Irma torregosaPresentamos la poesía de Irma Torregrosa (Mérida, 1993). Es egresada de la Escuela de Creación Literaria del Centro Estatal de Bellas Artes. Tercer lugar en el Segundo Premio Nacional de Poesía Joven Jorge Lara Rivera, en 2010; y becaria de verano de la Fundación para las Letras Mexicanas en 2011.

 

 

 

 

Plegarias

 

I

Ahí estás.

Callada.

Sin parpadear.

Atada por tus propias manos

miras todo como un cordero

porque no puedes mirar de otro modo.

Son tus hijos,

hechos de barro y de maíz:

la carne sólo es un vestido.

¿Cómo mirarnos, madre?;

¿cómo vas a poder mirarnos si

te han vendado los ojos con sangre?

Mi propia sangre

es lo único que sacia mi sed.

 

 

 

II

Vuelo por mis calles y canto.

Fuerte, alzo la voz para que sepan que estoy viva,

pero nadie me escucha, madre.

Todos me oyen pero no existo,

soy un fantasma de carne

que deambula por una ciudad

que no existe, porque no se oye a nadie,

no se oyen los reclamos, ni los miedos

ni los pasos de los fantasmas que cantamos

para que sepan que estamos vivos.

No quiero enterarme de nada.

No quiero ver mis grietas

y enterarme que ya no siento:

de que probablemente mi piel

se haya vuelto arena sucia,

entre los pies que corren

de ese monstruo llamado nosotros.

Las calles también se esconden,

la casa ya no es segura.

¿Dónde esconderse cuando todo es polvo?

 

 

 

III

No voy a permitir que tu recuerdo asome la cabeza

porque si lo hace lo mataré enseguida,

ya no se otra cosa sino matar:

soy el único ser que necesito para estar vivo;

sin embargo, soy de las vidas que colecciono.

No se hablar tu caricia, madre.

El vestido que me has dado

no es suficiente para que me llamen hombre;

ese beso de luz en mi vista está muerto,

me lo he arrancado a balazos,

el lenguaje de mi tiempo.

 

 

Epílogo

 

Callada estás, amada tierra,

y lucho por romperte las mordazas.

Que no sea mi voz sino mi cuerpo el que te hable.

Agáchate, apártate de ellos.

Estos hombres no son tus hijos,

no te fíes de sus promesas,

que ya no duela si no te escuchan:

somos fantasmas, madre.

Estoy muerta y no lo notas.

Le han volado la cabeza a mi humanidad.

La dignidad la he perdido por cobarde,

y mi canto por ingenua.

No rechaces mi cuerpo, te lo pido.

No rechaces mi aliento, madre:

alguien recordará que existes.

Soy de los primeros en caer,

resiste.

 

 

 

Carta para ELE

 

Estás en el mismo lugar en que te sueño.

Mis pies dibujan los pasillos,

las páginas en que te busco.

-En algún punto y coma,

O en la luna de Sabines,

O en Pitol y su memoria-

Tantos caminos existen

para hallarte en la poesía

y te vas a posar en la hoja

que crece en este grano de arena.

Sin embargo, llega tu voz

y hierve el café por las noches.

Optamos por los besos a distancia

(de los que no cuestan caro, pero saben rico)

que nos tocan la nariz, como lluvia.

Descubres que te has vuelto carne

-porque tienes sueño, estás mojado

y tus alas se han ido-

Te dejo la llave bajo la puerta del sueño:

cuando tengas insomnio eres bienvenido.

 

 

 

 

12:30

 

Doce y media. Cómo pasan las horas.

Encendí las estrellas

me senté aquí.

En esta luna

sin leer ni hablar.

El silencio es un manto que me abraza

me hunde en sus cabellos

como a un gato en busca de su origen.

Teatros y cafés que una vez fueron

calles que olvido.

Los adioses tuyos,

los míos,

los llamados apenas atendidos de la ciudad.

Tu perfume de hierba acaricia mis pestañas

y vives

en la luna,

en mi cabeza,

en mis manos.

Doce y media. Cómo pasan los años.

 

 

 

 

Instructivo para amanecer

Abrirás los ojos

y escucharás las gotas

tras cortinas;

verás como mi espalda se dibuja en la luz

sobre tu cama.

Buscarás la noche entre las sábanas

y no hallarás mas que agua,

mariposas que se evaporan entre los dedos.

Toseré un poco, no debes preocuparte,

igual y es el reloj que ha parpadeado

o tu caricia que se ha salido de mi sueño.

Llenarás tus ojos con la piel

y buscarás la manera de quedarte,

de verme desnuda, con un puñado de sol

(en la mano) que no se va,

que nos toca a la puerta.

Despertaré y te habrás ido:

fuimos un punto en el mapa,

un sueño,

una llama.

 

 

 

 

 Usos del paraguas

 

Por la tarde, una sale a cumplir los pendientes y descubre que le extraña. La lluvia cae

fuerte mientras camino hacia el paradero del autobús. Abro el paraguas y

 

(Sonrío y llueve más fuerte: el recuerdo moja mis pies.)

 

todo el trayecto se llueve hasta pintar las calles del centro. Bajo, y paso a paso voy cayendo

en la cuenta de que yo compré este paraguas porque estaba en mi mapa. Yo estaba en el

suyo y usted no traía un paraguas. El mío es lo suficiente para ambos, le dije.

 

(Caen, caen, caen recuerdos como pintura- caen como nosotros, como estrellas, como

besos-y temo hallarte en cada gota. Las líneas de la acera las dejan correr, perderse,

alejarse: transformarse en mariposas para que vuelen).

 

El paraguas susurra al viento y yo me pierdo entre los edificios en los que le imagino:

 

(Ahí está, camina hacia donde estoy y se va, así como llegó. Así como regresa, así como se

vuelve a ir).

 

Yo no lo sé, pero tal vez este paraguas es tan grande porque también me esconde de usted:

paso a través de todo eso que me llueve…. a quién engaño, pues:

 

Nunca regresó esa parte de mí que se fue en sus ojos el día último.

 

El paraguas y yo hemos caminado no se cuanto: las fotografías.

 

(Me toma una fotografía con el paraguas que a usted le encantaba jugar mientras fingía

que cantaba bajo la lluvia como Sinatra).

 

El sonido del tráfico es el piano de Calamaro que suena en este andar.

 

Usted, a pesar de que le olvido en cada paso, está. Me sigue, o tal vez lo imagino para no

sentir nostalgia.

 

Llego y no soy capaz de correrle. Dejo el paraguas en la puerta del lugar: le dejaría por un

rato y probablemente se me olvide.

 

Ahora no puedo: me sigue lloviendo.

 

 

 

Datos vitales

Irma Torregrosa (Mérida, 1993) es estudiante de Comunicación Social en la Universidad Autónoma de Yucatán. Egresada de la Escuela de Creación Literaria del Centro Estatal de Bellas Artes. Tercer lugar en el Segundo Premio Nacional de Poesía Joven Jorge Lara Rivera, en 2010; y becaria de verano de la Fundación para las Letras Mexicanas en 2011.