Poesía mexicana: Martha P. Sánchez



Presentamos una muestra de Martha P. Sánchez (Tepeji del Río, Hidalgo, 1989). Licenciada en Lengua y Literaturas Hispánicas (UNAM). Magíster en Literatura con mención en Literatura Peruana y Latinoamericana (UMSM). Ha participado como ponente en diversos congresos sobre literatura. Actualmente se dedica a la docencia en nivel preescolar. 

Esta colaboración fue seleccionada en la Convocatoria 2020.

 

 

 

Gogo No Eiko, carta a Mishima en seis capítulos

 

Capítulo I

El genio penetra la habitación de su madre
¿cuándo será justo asomarse por este agujero?
el genio Noboru ha decidido que asomarse al mundo de su madre
es la idónea venganza
sus ojos asomarán a la habitación cada vez que sienta odio
cada que su madre le riña
los días tranquilos no se asomará, tampoco en los melancólicos
en los que la madre llore la muerte de su esposo

Noboru no tiene nostalgia
la nostalgia es de los débiles
y él es un genio que imparte justa y perfecta venganza
es claro que no lo mueve el débil temperamento que aqueja a los humanos
la venganza en Noboru es veredicto del genio supremo que convierte a la muerte en belleza
alcanzar la gloria entre la sangre de los hombres de la raza cadáver
Noboru castiga a su madre espiándola, observa la corrupción en sus gestos
en sus dedos, caderas, senos y toda ella
Noboru, el joven japonés de trece años, observa cómo la sociedad
ha convertido a su madre en un ser humano
insignificante
pero hoy es diferente
la venganza que es destino
le ha traído a Noboru, un héroe
desde el orificio del mundo
observa a un marino penetrar a su madre
el instante de la caricia se convierte en el infinito desgarramiento
de la vía láctea sobre el mar
las estrellas desgarran el agua, la purifican
lo transmutan en lo único que importa sobre el mundo
sí, el mar y tal vez un barco

¿es posible otra forma
de belleza?

 

 

Capítulo II

El genuino oro de la carne se alcanza gracias a la muerte
no cualquier muerte
el genio tiene la capacidad de dar muerte
sólo la muerte puede liberar al hombre
seis genios, el número uno, el dos, el tres, cuatro, cinco y seis
seis genios japoneses de trece años
con el poder de la justicia
rodean a un gato
el gato destazado por las manos del genio sólo es un preámbulo
los seis genios japoneses odian y saben que la sociedad carece de sentido
sobre todo
saben que el origen de la corrupción humana
es la paternidad
no hay peor delito que ser padre

Del gato queda el hígado flácido
la conciencia suprema del genio
ha ejecutado su primera sentencia:

 

 

Capítulo III

La felicidad por cualidad intrínseca no puede ser descrita
el verso anterior no dice nada sobre la felicidad
es un residuo de letras inertes sin significado                       pero con alusiones
la camisa mojada de Ryuji Tsukazaki tampoco pudo ser descrita
no por esto deja de ser punible
Ryuji Tsukazaki miente ante Noboru
Ryuji Tsukazaki debe ser juzgado por la camisa mojada
pero principalmente
por permanecer en la tierra
dejar su sangre heroica
su olor a mar
abandonarlo por el color ocre de Fusako

Noboru, el joven de trece años
juzgará a Ryuji Tsukazaki
con cada palabra vendrá un recuerdo
y poco a poco los ojos de Ryuji Tsukazaki se llenarán de fantasmas
todos convocados por Noboru
Noboru disfrutará del espectáculo
se concertará el eco
de la muerte heroica
para Ryuji Tsukazaki:

 

 

Capítulo IV

Envenenado por Fusako
Ryuji Tsukazaki regresa al mar
Noboru lo envidia, se enorgullece de este hombre divino que deja la tierra
pero la luz de oriente ha cegado a Noboru
no alcanza a percibir que Ryuji Tsukazaki
vuelve al mar hecho un moribundo
destrozado por el enamoramiento de los cadáveres humanos
Ryuji Tsukazaki se despide amablemente
como todo moribundo que parte a una muerte vil
entre humanos
entre sociedad con trabajos normales
con familia
sin belleza, sin juicio

Fusako se oscurece al alejarse del divino marino
como la pulpa de una manzana al contacto con el aire
comienza su putrefacción

Ryuji Tsukazaki convirtió a Fusako en fruta de los dioses
ahora
Fusako será una manzana mordida que espera volver a la tierra
será basura
un humano de la época:

 

 

Capítulo V

Mirar furtivamente a los adultos
sólo el ritmo que canta la sangre
la libertad
el hombre divino juzgado por dejar caer sus aguas
sobre la tierra y querer habitarla
los genios juzgan y su juicio es una dádiva
que retorna a Ryuji Tsukazaki
al único lugar al que desde los veinte años
ha estado destinado
la gloria
la gloria del marino toca la fría mano de Noboru
recibe la taza de té
y el líquido
desciende por su esófago:

 

 

Capítulo VI

El hedor a humano no es tan desagradable
como el hedor a padre
seres mutilados que concentran sus anhelos
su falta de voluntad e ignorancia en
sus hijos

ser un padre significa
ser un constructor del sinsentido humano.