Renato Prada

Renato Prada (Potosí, Bolivia, 1937), ganador del Premio Casa de las Américas en 1969 por la novela Los fundadores del alba nos entrega algunos poemas de su poemario Ritual.

 

 

  

 

Estela en la mar

 

Nada frena mi derrumbe

                                            hacia el olvido inapelable

me hundo desde adentro

                                             desde el fondo de mi última célula

desde el pozo que me absorbe en mis venas

 

La carcoma del tiempo me invade

                                                              paciente y tierna

                                                              amarga y suave

como caricia de madre abuela novia

desde el origen mismo de mis días y noches

 

Me roen la médula la sonrisa y la palabra

las ratas intangibles

                                     sordas y hambrientas

de sombras y desprecio

                                            el frío desprecio por mi muda plegaria

                                            que eleva mi cuerpo

                                                                                   mi presencia

                                                                                     y mirada

                                              más allá de las arenas

                                              transitadas por cirujanos impasibles

                                              obispos satisfechos

 

Tanto amor regado en vano

                                                   tanta ilusión

                                                   tanto camino

                                                   tanto paisaje sentido

en mis pupilas hambrientas

desembocan en el salar sediento

                        en el desierto de los parque promisorios

                        en la mar oscura devoradora del arco iris

                        que adorna mi cuarto

                                                                 y el zaguán oscuro de mi primer anhelo

 

¡Tanto madrugar para dormir en la acera desnuda!

 

Alguien quizás un ángel triste y aburrido

o tal vez un demonio desdeñoso e indiferente

esbozó en una inspiración fortuita

                                                                mi perfil desteñido

                                                                mi vana sombra

                                                                mi furtivo canto

para luego en un gesto impaciente

gratuito como la vida y la muerte

borrarlo de un zarpazo

sin atender a mi voluntad  de seguir la jornada

en este triste diseño

                                     de un enigma para mí mismo

 

 

 

Tu ausencia

 

 Lo mejor de ti se me escapa

Huye de mis ojos y fronteras

de mi ansiedad de aferrarte

 

Lo más sutil de ti se me pierde

porque ésa es la condena de la vida

el capricho que impone el viento

que nunca vuelve sobre sus pasos

 

Lo más tierno de ti se me escabulle

se pierde entre mis dedos del alma

de mi ciego corazón que te busca

que te busca mientras yaces a mi lado

 

Lo más íntimo de ti es una montaña

donde mis fuerzas no alcanzan

es un pozo donde me falta el aire

donde mis ojos se hunden

donde mi fe desfallece

donde la soledad me ahoga

 

 

 

Querida

 

Triste condición  la multitud desierta

Lastima el canto del ruiseñor en medio de la nada

Toda la tierra es una ciudad en ruinas

La sed y el hambre de ti son un canto que nadie escucha

Vana la mirada que hiere las florecillas del campo

                              Mi jornada sin tu presencia es un océano de duda

                               duda y fatiga sin el consuelo de la tierra prometida

 

¡Triste condición el deambular insomne!

Desde los escaparates me miran payasos burlones

la gente se aparta del leproso que suena su matraca de pánico

Ahora sé cómo camina el condenado hacia la guillotina

cómo clama el torturado en la mesa sangrienta

cómo llora el que se arrepiente en vano

cómo despierta el que no recuerda su sueño

 

 

 

Ya no hay final

  

Ahora te llevo en mi piel eufórica

                                                            plenitud de albas y proyectos

Ahora eres mi aliento de seda

                                                     en las yemas de mis dedos reina

                                                     tu voz de mensajes de ventura

                                                     que todo lo convierte en oro

                                                     para ofrenda del dios que nos cubre

                                                     de mirra para mi cuerpo que es tu risa

                                                      tu dominio sin término ni límites

Ahora en mis pasos resuena tu sombra

y por mis ojos asoma tu mundo

tu presencia de diosa que todo lo transforma

 

Ahora sé lo que es el paraíso perdido

                           de  los hombres solos

                           de  las miradas clavadas en el piso

                           de  las manos prensadas a las sienes

porque tu voz y tu rostro me miran desde el espejo

cuando me asomo para lavar mi sueño

para verificar si mi cuarto está solo

                                                              como celda de condenado

 

Ahora ya no es posible quitarme el tatuaje

                                                                         en el pecho

                                                                         en la sangre

                                                                         y en mi aliento

de tu cuerpo y tu presencia

                                                 salvoconducto a la vida eterna

al goce y permanencia en el estado de gracia

de fe en que tu ausencia es una tentación vana

de esperanza en que los dos rompimos la ira

                                                                                 y la duda

cruel tentación sumida en el pantano de Leteo

cabeza de Hidra cercenada por nuestra espada

de amor violento y decidido a crear un solo cuerpo

 

 

 

Datos vitales

Doctor en Filosofía: “Università degli Studi di Roma” (Italia), doctor en Lingüística: “Université Catholique de Louvaine” (Bélgica). Profesor-Investigador de Tiempo Completo de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla. Miembro del S.N.I. Nivel III, Director de la revista Semiosis (1978-2007) y fundador de la Revista Amoxcalli. Autor de varios libros de teoría literaria, hermenéutica y semiótica. Entre los últimos: Los sentidos del símbolo I (1990, UV), Los sentidos del símbolo II (1998, Iberoamericana Golfo), Literatura y realidad (1999, F.C.E/UV/BUAP), El discurso-testimonio (2001, UNAM), Hermenéutica. Símbolo y conjetura (2003, Ibero/BUAP), La narrativa de la revolución mexicana. Primer periodo. (2007, Universidad Veracruzana/UIA Puebla), Los sentidos del símbolo III (2007, UV) y Estética del discurso literario (libro en trámite de publicación). Publicó siete novelas: Los fundadores del alba (Premio Casa de las Américas 1969), El último filo (1975, Planeta, Barcelona; 1985 Plaza & Janés, Barcelona; y 1987, Arte y Literatura, La Habana), …poco después, humo (1989, BUAP, Col. Asteriscos, Puebla), entre otras. Ocho libros de cuentos publicados en diversos países y traducidos a diferentes idiomas, entre ellos: Los nombres del infierno (1985 Universidad Autónoma de Chiapas), La noche con Orgalia y otros cuentos (1997 Universidad Iberoamericana y Universidad Autónoma de Tlaxcala), A través del hueco (1998 UNAM, Col. Rayuela, México), El pesebre (2003, UNAM Col. Rayuela, México) y Las máscaras del “el Otro” (2007, UV, Col. Ficción).