title

CÍRCULO DE POESÍA

 

Foja de Poesía No. 060: Baudelio Camarillo

12 Ago 2009

Baudelio Camarillo I

 La poesía de Baudelio Camarillo es una de las más atractivas de México. Su dulce lirismo, su voz media,  su renuncia al estruendo pero su confianza en aprehender la esencia de las cosas, objetivar lo subjetivo, aproximan sus mejores poemas a la exquisitez. A continuación presentamos un recorrido por su obra.

 

 

 

 

En Memoria del reino

 

Río Guayalejo

(fragmentos)

 

Agua Materna

 

I

 

Arteria de estos campos.

La maldad crece lejos del brillo de sus aguas.

Es un río solitario en el pecho caliente de este trópico.

La luz que entra en sus aguas olvida pronto el cielo

y en el fondo las piedras son huevos de cierta ave

que no sabe volar

sino en el corazón.

 

II

 

Peces fuera del agua son nuestros corazones

lejos de esta corriente.

En el lecho del río dormitan los recuerdos.

Cada atardecer vuelan gritos de muchachas

sobre las tibias aguas de este sueño;

nadan en él, en él se bañan

y las aguas se endulzan con sus cuerpos.

 

Una de ellas,

la más hermosa ninfa que cruzó esta corriente,

me dio a beber el sol que atardecía en su boca

y no hay noche en mi cuerpo desde entonces.

 

III

 

Todos los días, por la angosta vereda

que nos dejaron los abuelos,

bajamos hasta el río

como bajan los pájaros al atrio de la iglesia.

 

Con gritos y canciones adornamos la luz

y el aire de verano que son nuestras estancias favoritas.

Somos aves buscando agua para beber,

para hundir nuestro asombro,

para dejarnos llevar por su corriente.

 

IV

 

Un enorme sabino con tres siglos de sombra

hunde sus largas ramas en el río.

Desde su copa el sol salta desnudo al agua.

Se sumerge y emerge y nada hasta la orilla

y nuevamente sube y se lanza.

Así es todos los días.

Cuando llegue el invierno

le haremos un lugar en nuestro patio

y él, que todo lo graba en su memoria,

nos hablará del tiempo en que la luz

andaba por la tierra sonando cascabeles.

 

V

 

El verde de estas aguas

no se marchita nunca en nuestros ojos.

Cuanto más contemplamos ese follaje intenso de sus olas

tienen más savia nuestros huesos.

Aquí nacimos. El barro que ahora somos

se amasó con esta agua

y el aliento de Dios

no pudo desprendernos de esta tierra.

 

 

 

 

Pesca nocturna

 

I

 

Entre el coro de ranas

desliza el río su cuerpo de serpiente.

Un agua pura y mansa en esta noche a oscuras

riega frente a nosotros una parte del cielo.

Hemos venido aquí para pescar:

sacaremos estrellas en nuestras viejas redes.

Pero mientras mi hermano termina de fumar

y yo contemplo el agua tranquila de la noche

en voz baja mojamos recuerdos en el río.

 

II

 

Ah, memoria que sólo con harapos

reconstruye aquella vestidura.

Qué desnudez tratamos de cubrir

evocando a retazos antiguas maravillas?

 

En voz baja vestimos nuevamente los días

que hace tiempo guardamos,

en voz baja otra vez caminamos descalzos,

en voz baja no hay muertos

ni lágrimas que aumenten el caudal de estas aguas.

En voz baja soñamos que volvemos

o volvemos soñando

a nuestra infancia.

 

III

 

Al igual que las piedras en el fondo del río

habitan nuestros ojos

años que la corriente de estas aguas no arrastran.

Más ancho y caudaloso en su mirada

mi hermano rememora sombras de antiguos sauces,

sabinos desgajados por la espada del rayo,

niños que ya no están.

 

¿En qué noche se pierden?

Es difícil saberlo.

Al igual que este río somos aguas que pasan

y el tiempo y el olvido

limitan

nuestro cauce.

 

IV

 

En sus partes más hondas y calladas

el río baña secretos que esta noche acechamos.

Peces grandes y hermosos

emergen con la red que la memoria tiende.

 

Hace veinte años estuvimos aquí;

en años sucesivos la corriente arrastró

río abajo nuestra infancia.

