Xochitlajtoli: Sasil Sánchez



Continuamos con la serie Xochitlajtoli, poesía en lenguas originarias, coordinada por Martín Tonalmeyotl. Leemos a la poeta maya Sasil Sánchez. Originaria de Xaya, Tekax, Yucatán. Es técnico en Creación Literaria en lengua maya por el Centro Estatal de Bellas Artes. Ha publicado en revistas y antologías literarias como Yook T’aan (Palabras en Camino), “Al Pie de la Letra”, T’aan, U túumben k’aayilo’ob Xya’ache’ (Los Nuevos Cantos de la Ceiba) Vol. II” y Salkabil Woojo’ob (Palabras Tejidas), entre otras. Premio Estatal de la Juventud 2016. Autora de U yóol t’aan, poemario monolingüe en lengua maya publicado en marzo de 2019. Ganadora en la convocatoria “Tiempos de Escritura” 2020, en la categoría de poesía en lengua maya. Actualmente es coordinadora del proyecto de lectura y alfabetización bilingüe (maya/español) SOLYLUNA que se desarrolla en comunidades del interior del estado de Yucatán y editora de K’iintsil, contraportada editada en lengua maya del periódico peninsular La Jornada Maya.

 

 

K-otoch

Táan in líik’sik k-otoch, ko’olel,
bíin meyajnakten u tso’otsel a pool
tia’al in beetik u k’axil u che’ilo’ob:
u chowakil a wooko’ob, 
tia’al u mu’uk’chajal u yóokomilo’ob;
u babaykil a woot’el, 
tia’al in ts’áaik u búukinaj;
u yaal a k’abo’ob, 
tia’al in kolóoxche’etik u bak’pach;
Táan in líik’sik k-otoch, ko’olel, 
Bíin meyajnak ten u bóoxel a chi’ 
tia’al in beetik in joolnajil;
u ka’ap’éelil a wich, 
tia’al in beetik u ch’eenebilo’ob;
Táan in líik’sik k-otoch, ko’olel, 
bin meyajnak teen tuláakal a wíinkilal tia’al in wets’kúunsik k-otoch.

 

 

Nuestra casa

Construyo nuestra casa, mujer,
he de necesitar tus cabellos 
para hacer el amarre de las maderas;
tus piernas largas, 
para reforzar los pilares;
la suavidad tu piel 
para poder vestirla;
los dedos de tus manos
para poner bajareques alrededor;
Construyo nuestra casa, mujer, 
he de necesitar tus labios, 
para ponerle la puerta;
tus dos ojos, 
para hacer las ventanas;
construyo nuestra casa, mujer, 
he de necesitar todo de ti para poder cimentarla.

 

Teen le ko’olelo’

Teen le tuupul t’aano’, le ma’atech u ya’alalo’,
le xíixik oot’elo’, le teejel yéetel áak’ab tuukulo’obe’,
le boox oochelo’, le ku sa’atal kex yaan máax ku paakat.
Teen le sáal k’abo’, le ku pe’ech’el yéetel u muuk’ xiib. 

Teen le chaknul wíinkilalo’, le joronts’íibta’an yéetel po’opoch’il,
le ku xíinxíimbaltik lu’um yéetel u k’aayil jets’ óolal,
le ku tsa’atsayik u yoot’el ti’al u k’ak’atmáan u ch’i’ibalil. 
Teen le máax búukintik p’eekil ti’al u ch’a’ak u yiik’ máan k’iin. 

Teen u sóol uj, le ku yila’alo’, le ma’atech u yu’ubalo’,
le ku yáalkab yéetel ja’o’, le ku u ja’chajal ichil u beel noj kaaj,
le ku much’ik kóokayo’ob ti’al u ch’ajik  sáasil tu yich máak,
Teen le yáax ko’olel, le ku jayik u moots ti’al u núup’ul lu’um yéetel wíinik.

 

 

Soy la mujer

Soy la palabra apagada, la impronunciable,
la piel agrietada, aquella rota por fuerza de oscuros pensamientos,
la sombra negra, la que se ha perdido entre miradas.
Soy la mano ligera, aquella aplastada por la fuerza del hombre.

Soy el cuerpo desnudo, aquel que, rayado de insultos,
la que recorre la tierra con cantos de calma,
la que teje su piel y levanta caminos que atraviesa su estirpe.
Soy quien se viste de rabia para darle respiro al tiempo. 

Soy la cáscara de luna, la que se mira y no se escucha,
la que va con la corriente, la que se hacen líquida en las venas pobladas,
la que reúne luciérnagas para ponerle luz a los ojos del hombre. 
Soy la mujer, la que extiende raíz para unir a la tierra con los hombres.

 

 

K’u’uyntaj

Táan in k’u’uyntik a tuuch,
táan in ts’íibóoltik in k’uchul ta jobnel;
te’elo’, te’e chúumuk lu’umo’,
te’elo’, te’e tu’ux ku síijil kuxtalo’.

 

 

Anidar

Anido en tu ombligo,
deseo llegar a tu vientre;
ahí, en el centro de la tierra,
ahí, en donde nace la vida.

