Poesía nicaragüense actual: Missael Duarte Somoza



Presentamos, dentro del dossier de poesía nicaragüense actual que prepara el poeta Víctor Ruiz, una muestra de Missael Duarte Somoza. Ha publicado los poemarios Líricos instantes (Leteo, 2007), Lienzos de la otredad (Foro Nicaragüense de Cultura, 2010) y Canvas of the Otherness (Leteo, 2012, edición bilingüe). También ha sido publicado en México y en la revista Hispamerica de la Universidad de Maryland. Ha sido secretario de la Junta Directiva del Pen Internacional, capítulo, Nicaragua. Merecedor de una beca del Programa de Residencias Artísticas para Creadores de Iberoamérica y Haití en México, convocada por el Fondo Nacional para la Cultura y las Artes (FONCA) y la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID) y becario del Programa de Movilidad Cultural para Profesionales Iberoamericanos de la Cultura, de la Organización de Estados Iberoamericanos para la Ciencia, la Educación y la Cultura, (OEI). En la actualidad, cursa la Maestría en Creación Literaria, de la Universidad de Texas en El Paso y es miembro del consejo de redacción de la Revista de Literatura Mexicana Contemporánea de la misma universidad.

 

 

 

La cabeza de Francisco Villa

 

1/ (Un historiador)

La cabeza de Villa se exhibió en 1929

en Estados Unidos en el circo Ringling Brothers.

2/ (Un hijo adoptivo de Villa)

Asegura que la cabeza

fue llevada  a Estados Unidos

en un tanque doble de gasolina.

3/ (Un anticuario)

En 1967 afirmaría que la cabeza estaba en su poder.

4/ (Museo de Historia Natural de Nueva York)

—dijo también— que la había adquirido

y la exhibía con un letrero que decía:

adquirida por sesenta mil dólares.

5/ (Friedrich Katz)

Dice que las sospechas recaen en el mercenario Emil Holmdahl

quien vendiera la cabeza a Frank Brophy

miembro de la sociedad secreta de la Univesidad de Yale

llamada Skull and Bones Society

que posee  una amplia colección de cráneos.

6/ (el chofer Ernesto Weisel)

Intentó negociar con Emil Holmdhl

pero éste le quería dar sólo 10 mil dólares

de los 50 mil que habían acordado

por lo que regresó con la cabeza

—ayudado por el cabo de apellido Figueroa—

y la enterraron en el camino de Parral a Jiménez

en el rancho El Cairo.

7/ (el diario La Jornada)

Asegura que en el año 2006

un comando armado irrumpió en un centro nocturno

Sol y Sombra  en Uruapan, Michoacán,

y después de amagar a todas las personas

que se encontraban en el lugar

arrojó en la pista de baile cinco cabezas humanas

—entre ellas la de Francisco Villa—

con el siguiente mensaje:

«La familia no mata por paga. No mata mujeres,

no mata inocentes, sólo muere quien debe morir».

 

 

 

Monólogo de Josué

(Textos intervenidos de Carlos Fuentes y Juan Carlos Bautista)

 

El sol naciente se refleja en mis ojos abiertos.

Mi cabeza ha dejado de sangrar.

Un líquido espeso corre

de la masa encefálica a la arena.

Mis párpados ya nunca se cerrarán,

como si mis pensamientos siguieran empapando la tierra.

Aquí está mi cabeza cortada,

perdida como un coco a orillas

del Océano Pacífico en la costa mexicana de Guerrero.

Lloverán cabezas sobre México

—escribió el poeta—

Y caían,

Taciturnas, ariscas, olvidadizas,

caían,

antiguas cabezas ceremoniales…

Mi cabeza me fue cortada a machetazos.

Mi cuello es un tejido que se deshebra a jirones.

Mis ojos son dos faros de asombro abiertos hasta

que la siguiente marea se los lleve

y los peces se metan a mi cabeza

por el orificio sacrificial y la materia gris se vuelque,

entera, en la arena, como una sopa derramada, perdida en la tierra…

Yo, Josué, cuya única preocupación

en este instante es no morderse la lengua.

Porque aunque la cabeza esté cortada,

la lengua busca hablar, liberada al fin,

y sólo alcanza a morderse a sí misma,

morderse como se muerde una salchicha o una hamburguesa.

Carne somos y a la carne regresamos.

¿Así se dice? ¿Así se ora?

Mis ojos sin órbita buscan al mundo.

Fui cuerpo. Tuve cuerpo.

¿Seré alma?

 

 

 

Morir soñando

 

Yo, Vincent Van Gogh,

cuyas manos pintaron ese cuadro—

de los cuervos

sobre el amarrillo de los trigales

viniendo del futuro

dispuestos a desolar  todo

en la soledad del lienzo—

disfruté de la luz,

caminé y caminé,

no tuve la gracia de los dioses,

viví con una mujer sola y enferma

e intenté que fueran mis cuadros los que hablaran por mí.

Arriesgué mi vida y mi razón destruida

seguro del fin, y la fecha es arbitraria,

ejecuto el plan.

Vuelvo a mi pieza, vuelvo a mí,

a mi soledad, a mi fuerza desgastada,

a mi corazón herido, sangrante,

a mi  pecho tibio, hinchado, vendado,

al certero final,

mientras fumo apaciblemente mi pipa,

y entre el humo confuso de la muerte

aparecen el pasado y el presente

la luz y la oscuridad

el mármol y la danza,

atributos del dios  con dos rostros:

uno de carne y el otro de hueso

con ojos que todo lo ven

con ojos que nada ven

con labios de fuego

con labios de hielo:

dios de los dioses.