Y río abajo también tuvimos novia,

río abajo fuimos padres,

adultos,

gente seria y precisa.

 

Ahora, cargando nuestra red,

río abajo volvemos buscando nuevos peces

y así seguimos,

                        río abajo

                                      hasta la muerte.

 

 

 

 

Cauce interior

 

I

 

Como todos los niños, hicimos barcos de papel

y nos subimos en ellos

y nos fuimos.

Después tuvimos uno verdadero,

una lancha pequeña,

y en ella recorrimos la misma trayectoria.

 

Hoy poseemos las dos cosas.

Cada mañana nos esperan.

Mas preferimos los barcos de papel

porque desde ellos el río se hace ancho

como el mar que nunca hemos conocido.

 

 

 

 

Arpegios

(fragmentos)

 

Una noche tus muslos se abrirán como un libro para mí.

Y como un libro te leeré,

como un poema con olor a deseo,

deleitando pausado las sílabas de luz

que guardas al vestirte.

 

Y una noche también conoceré la música que llevas,

el pentagrama de tu cuerpo

cuando te acerques vestida solamente del color de tu piel

y el deseo encienda un aire de orquesta entre tus pechos.

 

Y haremos el amor como boca y palabra,

como el violín y el arco iluminados por el genio,

como la ola y la arena

hasta dejar un cúmulo de espuma

caer en nuestros nombres.

 

Sí, una noche tus muslos o tu libro o tu música

se abrirán para mí.

Embestirás frenética mi destello unicorne,

sembrarás el silencio con gemidos dorados

y yo descansaré por fin sobre tu sueño

y arrojaré largas noches

al cesto de basura.

 

***

 

He despertado y oigo

el canto de los pájaros que anidan en tu sueño.

Una luz que abre puertas

y descorre cortinas nos encuentra desnudos.

Duermes aún.

La luz penetra en ti como en el agua,

tu piel llena de sol las paredes del cuarto.

 

No hay una nube que cruce por mi voz,

ningún rastro de niebla en mi garganta.

He despertado con la palabra clara;

de tu cuerpo sin sombra surge el día.

Quisiera despertarte con ramos de rosas

y de besos

y entrar por tu mirada hasta tocar el árbol

donde cantan los pájaros.

 

***

 

Más allá de tu nombre están las playas.

Eres agua que abrazo con los cinco sentidos.

Voy hacia todas partes,

bebo en todas tus luces,

te lleno de palabras

y gaviotas.

 

***

 

Nada pudo la noche.

Nada pudo el invierno ni la lluvia

contra el verano intenso de mi carne.

 

Ahora estamos desnudos.

Comenzaré a besar tu piel,

a ararte con mis manos,

a fecundarte toda,

hasta que broten flores en tu cuerpo.

 

***

 

Lo sé muy bien

y sé que lo presientes:

dondequiera que ponga en ti mis labios

estoy besando mi propio corazón.

 

***

 

Ella besó mi pecho

y floreció de pronto un campo de amapolas

en mi carne.

Una piedra podría dar flores hermosísimas

si labios como aquéllos la besaran;

cuánto más este cuerpo:

tierra húmeda

y fértil.

 

***

 

 

 

 

Escombros

(fragmentos)

        

I

 

Un dolor guía mi mano hasta tocar escombros.

Como una campana movida por el viento mi corazón repica.

Estoy solo en la noche,

solo con el escalofrío que me recorre

y el alarido en círculos llevado por mi sangre

y el peso que mi voz tiene en la sombra.

 

¿Por qué no estoy dormido?

¿Desde qué oscura sed tiembla mi boca?

En mis ojos estalla un tiempo negro,

en mi sangre el insomnio forma coágulos;

mi sombra es tan oscura

que deja manchadas las paredes.

 

II

 

Duele en la oscuridad tocar escombros.

Después de haber amado el cuerpo queda a oscuras.

Hay por ahí recuerdos,

astillas que fingen ser luz bajo los párpados,

vagos rastros de oro sobre la piel enferma.

 

Lo demás es la noche.

Lo demás es el viento de la noche.

Lo demás es el olor del viento de la noche

y uno anda en la noche

como por una ciudad

desconocida.

 

III

 

Limpio mi cuerpo, amada,

en el agua más pura que corre por mi sueño.

Lavo estas manos que te recorrieron

y este pecho sobre el cual floreciste.

