa?

 

 

 

Xho’ gutizi’

 

Rindisa larigueela

lú xpacaanda nahuati

riguite bidxaa laa

ne ma guxidxi

ma zeguireguite ca xho’

bixhalee bi ladxido’ jñiabida

ne bedasilu laa

tu guzane guidubinaca ndani yoo

dxa xho’ yude

galaa ique ne gurita’

ndani batana ti

pituyú

dxaru dxita ndani

ne biyadxisini, ladxido’ zaqueca nuu.

 

 

 

Aroma fallido

 

Levantó la sábana

en su desvariado sueño

que lo engaña la bruja

y se sonríe

mientras los olores juguetean

le abre los ímpetus a mi abuela

mientras recuerda

con quién se arremolinó por toda la casa

empolvada

en medio de la cabeza y se posa

en las manos un montoncito

de la casa avispa

llena de huevecillos

y lo mira, como su corazón también.

 

 

 

Guti guipi’ 

 

Bixidxi sa

gubidxa, ne guca íque

ra guleeu lari ne nou

ra ri xhana’.

ti bi’cu’

gudoo xquipi xcuidi

ni caru’ gannánu pa zabani

pa maca guti gule

gubidxa yanna natuiga lú

runazi gati ga.

 

 

 

Muere el ombligo   

 

Ríe a carcajadas

el sol enloquecido

al desnudarte y dices:

aquí pariré.

Un perro

atragantó el ombligo del nene

aun sin saberlo vivo

sí muerto lo has parido

el sol avergonzado

de vez en vez ilumina.