El Vacío y la Plétora: El libro de los cinco anillos de Miyamoto Musashi



En esta nueva entrega de la serie El Vacío y la Plétora, nuestro editor, el poeta Mario Bojórquez nos acerca a la lectura de Miyamoto Musashi en El libro de los cinco anillos. 

 

 

 

Libro del Vacío de Miyamoto Musashi
(El libro de los cinco anillos)

Voy a describir en este Libro del Vacío la esencia del Camino de la Estrategia (Ni To Ichi). Lo que yo llamo el Vacío es donde nada existe bajo ninguna forma. Este es un conocimiento de más allá del hombre. El Vacío, por supuesto, no existe. Para conocer lo que existe conviene saber lo que no existe. Esto es el Vacío.

La gente de este mundo mira las cosas equivocadamente y, a veces, piensa que lo que no entiende es el Vacío. Esto no es el verdadero Vacío. Es sólo la confusión.

En el Camino de la Estrategia, los guerreros estudian sus características y, pueden pensar que aquello que no entienden de su práctica es el Vacío. Así se distraerán por cosas irrelevantes. Este no es el verdadero Vacío.

Para alcanzar el Camino de la Estrategia como un guerrero, se debe estudiar otras artes marciales y no desviarse, ni siquiera un poco, del camino del guerrero. La mente descansa en el deber de practicar cada día, hora por hora. Puliendo el doble espíritu de Corazón y Mente (Shi y Jo), agudizando la doble mirada de Ken (percepción) y Kan (intuición). Cuando su mente esté clara y se disipe toda sombra de confusión, esto es el verdadero Vacío.

Antes de que entiendas el verdadero Camino, ya a través del Budismo o de cualquier otra regla, pensarás que estás en el orden y la dirección correcta. Sin embargo, si miramos con objetividad la Vía recta del corazón o de acuerdo a las reglas de la Gran imagen del mundo, veremos que muchas doctrinas nos alejan del verdadero Camino. Todo cuanto creemos y distorsiona contrariamente el verdadero Camino, lo pensamos así porque favorece nuestros puntos de vista y confirma nuestra manera de entender las cosas. Sepan bien esto y traten de seguir con rigor el fundamento y corazón del verdadero Camino.

Luego se comprenderá y se verá a todas las cosas en un sentido que lo abarca todo y se podrá, entonces, tomar al Vacío como Camino y al Camino como Vacío.

En el Vacío hay virtud y no maldad. Existe la sabiduría, existen los principios, existe el Camino. La mente es Vacío.

Duodécimo día del quinto mes, el segundo año de Shoho (1645)
Shinmen Musashi
Traducción del inglés, Mario Bojórquez