Xochitlajtoli: Germán Segundo Cárdenas



Seguimos leyendo la serie Xochitlajtoli, muestra de poesía en lenguas originarias de México, coordinada por Martín Tonalmeyotl. Ahora es turno del poeta Germán Segundo Cárdenas (San Francisco Tepeolulco, Temascalcingo, México, 1979). Licenciado en Educación Primaria.  Imparte talleres de lengua mazahua y música. Ha creado una pequeña pieza musical de tipo minimalista: diálogos. Ha participado en recitales de poesía y música en el municipio de Temascalcingo y en la ciudad de México. Miembro del grupo de escritores mazahuas. Colaborador de la revista digital  “Nu jñini jñatrjo”. Colaboró en la traducción de la antología poética Español-Mazahua, En alas de la palabra, del proyecto, “Ni una lengua más extinta ni un universo perdido”.

 

 

 

 

Xoñijomú

 

Nu  Xoñijomú xiñi k’a nu  sibi

mbese d’a sontr’i ma jomú

nzod’úkjo a mboo nu xoñijomú

d’aja sibi dixki kja b’úb’ú yo nrüü

i ngua dya pje nzobú kja b’úb’ú i nzumú

nunkjo na joo ri ngeskjo nrodye

ri ngemetrjo jomú.

 

 

 

Tierra

 

La Tierra crepita en el fuego

sobresale una puerta del suelo

camino en la profundidad de sus entrañas

una luz me guía a los muertos

mis pasos no me devuelven a casa

me doy cuenta que soy un esqueleto

me convierto en tierra.

 

 

 

Nu nrraro

 

D’aja nrraro o ngeme ts’úú

Zinzapjú ma ma tajense

ma jense ngeme k’ijmi.

o kjaa jña o tsita nu nziyo d’anguarú

o xinch’i nu jñaa mbechijnee.

 

D’aja nrraro nu yaxú o ngeme Ts’ita

o k’ueb’e ka xida,

kja yo paa nu k’uebe kja i jñaakjome yo jñatrjo

 

D’aja nrraro cherkje ngeje tr’oxk’ijmi

Zinzapjú k’a pjiño ngeje b’ipji.

 

Yo na nojo nrraro o ngeme na ponkjú ts’inrraro

b’úb’úji  kjanu, pizhitrjo, nuu yo tee dya parú pje kja

jü’ü nu pjenpje jñaa yo mi dyek’ua

o b’akjú yo pjeñe nu o b’ezhiji.

 

 

 

La piedra

 

Una piedra se convirtió en ave

voló hacia el cielo alto

en lo alto se convirtió en serpiente

hizo rituales hacia cuatro direcciones

se vio rodeado de diálogos falsos.

 

Una piedra labrada se convirtió en Dios

se oculta entre los árboles,

otras veces se esconde en la voz de los mazahuas.

 

Una piedra tiene forma de serpiente blanca

vuela entre la hierba convertida en humo.

 

Unas piedras monumentales se convierten en partes

están ahí, aterradas, a la vista del hombre que no comprende

traen un mensaje milenario

se fracturan en mentalidades perdidas.

 

 

 

Mara

 

D’aja mara mi kjontr’ú ii ne nrremoxú

mi eñe ne o k’uaxtr’ú o nrroo nu ngúnú

dya pje mbedye o ngizho

nu trijmi, nu dya kjaa nrreje, nu sodye, nu dya kja merio  

ngeyo nu na úú kja ra bee.

 

Nu mara mbosú nu pepji jomú

o tsaa májá o nee mgeme sibi

yo b’edyi o jmúrú ne kjöntr’ú yo trjeñe ne bee

nu mara o dyèdyi

dya jñaa,

ch’eb’étrjo mu ra kja setsi mu ra jñaa.

 

Nu mara kjöntr’ú mu ra nu úú o mboodyizi

o dyasú o ngeme joonrraro

nge nrraro un kjöntr’u kja na seje

K’a i ts’iñii nu mbüü.