Lavo las piernas que hasta ti me llevaron

y los brazos que en vilo

sostuvieron tu sueño.

 

Limpio mi cuerpo, amada,

de derecha a izquierda y de norte a sur

hasta borrar tu nombre.

Pero es sólo un momento:

al cabo de cien o doscientos latidos

la podredumbre vuelve a salir del corazón

como una espuma negra.

 

VII

 

Hay un viento en mi sueño que rompe ramas verdes,

arranca de raíz mis árboles frutales,

abre puertas de golpe,

quiebra espejos,

silba en las cuerdas de mis nervios como un endemoniado.

Después se va,

se vuelve un remolino de espuma en la garganta

mientras yo trato de ordenar mi sueño

y reconstruyo los espejos

para verte.

 

 

 

 

Lluvia de agosto

 

En el silencio que abre un hueco en la lluvia

mi única luz es la ventana rota.

Un sabor a ceniza persigue aun mi más ligero sueño.

Sólo el tambor escondido en mi pecho

marca el ritmo fugaz con el que danza

el aún más silencioso tiempo de mi sangre.

 

¿Hace falta decir que es de noche para situarme

de una vez por todas en el envés del mundo?

Es agosto. Llueve.

Y esta lluvia sobre el ajedrez espejeante de los techos,

sobre los árboles que miden el peso

que por la escala del aire precipita su fragmentada sombra,

sobre las calles, sobre la alfombra espesa de la grama;

y esta lluvia, repito, bien puede ser el mar:

el silencioso mar que de pronto despierta,

casca su orbe de sueños

y deja caer su albúmina oxidada por el aire.

 

¿Dónde estará su cuerpo? ¿Dónde su sombra?

Dónde su corazón que solamente escucho retumbar en el cuarto?

Ah, un relámpago hiere el cristal de mis ojos

y estrella en mi memoria el sitio exacto

donde estuvo su piel.

 

Ella reía con húmeda nostalgia.

Su risa (espíritu del agua danzando sobre cuerdas)

nacía transparente

y por ahí yo entraba hasta tocarle el alma:

estanque claro, cielo de pronto desligado del aire

como a veces sujeto a la firme caricia del silencio.

 

Y yo reía también. Reía soleadas fuentes,

reía arcoiris de preciosas piedras,

arroyos de amapolas, cascabeles de luz

y cristales de sol más allá de la lluvia.

 

¿Qué fuego hace saltar sobre mi piel

esta ámpula de luz?

Duelen mis dedos al tocarla,

pero más que mi piel, mi memoria es la que arde.

 

 

Nada.

Ahora escucho el viento desgarrarse entre los limoneros.

Es agosto. Llueve.

Y, solitario en mitad del mar,

sólo el relámpago se esconde tras mis ojos

y a su eléctrico impulso mi sombra se despierta

a vagar por el cuarto.

 

 

 

 

Ciudad en ruinas

 

He de contar ahora que existió una ciudad

con avenidas, con torres,

con relojes.

La sola brisa hacía repicar campanas

y los maitines agujereando el sueño,

despertando al sonámbulo,

indicaban la hora de dar gracias al dios

benevolente.

 

El tiempo no corría: danzaba.

Cada minuto caía como diamante en el espejo

donde el agua se movía tornasolada

por la aurora.

 

Esa era mi ciudad.

Ese mi canto.

Ahí los nobles corazones me sitiaban

y aprendí a dar frutos con alas de libélula

que escapaban en todas direcciones.

 

Algo pasó después.

Cayeron las campanas,

los relojes,

las avenidas se cubrieron de musgo

y he aquí que ahora, mientras duermo,

es mi sombra la que busca alimento

lamiendo el frío reflejo de unos cristales

rotos.

 

 

 

 

Ciudad en ruinas II

 

En la iluminación de estos despojos

se consume el aceite de mi lámpara.

Nada ha quedado en pie de esta ciudad.

Abro la boca y la humareda envuelve mis palabras,

abro los brazos y sólo estrecho destrucción y ceniza.

Hacia otras márgenes han huido mis deudos,

otra ciudad fundará lejos de mí el olvido,

y yo, que era el escriba principal del imperio,

cierro los grandes folios:

que hable por mí el silencio.

 

 

 

 

La casa del poeta

(fragmentos)

 

II

 

La casa del poeta fue cultivada sobre la roca oscura.

