Poesía de Serbia: Momcilo Nastasijevic



Presentamos la poesía de Momčilo Nastasijević (1894-1938) poeta, dramaturgo y novelista serbio. El menos conocido de sus contemporáneos, los poetas serbios de entreguerras, Nastasijević gozó de un reducido grupo de lectores durante su vida, convirtiéndose prácticamente en un mito. Se dice que fue el único amigo verdadero de Gavrilo Princip, asesino del archiduque Francisco Fernando de Austria-Hungría y su esposa. La traducción es de Sergio Eduardo Cruz (Estado de México, 1994).

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Dos heridas

 

 

Apuñala esto.

Esto reverbera

para matarme,

y yo lo amo.

 

La punta ardiente

de la espada

se entierra hasta el mango en un cuerpo

 

porque de la herida

y cada vez en silencio

su destino es aparecer.

 

*

Pero brotan dos heridas,

esas que te dí recuperadas

aunque la mía, hermano,

no ha sanado.

 

Para el alma se van tejiendo

silenciosamente,

y a una montaña quieta

guían dos manos transparentes.

 

Después de que la cicatriz

se arrastra

a su sanación,

una bruja pálida sin esperanza.

 

*

Pero el valle me habla. Los murmullos

aquí están rechinando sus dientes.

Aquí todo está reconciliado

suavemente;

aquí todos los odios sangrientos

y los amores.

 

Aquí abajo no soy capaz de ser padre.

 

 

 

 

 

 

 

 

Dve rane

 

 

Ubod li,

to buja ubistvu,

to ljubim.

 

Vreo vrh maču

zažudi do balčaka u telo.

 

Jer i kroz ranu,

i tiše tim,

prizivlju se biti.

 

 

Al’ dve se otvore.

Preboli, te zadatoh,

moja bez prebola, brale.

 

Jer je tiho satkana duša,

na tiše brdo uvodile

prozirne ruke.

 

Za ožiljkom se

u vidanje prikrade,

bleda vidarica bez nade.

 

 

Al’ kaže mi se dolina.

Romori što je škrgut ovde zuba.

Tiho se samo sjaranilo

što se krvavo mrzi ovde i ljubi.

 

Nema za mene bilja ovde dole.

 

 

 

 

 

 

 

 

Oración

 

Estas cosas oscurezco profundamente

al atardecer,

¿o será el canto suave

de profundidades abiertas

donde otras dolieron?

Esclavo humilde, yo

lentamente chapoteo por el sufrimiento.

 

El infierno es para mí, padre, la enfermedad,

las espinas en mis caminos. Dejen

que los gusanos devoren a este esclavo.

Las profundidades del alma son más grandes

que el sufrimiento,

más que esta palabra sin fondo al atardecer.

 

Esto es una raíz, un gusano

para mí, padre, para ser roído; dejen

que los gusanos devoren a este esclavo.
Porque el infierno también es tuyo,

y te anima a que sigas cantando.

 

Cálidamente

asciendo desde las profundidades de mi cuerpo

y de raíz en raíz

se vuelve menos

 

el sufrimiento.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Molitva

 

Smagnem li ovo dubinom u vecernju

ili  je tihi poj,

II’ dubina se otvori gde bolelo?

Tiho po muci brodim, smerni rob.

 

Pakao meni, oce,

Boljezan, drucu na put,

Rastoci, o rastoci rana.

Dublje dno dusi no stradanju,

Bez dna rec ova smerna u vecernju,

 

Koren je ovo,

Crva mi, oce, u nagrizanje,

Rastoci,o rastoci rana.

 

Jer i pakao je tvoj

I propoje.

 

Zapalim toplo iz oporine tela

I koren po koren manje

 

Mome stradnju.

 

 

 

 

 

 

Momento gris

 

Y de repente todo

se vuelve gris,

como si todo se hubiera quemado.

Todo vive, sin embargo.

