Jorge-Contreras-1[1]

Presentamos un poema de Jorge Contreras (Tizayuca, 1978). Es poeta, ensayista y editor. Es Director de Los Ablucionistas A.C. Salud y Felicidad a través del Arte y la Cultura. Es compilador de la antología Tributo a Sabines: he aquí que estamos todos reunidos; es autor de los libros de poemas: ¿Quién Soy Otro sino Tú? y Poemas del Candor, ambos con editorial fridaura.

 

 

 

 

 

Entrar descalzo al poema

 

Un buen poema puede ser un mal poema para un mal lector,

lo mismo que un mal poema puede parecer un buen poema para un mal lector.

Cuál es el verdadero poema.

De qué forma se debe calibrar la sensibilidad,

o en qué condición debe estar el alma,

y pienso en el alma que los instrumentos musicales tienen

para que suenen no nada más bien, sino perfecto.

Entre lo bien y lo perfecto, hay un abismo.

Cuántos se quedan a las puertas del templo,

y tengo que explicarlo, pues un mal lector, no me entendería.

Me refiero, cuántos se quedan fuera del poema:

leen algo que no existe.

Lo que existe no está.

Es decir, nuevamente. No todos entran al poema.

El poema, está dentro del poema y dentro de ti.

Si no puedes leerlo, vuelve a intentarlo.

Lee otras cosas, luego regresa.

Hay que entrar descalzo al poema

si no lo haces así, entrarás a otro lado, pero no al poema.

Cuando se revele algo y tu intuición despierte emociones,

imágenes, fuerzas extrañas y algo se ilumine

es señal que el poema te recibe.