Dos poemas inéditos de Raquel Lanseros



Presentamos, como parte de la celebración por los dos millones de visitantes en Círculo de Poesía, dos textos inéditos de la poeta española Raquel Lanseros (1973). Ha publicado los siguientes libros de poesía: Leyendas del Promontorio (2005), Diario de un destello (2006), Los Ojos de la Niebla (2008), Croniria (2009) y Las pequeñas espinas son pequeñas (2013). Obtuvo el Premio Unicaja de Poesía, un Accésit del Premio Adonáis, el Premio de Poesía del Tren 2011 y el Premio Antonio Machado en Baeza. Forma parte de la antología Poesía ante la incertidumbre. 

 

 

 

 

 

 

PUESTOS A PREFERIR

 

Decir muerte es hablar de vida a plazos.

Sólo puede aspirar la eternidad

quien comprende su entrega por capítulos.

 

No hace falta morir doscientas veces

no hace falta morirse tan adentro

languidecer de a poco sin sustancia.

Olvidar el aroma de la lucha

es también perecer, es apartarse

ser un triste reflejo

no ser siendo

imitar el mohín de los sepulcros

diluyendo la nada sobre el algo.

 

Yo creo en la vida, sí, pero con tilde.

La vida que es la muerte amordazada.

 

 

 

 

 

 

 

EL MAR Y LA PLAYA

 

Me pregunto por qué desde la tierra

la masa de las aguas parece un solo bloque.

Un único sustento incontrastado

una roca que es toda la roqueda

un avenir de lejos uniforme

un alarido llano de membranas

sin desgaste ni lámina ni grieta.

 

Me pregunto por qué, cuando me acerco,

las aguas se dividen, se complacen

en enseñar sus rostros diferentes

en cada espuma cresta de rocío

en las calzadas líquidas que rugen.

 

Bajo este mismo efecto,

en la distancia la muerte es toda una

un símbolo cohesivo

un monolito.

Sin embargo de cerca, qué deprisa

se aprende a distinguir sus dimensiones

sus fúnebres volúmenes

su rutina

su querencia en lo ajeno y lo propio

hasta ver nuestra imagen en sus aguas.