title

CÍRCULO DE POESÍA

 

Poesía de Palestina: Najwan Darwish

18 Abr 2013

Presentamos, en versión de Alí Calderón, tres textos del poeta palestino Najwan Darwish (1978), uno de los escritores en lengua árabe más significativos de su generación. En 2009 el Hay Festival del Beirut lo designó como uno de los 39 autores de gran relevancia menores de 40 años del mundo árabe. Su poesía se caracteriza por abordar el tema político de manera descarnada y decidida. Estas versiones serían imposibles sin el apoyo de Kareem James Abu-Zeid y Kamal Boullata

 

 

 

 

 

Jesuralén

Si te abandono torno en piedra

si regreso a ti me torno piedra

 

Te llamo Medusa

Te llamo hermana mayor de Sodoma y Gomorra

tú   pila bautismal que hizo arder Roma

 

El rumor de los asesinados sus poemas en las colinas

los rebeldes censuran a sus cronistas

mientras tanto dejo el mar y vuelvo

a ti vuelvo

por este arroyo en que corre tu desesperación

 

Escucho a los recitadores del Corán las mortajas los cadáveres

escucho el polvo de quienes se conduelen

aún no cumplo treinta pero me has sepultado una vez y otra

y nuevamente por tu culpa

emerjo de la tierra

permite a quienes oran por ti andarse al infierno

quienes venden souvenirs de tu dolor

aquellos que están de pie conmigo en las fotografías

 

Te llamo Medusa

Te llamo hermana mayor de Sodoma y Gomorra

tú   pila bautismal que arde todavía

 

 

 

 

 

 

 

Quss Bin Saida*

 

 

“Por qué observo a la gente

yéndose y no volviendo?

Quss Bin Saida

por qué escucho aún

después de dos mil años

el tono monótono de tus sermones?

No me vengas con tu predicación

No se le predicará más a la gente.

Guárdate tu consejo.

Nadie lo necesita.

Soy uno más entre la muchedumbre

y lo que he podido ver es suficiente

para irme

y no pensar jamás en el regreso.

 

 

 

 

* Quss Bin Saida fue un orador pre islámico que vivió en el siglo VI.

 

 

 

 

 

 

El autobús de la pesadilla

 

 

Los vi rellenar bolsas de plástico con los cuerpos de mis tías

En las esquinas de las bolsas se anega su sangre aún caliente

(Pero no tengo ninguna tía)

Supe que asesinaron a Natasha, mi hija de tres años

(Pero no tengo ninguna hija)

Me dijeron que violaron a mi esposa arrastraron su cuerpo por las escaleras

la tiraron en la calle

(Pero ni siquiera estoy casado)

De hecho esos son mis anteojos, los que fueron aplastados por sus botas

(Pero yo no uso anteojos)

 

Me quedé a dormir donde mis padres y tuve entonces un sueño sobre una casa

Al despertar miré a mis hermanos

en la horca colgados

del techo de la Iglesia de la Resurrección

El Señor dijo inmisericorde: este es mi propio sufrimiento

Junté el orgullo que les quedaba a los ahorcados   respondí: en mi opinión, es el nuestro

 

El dolor alumbra todo lo amo más que a mis peores sueños

 

No voy a huir al norte

Señor

no me cuentes entre los refugiados

 

En breve continuaremos este informe

 

Debo dormir ahora

no sea  que pierda el autobús de pesadilla que se dirige a Sabra y a Shitila*

 

 

 

 

*  Las tropas israelíes, que en ese momento ocupaban Beirut y eran comandadas por Ariel Sharon como ministro de Defensa, permitieron la entrada a los campamentos de las milicias libanesas para que perpetraran una masacre contra una población compuesta principalmente de adolescentes, niños y mujeres. Esta masacre mereció la calificación de acto de genocidio por parte de la Asamblea General de Naciones Unidas a través de su resolución 37/123. Sabra y Chatila eran dos campos de las Naciones Unidas para albergue de los exiliados palestinos, en los arrabales de la ciudad de Beirut, capital de la República del Líbano. Estos dos campamentos -como resultado de la invasión israelí a el Libano y de la posterior evacuación de las tropas de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP) convenida entre las partes, con la intervención de los Estados Unidos- quedaron bajo control y jurisdicción del Ejército de Israel, el cual, moral y jurídicamente, era responsable y garante de la vida de los moradores de esos dos campamentos, de acuerdo con las Convenciones Internacionales respectivas. Entre los días 16 y 18 de septiembre de 1982 y como resultado de una conspiración urdida por los jefes del Ejército israelí de ocupación, los campamentos fueron invadidos por bandas criminales que, con amplio respaldo logístico de las tropas sionistas -incluyendo una profusa iluminación de los campamentos con luces de Bengala- procedieron a masacrar a la inerme población civil. Esa población civil era en su mayoría ancianos, mujeres y niños, provocando un número de víctimas fatales las que, según la procedencia de la información, varía entre los 1.500 y los 3.000. En su furia homicida los criminales no respetaron ni a los animales domésticos y con idéntica saña ametrallaron caballos y perros. Luego procedieron a derrumbar viviendas para sepultar a las víctimas entre los escombros. La difusión por los medios de comunicación de esta incalificable masacre produjo un estremecimiento de horror en la opinión pública mundial y desde los más diversos sectores se alzaron airadas voces de protesta clamando el total esclarecimiento de los hechos y el castigo tanto de los responsables como de sus agentes actores. Mientras el gobierno israelí creó una comisión ad hoc para investigar lo sucedido en Sabra y Chatila (Ver: Comisión Kahan), por otro lado un grupo de juristas de reconocido prestigio internacional de los Estados Unidos, Canadá, Francia, Sudáfrica e Irlanda, creó una comisión para investigar las violaciones israelíes de las leyes internacionales en el Líbano. Presidente de la comisión fue designado el poeta irlandes y Premio Nobel de la Paz, Sean Mac Bride. Empero y mientras la comisión ad hoc israelí resultaba ser nada más que un subterfugio para enmascarar y diluir responsabilidades y una válvula de escape para la creciente presión de la opinión pública, la comisión internacional presidida por Sean Mac Bride ponía en descubierto todos los detalles de la confabulación urdida para perpetrar tan horrendo crimen. (Palestinalibre.org)

 

 

 

 

 

Share Button

Escribe un comentario