 

Camarada en el misterio,

escucha: este corazón sufriente

emprende un viaje más allá de los horrores

 

Y tú que me sigues,

a pesar de la ignorancia

andas entre estos caminos.

 

Todo es gris acá.

Con su oscuridad penetra al ser.

Los ojos del misterio

son grises

 

y cuando los árboles mueren

sin reencarnación o tristeza, las hojas

secas acarician extrañamente,

en silencio,

las frentes de los que sufren.

 

 

 

 

 

Sivi trenutak

 

I najednom zasivi,

kao pregorelo je sve,

a sve živi.

 

Druže u tajni,

čuj, mukotrpno se ovo srce

imo sve jeze otisne.

 

I koji za mnom,

i u neznanju,

greš ovaj čudni put:

 

Sivo je tamo,

sivinom prostreli bit,

sive su oči tajni.

 

I kad umiru drveta,

ni tuga ni opomena, te suhi list

čudno tišinom omiluje patniku čelo.

 

 

 

 

 

El mendigo

 

Es esta recuperación

que infesta la noche.

La tierra mi cuerpo

él camina.

El horror

deambula sobre los pasos de Dios en que hemos yacido.

Madre, te he lastimado

demasiado

por esta tranquila recuperación.

Sí, es tan poca

para el sufrimiento de tu vientre.

 

Entonces, un mendigo

que no proviene de mi cuerpo

en este horror primigenio

camina. Porque no hay amanecer

ni cielos azules para el ojo

ni canciones gentiles.

Es este terror innato lo que sobrevivo,

no esta plaga.

 

Me ofrecen la enfermedad, madre,

que es para cada uno

estertor del Dios; tal vez

ese es mi regalo para ellos. Madre, soy yo,

el mendigo que canta.

 

 

 

 

Bozjak

 

Prebol je,

Kuzi ova noc.

Zemlja mi telo,

Hodi on.

Zalapi groza

Na stope Bogu gde ostole.

 

Mnogo te majko bolelo

Rad’ ova tiha prebola.

O, malo li je

Za muku tvoje utrobe.

 

To bozjak

Da ne rodim sina

U ovoj grozi od iskoni,

Kad hodi on.

 

Jer nema zore,

Na zenice li ne zaplavi,

Ni blaga poja ne,

Rodnu li ovu grozu ne prekuzim.

 

Obol mi pruze, majko,

Po drhtaj Boga

Ja  njima na dar,

Bozjak ja raspevani.

 

 

 

 

La trompeta

 

Qué bello el cielo azul,

el jacinto, la niña, el canto

de las alondras. Allá atrás

el gemido de una trompeta.

 

Es el quejido entre montes y valles

de un agricultor que sufre en duelo.

 

Somos familiares. Porque ha muerto

un hombre, mi corazón

también se siente en duelo.

 

Arranca los jacintos de tu corazón,

inclina la cabeza: el soldado

está tan pronto a ser enterrado

y tú aún quieres vivir.

 

Hace bien, quizás, el padre

que reza para la cruz, para el Nombre; pero el soldado

no regresará más a su pueblo

ni abrazará otra vez a quienes ama.

 

Arranca los jacintos de tu corazón,

inclina la cabeza: allá, lejos,

suena el quejido de una trompeta.

 

 

 

Truba

 

Šta vredi plavetno nebo,

i zumbul i devojče i laste let.

Negde zapeva truba.

 

To iza gora i voda

lelek je rušne seljanke.

 

Rod smo.

Kad umre ćovek,

i moje srce rušno je.

 

Otkini zumbul s grudi,

pogni glavu;

vojnika hoće da zakopaju,

a njemu se tako živelo.

 

Šta vredi pop što moli,

pa krstača, pa ime,

neće se vojnik vratiti u selo,

neće poljubiti koju voli.

 

Otkini zumbul s grudi,

pogni glavu.

Negde zapeva truba.