 

 

Túumben wíinik

Bíin ila’ak u síijil túumben wíinik,
ich lu’um kun taalo’ob.
Yóo’kabile’ jach wi’ijchaja’an
po’opota’an u yoot’el,
p’éep’a’an tumen u k’ab tuubul iik’o’ob;
Bíin ila’ak u síijil túumben wíinik,
ja’ ken k’i’ik’elto’ob,
uk’be’enba’al ken súutuko’ob,
ti’ iik’ ken u tséentuba’ob,
ma’ tun bin tu’ubul wa ba’alche’ile’
íits’intsil wey yóok’ol kaabe’
beyo’ ma’ tu yokliko’ob u kuxtal lu’um,
bíin u kan kuxtal yéetel.

 

 

Hombres nuevos

Nacerán hombres nuevos,
vendrán del centro de la tierra
porque este mundo ya ha quedado moribundo,
tiene la piel perforada,
y ha sido desplumado por mano de hombres olvidadizos;
Nacerán hombres nuevos,
su sangre será de agua
serán bebida reavivante,
se alimentarán de aire,
no olvidarán que los animales
son hermanos en la tierra,
así no le restarán vida a la tierra
pues aprenderán a vivir con ella.

 

 

Tu’ubsajil

Tu’ubsajile’,  
moots chilikbal yáanal u bo’oy junkúul kankankil che’ tu chúumukil k’iin. 
U ch’aajil múus iik’, 
tosa’an yóok’ol u taam k’áak’náabil k’a’ajesajo’ob. 

Tu’ubsajile’, 
u nojoch wíinikil máan k’iin, 
táan u páa’taj u k’a’am t’a’anal tumen juntúul kuxa’an ch’íich’ 
Jelekbal xáak’abo’ob, 
tu ts’u’ jump’éel éek’jolch’e’en kaaj mina’an u xuul u xa’aybejilo’ob. 

Tu’ubsajile’,  
u máatsab k’a’ajesajil buulul yéetel u yaj óolal u súut paachil máak.  

 

 

Olvido

El olvido,  
es una raíz recostada bajo la sombra perdida de un árbol frondoso a medio día. 
Son gotas de aliento, 
rociadas en un océano de profundos recuerdos.  

El olvido, 
es un anciano de tiempo, 
esperando ser nombrado con la voz de un ave vivaz. 
Son pasos detenidos, 
en una ciudad oscura de caminos interminables.  

El olvido, 
es una pestaña de memoria inundada de eternas despedidas. 

 

 

To’on

Kux túun wáaj k-oot’ele’
Chéen u tsa’atsayil u k’aaba’
k-chiicho’ob, k-na’ob, k-kiiko’ob.
Kux túun wáaj k-iche’ chéen u sáastunilo’ob in noolo’ob,
knojoch Yuumtsilo’ob kyuum Jmeeno’ob.
Kux túun wáaj kts’o’otsele’ chéen u yáak’ilo’ob k’áax,
suumil kuxtal mina’an u xuul, u beel u puksi’ik’al lu’um
Kux túun wáaj to’one’ chuka’an yóok’ol kaabo’on,
jts’a’abon ichil mejen wóoliso’ob usta’an ti’al u síijil kuxtal.

 

 

Nosotros

¿Y si nuestra piel,
son sólo retazos del nombre de nuestras abuelas,
nuestras madres, nuestras hermanas?
¿Y si nuestro rostro, son los sáastuno’ob
de nuestros abuelos, de nuestros Dioses, de nuestros Jmeen?

¿Y si nuestros cabellos, son sólo hebras de enredadera silvestre,
soga infinita de vida, vena de tierra?
¿Y si somos pequeños mundos,
dentro una esfera con un soplo de vida?

 

 

Xik’nal t’aan 

T’aano’obe’ tu xíimbaltajo’ob u xiixel u máan k’iin
ka wóolo’ob tu’ux ch’áaj u k’aab u chi’ k’a’ajesajil; 
Táan u kaxtalo’ob, tak tu’ux xiikil u yoot’el lu’um,
ba’ale’ sa’ato’ob ichil u buuts’il tu’ubsajil.

T’aano’obe’ púut síijo’ob ti’ u ch’eech’enkil jelekbal t’aano’ob,
jíit’o’ob yéetel u xóoxot’ óot’el k’ajla’ayil xeet’el,
ka’akilik múuch’o’ob tu táan jump’éel néek teejele’, awatnaj t’aano’ob: 
wey yano’one’, je’el bix ch’íich’ síij tu ch’ala’at iik’.

Xik’náalnajo’ob. 

 

 

Palabras voladoras

Las palabras recorrieron las migajas del tiempo,
y se concentraron en la saliva que goteaba del recuerdo;
las buscaban, incluso en las grietas de la tierra,
aunque ellas yacían ya en el humo del olvido. 

Las palabras renacieron del silencio de las voces averiadas,
y construyeron la piel con fragmentos de historia quebrada;
reunidas frente al espejo astillado gritaron las voces:
aquí estamos, como el pájaro que nace de las costillas del viento. 

Volaron.