mauro hernández

Presentamos un acercamiento al trabajo de un poeta joven mexicano. Se trata de Mauro Hernández Fuantos (Ciudad de México, 1987). Actualmente estudia en la Escuela de escritores Sogem y ha publicado algunos textos en Letralia y en Perdiódico de Poesía.

 

 

 

Al ancestro

 

a Salvador Fuantos Rivera

 

I

 

Quien te viera

            con la rama de rosal,

            los huaraches de cartón y mecate,

            las monedas,

            el cántaro,

            las 13 cruces de palma.

 

De seguro te espera tu perro meneando la cola.

 

Quien te viera acá

            todo algodón,

            todo caja,

            todo fosa,

            todo traje y luto.

 

            Sabes ahora el secreto del mundo

                        pero no me lo digas aún.

 

Te toca saltar ligero

            montar un lomo peludo,

            remontar el río.

 

Te toca recuperar la forma,

            contar tu paseo dado.

 

 

 

II

 

                        La niebla,

                                   siempre fría,

                        oculta ya los claros en sus ojos

                                   de sus ojos de antes.

           

Los cerró hasta ver

                        a la última de sus hijas

                        llorar sobre su pecho.

 

 

 

 

Caer de canto

 

            Dar un verdadero y hondo mordisco

                        después tirar despacio del trago

 

                        y no pasa;

                                               sigue sin hablar.

                        Podrá, sigue siendo

                                   pero

                                               qué se yo.

 

A mí a penas algo me da cosa en la garganta.

 

A mí si acaso me da comezón en los pulmones.

 

A mí puede que llegue un reflejo fresco a mis médulas;

                        pero no pasa

                        queda flotante y de frente

                                   como equilibrista

                                   como mago rondando su ataúd

                                   como su hilo y su araña

                                               volado de canto.

 

 

 

 

Desde esta nuca me lanzo

 

El vértigo ataca,

                        todo carcasa,

            mis altas cumbres

                                               cura para las llagas.

 

¿Morir así?

 

                        antes debe uno montar la sima.

 

            Nadie se revienta de un brinco

                                               desde aquí

                        —pongo la mano a la altura de mi nuca.

 

Entonces

            ¿desde dónde puedo romperme

                        el húmero

                        la astilla;

                                    ancla en la cóclea?

 

                        —Otro se arranca una pierna

                                    la avienta desde el cuarto de azotea: 

 

                                               Calme, soporte esto vertical

                                   o mejor se me queda en los cimientos.

 

Tiro de mi cara para ver

                        si el aliento llega al pecho.

 

Entérate de una vez:

                                   el vértigo existe.

 

Asomo al tiempo

            que este edificio enaltece lo llano.

 

Esta no es tierra firme:

            es un elevado artificioso,

            un cuento del hombre

                        para bajarse las nubes

                        para sazonarse los huesos.

            Tanto extraña

                        que se juega los ojos, el rostro

                        por mirar desde arriba.

 

Mejor duermo en el piso

            y compongo mis vertebras

                        sin tener miedo de anginas inflamadas:

 

                                   —La puerta,

                                               la pared lisa,

                                               las ventanas,

                                                           el hombre

                                               respiran.

 

            ¿Estarán a salvo?

 

                                   —Un avión suena

           

            ¿y si cae?

 

            su turbina

            su nota en picada

                        cercana se rompe.

 

                                                           Cosa de instantes

                                               duran los músculos contraídos.

 

A dormir.

Todo seguirá acá

mañana temprano.

 

                        La bocanada de aire se escapa tranquila.

                                   Hélices, sirenas, motores al fondo.

 

 

 

 

Elogio a Moisés

 

                                   Tu segundo reino

                                   ya no teme a la luz

                                   que un día te dijo

                                                           descálzate.

 

 

Qué el mar hinche únicamente tu cayado.

            Tus pies

                        secos siempre.

 

            No olvides estas paredes;

                        querían licuar tu carne.

 

            Ahora

                        mar conteniéndose,

                        soporta sus propias mareas

                                               el choque de sus agua.

 

Y que se hinche,

            y un poco de sal se quede ahí.

 

                        Recuerda,

                                   después y siempre

                                                recuerda:

                        podrás oler mar en esa madera.

 

Guarda para después

                        la fe tomada de los peces.

 

Porque:

más que desierto,

                        te prometen el mundo.

 

Entra al camino.

                                   Si no lo vez

                        sigue dunas,

                                   grumos sobre polvo.

 

 

                                               Es mucho tiempo sin comer pescado.

 

 

El escorpión mató a tus camellos.

            Pero

                                   las pirámides

                                   quedaron mínimas

                                   la arena las rodeó.

 

                                               Quién las tiene de horizonte

                        mueve la muñeca sobre el ojo

                                                           sobre la lágrima

                                                           sobre la arena

                                                                       entre el párpado:

                                   quemada está su frente.