Aparece el dragón bicéfalo

o la serpiente bicéfala:

bajo sus párpados

duermen las sombras del sol.

Aparecen las nubes de fuego,  los vientos de luz,

los mares de arena, los diluvios de relámpagos,

huracanes de garras:

tránsito de la tempestad para continuar

al azul y el negro

donde nada más se puede ver.

Y gravitan las masas de luz,

geometrías ancestrales de hielo y roca,

que deambulan por el espacio:

signos eternos de la vida.

Luego aparece la esfera formada de hierro,

silicio, magnesio y níquel,

con peso  de  cinco mil 972 trillones de tonelada

donde  «si es que llegáis a viejos,

si es que entonces quedó alguna piedra»

porque las piedras serán polvo

y el polvo con sangre:

tiestos de quienes la  habitaron

antes del encuentro con el descarnado,

que tiene rostro de jaguar,

y adornado con collares de serpientes.

Ya pronto llegaran  las garras de los cuervos

que arrancan mis ojos

y me «abren la puerta secreta

hacia un misterioso y temerario más allá»

que pronto conoceré.

 

 

 

Nocturno San Salvador

 

Indiferente es para mí por donde

empiece, pues allá retornaré de nuevo.

Parménides

 

Pero la ciudad vuelve y destaca la evidencia

de que todo es una cárcel, de que no hay salida.

Y yo vuelvo al poema

a la emoción

al silencio nocturno

que desvela otros planos de la realidad.

Vuelvo al tiempo

que era, que es, que será,

regreso a los signos olvidados,

al laberinto de palabras,

al silencio de la página inconclusa.

 

Vuelvo a esas calles

donde los ecos de la sangre gritan,

donde las lágrimas escapan

a la sucesión racional del tiempo,

vuelvo a ese tiempo

que vive, dice, entre edificios modernos,

centros comerciales,

zona rosa abigarrada de discotecas y  bares,

la otra historia.

 

Vuelvo a esta tierra,

que ahora es el parque de Las Rosas,

visitado por miles de turistas,

que sintió

el calor de la sangre de Ellacuría,

Joaquín, Amando, Juan Ramón,

Ignacio Martín, Segundo Montes,

vuelvo al llorar interminable de Julia Ramos y su hija Celina.

 

Desde el  vidrio del vehículo

las casas de  la colonia Escalón

¿serán iguales a la de aquellos años

o las habrán remodelado para olvidar el pasado?

¿y el Sheraton? Me pregunto,

lo busco contra la velocidad del taxi

en este recorrido

con noche de lluvia y silencio.

 

Y ahora en este parque de Izalco

(que en 1932 fue patíbulo colectivo

de incontables indígenas

que por orden del general les dieron muerte)

nos reciben los indígenas

que la bienvenida con flores nos dan

pero me alejo del festejo

y camino sin rumbo alguno

entre el laberinto de aplausos, voces, cohetes.

Todo queda atrás,

como el tiempo de los aplausos…,

y llegué a un espacio del parque

donde era otro tiempo

que más que tiempo

era dolor, tristeza, miedo:

luto perpetuo sutil

aquello que sentí.

Volví a los aplausos y los versos

pero yo leía en mi mente

otros versos

Enredo circular:

todos hemos sido,

en el Gran Teatro del Inmundo,

jueces, verdugos, víctimas, testigos,

todos

hemos levantado falso testimonio

contra los otros

y contra nosotros mismos.

 

Y vuelvo al final

que es el principio:

TAZUMAL

pirámide más que de piedra

de tiempo

tus estructuras sobre puestas son tiempo:

tiempo sobre tiempo

donde sentí que nada fluye

donde sentí que todo es.

 

Pero la ciudad vuelve y destaca la evidencia

de que todo es una cárcel, de que no hay salida…

 

 

 

Campesinas recogiendo turba

 

Quieta en sí misma el ave

sobre la inmensidad del día

 

Las mujeres inclinadas

confunden sus cuerpos con la turba

o de la turba parece

que sus cuerpos se forman

 

En la plenitud terrosa

son dos sombras de tiempo

que recogen

el humus ancestral de la existencia

 

 

 

Ojos

 

Vengo de un reino extraño,

vengo de una isla iluminada,

vengo de los ojos de una mujer.

Rafael Cadenas

 

Luz de la tarde, sombras geométricas en las paredes,  que se deforman a figuras  extrañas.  Cuerpos profundos;  con besos derretidos en la piel, huellas de saliva tibia, humedad oscura, compartida. El tiempo pasa, pedazos de noche, manchan, el cielo del desierto, con la rotación cotidiana del planeta. Él y ella olvidados de sí mismos, vueltos trenza de carne, que respira, que palpita, por la fuerza de la sangre que arde, dentro.

Ella; lo ve, desde el eje de su ser, luz líquida, aparece, en su mirada; libertad -dice- hay en tus ojos; él, mientras su mano, lenta, libera, su rostro iluminado, de las lianas colgantes, pedernales de fuego, veo en los tuyos, le dice; la noche borró sus cuerpos, mientras sus ojos se buscan,  con el encuentro de la saliva de un beso.