Petrificados ríos de lava circundan sus raíces.

Desde esas rocas el poeta despeña maravillas

hacia el valle de hombres asombrados.

 

A tres mil metros sobre el nivel del mar

el poeta es la antena que percibe en la luz

los dioses que descienden a fecundar el mundo.

 

La casa del poeta está en una alta cima

porque la luz, antes que a nadie

debe tocarlo a él.

 

III

 

Para mirar el mundo

el poeta dispuso los amplios ventanales de esta casa.

Su mirada desciende a iluminar un valle

donde el tiempo jadea

llevando a sus espaldas una ciudad enorme:

largos muros sensibles a la luz,

casas que ascienden en lenta procesión por las colinas,

hombres que nacen con el día para morir

justo en el centro de una noche iluminada.

 

También el corazón es una gran ciudad

con anchas avenidas.

La carne es polvo, dicen;

mas ese polvo es recogido por la mano del poeta

para lanzarlo con el aliento de su canto

a las estrellas.

 

(Los poemas anteriores pertenecen al libro En Memoria del Reino, edit. Joaquín Mortiz, 1994)

 

 

 

 

Poemas de agua dulce

Campanadas del alba

(fragmento)

 

El maestro nos regaña

porque no hemos aprendido a sumar

ni a restar.

Nos pone como ejemplo al estudioso niño que usa gafas

y que nunca se equivoca en aritmética.

El maestro no sabe que al salir de la escuela

ese niño nos mira con tristeza

porque no puede transformar, como nosotros,

dos  pétalos de rosa

en una mariposa

con tan sólo pasar la palma de la mano

sobre ellos.

 

 

 

 

Poemas de agua dulce

(fragmentos)

 

III

 

Las niñas que se bañaban con nosotros

han madurado también bajo la luz.

Son los mejores frutos del verano, lo sabemos,

pero las ramas de que penden aún son altas

a nuestra torpe y ciega timidez.

Río arriba se bañan cada tarde

y el agua llega hasta nosotros perfumada.

Ahora las miramos desde lejos.

Son como una parvada de palomas

que se apartan un poco de nosotros

para obligarnos a volar.

 

***

 

Artemisa fue cruel:

convirtió en ciervo al hombre que la miró

desnuda en estas aguas

y lo arrojó a los perros.

Afrodita al contrario, esta tarde lo supe,

le habría desnudado el corazón

para que se bañase junto a Ella.

 

***

 

 

 

 

Una estrella en el agua

 

I

 

Hace ya muchas noches una estrella dormía

en el sagrado lecho de estas aguas.

Lo que yo soy de río, de dulce agua amorosa,

la recuerda desnuda en la noche más negra.

Le di por nombre Esther.

Ignoro su linaje entre los dioses,

pero cuando brillaba

las aguas más profundas reconocían la luz

que lo divino exhala al desnudarse.

 

 

 

 

Aguas que pasan

 

Dicen que el Nilo es mil veces más largo

y el Amazonas mil veces más ancho

que este río.

Dicen también que hay cauces más hermosos,

más profundos, más puros y, en fin,

de aguas más navegables por la luz.

Todo es verdad, lo sé.

Esta línea de agua es delgada e ingenua

junto al sobrio torrente de un destino más vasto.

Todo es verdad, lo sé,

pero no hay otro río

para nombrar la línea de la vida

que los dioses trazaron en mi mano.

 

V

 

Cruzan el río innumerables puentes:

puentes anchos, seguros, perdurables,

y otros improvisados,

efímeros,

ligeros,

a veces simples piedras en el agua más baja.

Y fluyendo lentísima como un hondo dolor

o sonora y fugaz como la dicha

debajo de esos puentes

pasa el agua de todos nuestros días.

 

 

 

 

Agua marchita

 

I

 

Como decir un coágulo

en la arteria que nutre el corazón,

río arriba cerraron el paso a la hermosura.

El progreso ordenó construir una presa

y el caudal descendió hasta mostrar las piedras

donde se estrella a veces

la proa de nuestra barca.

 

Es claro que aún tendremos agua para vivir,

mas no para soñar.

Habrá más producción en toda la comarca

y llenará el progreso de artículos de lujo

nuestro sueño.