 

Nu mara mi kjontr’ú yo xixkjomú

nu kjúnú o xipji, dyakjú nu ii nu i kjontr’ú

jyezgi ri jñonú mu kjanspjú k’a moxtr’ú xedyi.

Ri santr’ú.

 

 

 

Molcajete

 

Un molcajete trituraba el chile y tomate

jugando salpicó el ojo de la cocinera

ni una lágrima derramó,

el hambre, la falta de agua, la enfermedad, la miseria   

esos dolores la hacen llorar.

 

El molcajete sirve al campesino

hace feliz a paladares de fuego

de la familia reunida muele risas y llanto

el molcajete sirve 

callado,

espera su turno para hablar.

 

El molcajete muele con la garganta irritada

su desgaste forma esculturas

es piedra molida que llega

a nuestras neuronas vibrantes.

 

Un molcajete estaba moliendo los libros

el metate le dijo, dame de la salsa que preparas

deja comérmela con tortilla dura.

Tengo hambre.

 

 

 

Neme

 

Yo male nemeji d’aja neme nu dya nguarú

o jñaaji b’ub’úji k’a yo dyizi nu pjensi

yo bürú nge o ñúú nu mapjúji nu jomú  

dya niji o ngua, nge túd’ú, dya yepje,

soji nu jomú.     

 

K’o d’aja k’ijmi o mapjú nu xoñijomú

nu neme ngeje d’aja mapjú nu o b’ezhi

nu xoñijomú tönjö d’aja xijomú nu o mimi

nu mbarú ra teb’etrjo mu ra kjobú yo paa

 

 

 

Baile

 

Las abuelas bailan una danza eterna

sus voces se encuentran en gargantas brillantes

sus sonajas de madre aclaman a la tierra

sus pasos lentos, son rítmicas, irrepetibles,

despiertan la tierra.

 

Con una serpiente aclaman a la tierra

la danza es una invocación perdida

la tierra les entona canto de polvo viviente

sabiduría que quedará latente en el tiempo.

 

 

 

Xijomú

 

Nzod’úgo,

ngeje juajmú nu kja yo bidyi

yo lulu nu na öö ma jomú o b’ezhi

o moji yo ch’ikje b’orunxú

nu sii na öö

nu jomú nu kansú dyúú o pojkú

i nzod’ú ngeje pjáxtr’á.

 

¿Jai b’úb’ú yo mbo’o k’a i jñiñi?

Kjo i po’o nu na poxú jñiñi nu tüü tee

Ponkjú yo jñaa mamú nunji mbe dya pje nuu

o ponú o zakjú nu pepji,

ngek’ua dya úú o pjeñe, nu arkate.

Nu xijomú ne nu jyarú o chúntr’ú, maa na jëë k’o ngumú.

 

Nu xijomú o nuu no tonjo ma xatr’eje k’a Chiapas

ngeje dyecha kjee, dyete kjee nu úú

o trjorú na ponkjú yo pjiño ne yo nzod’ú

chuntr’ú yo tee.

 

Xijomú nu pjansú k’a juajmú 

unú pje sii nu b’edyi nu na tsöo dyeè mi dyek’ua

d’aja nrrechjöö na mizhi ngeje t’ure ne jyombeñe tee.

 

 

 

Polvo

 

Camino

en un terreno de espinas

los frutos dulces del suelo se disiparon

se fueron las pequeñas jícamas negras

el sabor dulce

la tierra de las raíces se oscureció

mis pasos son llagas.

 

¿Dónde están los comerciantes de mi tierra?

Quién vende en las oscuras ciudades de miseria.

Muchas voces dicen verlos pero son invisibles

le roban la vida de esfuerzo,

así sin remordimiento, la autoridad.

El polvo y el sol los sigue, lejos de sus tierras.

 

El polvo es testigo de los cantos en la selva de Chiapas

son décadas, siglos de lamentos

extinción masiva de vida natural

amordazan al pueblo.

 

El polvo que se levanta en la milpa

alimenta a la familia del terrible azote antiguo

un grano de maíz cuesta mucha sed y olvido.