Poesía de Ecuador: Laura Nieves



Leemos poesía ecuatoriana. Leemos a Laura Nieves (Ecuador, 1984). Máster en Formación e Investigación Literaria y Teatral en el Contexto Europeo por la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED) con Centro Asociado en Berna. Ha publicado los poemarios Animales de luz (2018), El macho de los 4 vientos (2019) y El olor de la canela (2022). Actualmente reside en Suiza, donde imparte talleres literarios, clases español como idioma extranjero y dirige el proyecto cultural Poetas en Suiza para promover la Literatura escrita en español y crear un puente entre la cultura suiza y la hispanohablante. Su obra ha sido publicada en diversas antologías de poesía y revistas culturales fuera y dentro de su país de origen. Algunos de sus poemas han sido traducidos al alemán, francés, italiano y mandarín taiwanés. Ha participado en encuentros literarios, festivales de poesía, conferencias y ferias de libro. Tiene una Mención de Honor del IV Premio Nacional de Poesía Joven Ileana Espinel Cedeño organizado por La Casa de la Cultura Ecuatoriana Núcleo del Guayas y El Quirófano Ediciones.

 

 

 

 

Háblame en el idioma de Ganesha
en el de Osiris
y Ra
Pronuncia el idioma de esos dioses antiguos
Háblame de sus ritos
sus óleos sagrados
Que de tu boca nazca el mandala brillante
La estatuilla de Lapislázuli que te proteja del mal
Profetiza
Que tu corazón flote purificado en las palabras mágicas
Pronunciadas por tu boca
Hay en tu lengua una fuerza que desconoces
El ardiente Logos dentro de ti.

 

 

 

 

Un día se cae
y otro se levanta

De cerca la casa
los hermanos
el alegre sonar de los objetos

Mis manos acariciaron la tierra
Mi madre como un árbol me observaba

Han pasado treinta años
y aún recuerdo la ventana
donde recostada junto a un gato
vi las estrellas correr

Un mundo se abría y se cerraba
Cientos de civilizaciones
Millones de vidas palpitaban en los espejos
Me llevaron por encima y debajo de este mundo
Sosegada y dividida caminé
Soy la imagen desatada por el cielo.

 

 

 

 

Amo las flores que llevas en tu boca
Las que resucitaron de la muerte

Aquellas que no sucumbieron al desastre
Se levantaron
Regeneraron sus pétalos
Les nacieron otros horizontes
Evolucionaron
Son mandalas celestiales
que estuvieron antes de tu nacimiento
Estrellas luminosas que palpitan en tu sangre
Se mezclan con tu saliva
Esas son las flores que yo amo
porque en tu boca crecen fuertes
Ellas encienden nuestro camino
Nos traen de vuelta a casa.

 

 

 

 

Soy un vaso de cristal sobre mesa 
De esquina a esquina
pasa la mosca
El borde es una atajo
Una molécula de agua
En el fondo las figuras se deforman
Esfinges
Cíclopes
vienen a mi encuentro
De un solo instante de sed
estamos hechos.

 

 

 

 

Tú eres mi gurú
Yogui enamorado de su propia costilla
Aquel que enciende mis ojos
y a solas devora mis oídos
Sepulta mi cuerpo dentro de su boca

 

 

 

 

Él es mi buda blanco
Pequeño dios

que se le adhieren mis costumbres
y ama verme comer carne

Yo soy su mal
Su veneno
La serpiente que duerme a su lado.