 

Pero el cauce del río será menos profundo

y sumergido a medias,

como estas grandes piedras,

se secará una parte de nuestro corazón.

 

(Los poemas anteriores pertenecen al libro Poemas de agua dulce, edit. Praxis, 2000)

 

 

 

 

La noche es el mar que nos separa

(fragmentos)

 

Suicidios, guerras, terremotos:

el diario desayuno de funestas noticias.

Somos sólo dos cuerpos abrazados,

sudorosos y lacios

besándonos los párpados y el alma

con los últimos relámpagos

de una brutal tormenta de verano

que se apaga.

 

Y en la calle la gente que te empuja,

los coches que te insultan,

el humo revulsivo

del altar del progreso.

¿Cómo trinchar el día en nuestra mesa?

¿Cómo llevarlo amable a nuestra boca?

Pero toco tus manos,

te beso en la mejilla

y el mundo es nuevamente apetecible,

tierno.

 

***

 

Ebrio de tanta luz, a ciegas casi,

avanzo hacia tu cuerpo.

Un mediodía de espejos te refleja desnuda.

Soy la sombra del árbol donde tus aguas pasan.

Soy la oscura presencia que te habita un momento,

sólo un breve momento

porque luego

cuando cierras los ojos y yo caigo hasta el fondo

la sombra se diluye:

de lo hondo de tu cauce

también brota la luz.

 

***

 

Afuera está la tarde y no la vemos.

Corridas las cortinas,

en la suave penumbra de este cuarto

contamos las joyas y monedas del tesoro

y esa es la única luz que nos deslumbra.

Cómo nos vuelve avaros el amor.

Cómo ilumina nuestros ojos la codicia.

Cómo, después de estos momentos,

salimos a la calle

a caminar, cada uno por su lado,

en las mustias aceras de gente sin fortuna.

 

***

 

Es pan y leche y miel

tu blanca desnudez sobre mi lecho.

Y saciado de ti, santificado,

doy mis más bellas rosas a los cerdos,

con voz de lluvia fresca

predico en el desierto

y el cordero y el lobo

se hermanan en mi pecho.

Todo lo soy por ti:

el hombre es lo que come.

 

Poemas del libro: La Noche es el mar que nos separa, edit. La Rana, Guanajuato, Gto. 2005)

 

 

 

Datos vitales

Baudelio Camarillo nació en Tamaulipas en 1959 y desde hace muchos años vive en Celaya. Ahí, en 1984, asistió al taller que impartía en el bajío el poeta Efraín Bartolomé. Más tarde, en 1993, con el extraordinario poemario En memoria del reino obtuvo el Premio Nacional de Poesía Aguascalientes. En 2004 mereció también el Premio Nacional de Poesía Efraín Huerta. Es autor de poemarios como Espejos que se apagan (1989), La casa del poeta y otros poemas (1992), En memoria del reino (1994), Poemas de agua dulce (2000) y La noche es el mar que nos separa (2005).

Share Button
  • Elia Casillas

    Muchísimas Gracias, Mijail Lamas

  • Luis Pérez

    Saludos de lector de poesía conmovido.

  • Raciel Quirino

    Su poesía es de una claridad y una exactitud admirables, pero sobre todo es hermosa. ¡Gracias!

  • Florián López Guerrero

    Me dió mucho gusto leer nuevamente la poesía de Baudelio, referida a su Río Guayalejo, donde la metáfora y la realidad se juntan, sobre todo después de haber aceptado mi abrazo frente al mural que estoy pintando en su pueblo. y muchas gracias por esta nueva posibilidad de leer poesía.

  • Pterocles Arenarius

    Mi querido Baudelio:

    Estoy con el poeta Jorge S. Luquín presumiéndote, exhibiendo las maravilas que has hecho con palabras, las inmensas emociones que desatas. Sólo podemos decirte gracias. El mundo es mejor porque hay poetas y más todavía poetas como tú. Gracias, cabrón.

  • José Antonio

    Como siempre, me es grato encontrarme con la poesía de Baudelio. Saludos a los editores.

  • marcela

    Quedo invitada a buscar y encontrar todo lo que se pueda leer de Baudelio Camarillo, anticipando largos ratos de lectura sorprendente y conmovedora, desde hoy uno de esos poetas que una vez que sabes que existen, son necesarios para caminar, gracias.

Escribe un comentario