Xochitlájtoli: Isaac Esau Carrillo Can



Continuamos con la serie Xochitlájtoli, muestra de poesía en lenguas indígenas, coordinada por Martín Tonalmeyotl, ahora presentamos una muestra del poeta Isaac Esau Carrillo Can (Peto, Yucatán, 1983). Ha sido merecedor del Premio Nacional de Literatura Maya “Waldemar Noh Tzec” 2007, Premio “Alfredo Barrera Vázquez” 2008 por la Universidad Autónoma de Yucatán. Así como por el Premio Nacional Nezahualcóyotl de Literatura en Lenguas Mexicanas 2010. Autor de U yóok’otilo’ob áak’ab, “Danzas de la noche” por CONACULTA, compilador de Kan ik’ti’ili por el Ayuntamiento de Mérida y coautor de Kuxa’an t’aan, Voz viva del mayab por la Secretaría de la Cultura y las Artes de Yucatán y la UNAM. Becario del FONCA en el programa Jóvenes Creadores en la disciplina de letras en lenguas indígenas 2016-2017.

 

 

 

Ka’ach tin paalil

 

I

 

Ka’ach tin paalile’

uts tin t’aan in chukik xnook’olo’ob

yéetel in tikinkúunsik péepeno’ob,

juntéenake’ taakchaj in wilik u xik’nal

le xnook’olo’obe’ ka tin tak’aj u xiik’o’ob

yéetel u yiits junkúul che’.

Le je’ela‘ jaajchaj tin kuxtal:

Bejla’e’ ich k’iin ku máan in jiilankil

ba’ale’ ich áak’ab kin xik’nal…

 

 

 

Cuando era niño

 

I

 

Cuando era niño

atrapaba gusanos

y disecaba mariposas,

un día quise que mis gusanos volaran

y les pegué alas

con la viscosa de un árbol.

Esto se hizo realidad en mi vida:

Ahora durante los días me arrastro,

pero en las noches vuelo…

 

 

 

II

 

Ka’ach tin paalile’ kin chukik kóokay,

kin ji’ik u jojopsáasilo’ob tin wíinkilal

utia’al in júult’abtik in piixan ich u jobnel áak’ab.

Juntéenake’ in chiiche’ tu puk’aj u t’aan ich ja’e’ ka tu ts’áaj ten in wuk’ ich ch’ench’enkilil.

Bejla’ kéen in wu’uy u wo’oltiken éek’joch’e’enile’,

juntúul kóokayen ku k’a’ajsik u chiich.

 

 

 

II

 

Cuando era niño atrapaba luciérnagas,

sacrificaba sus cuerpos en mi piel

para iluminar mi espíritu en las entrañas de la noche.

Un día mi abuela diluyó sus palabras en agua y me las dio a beber en silencio.

Ahora cuando la oscuridad me envuelve,

soy una luciérnaga que recuerda a su abuela.

 

 

 

Neek’

 

In t’aane’,

jump’éel wóolis chak neek’ kin pak’ik tu tuuch lu’um,

Beyo’,

le kéen méek’a’ak xma uj tumeen u ts’ook jump’éel in áak’abile’,

yaan junkúulche’tal tu’ux ch’oj ch’íich’o’ob kun k’ayik in k’ajláay.

 


 

Semilla

 

Mi voz, mi palabra,

es una semilla roja que siembro en el ombligo de la tierra,

así,

cuando mi última noche abrace a la luna,

será un árbol grande en cuyas ramas, pájaros azules canten mi memoria.

 

 

 

Junk’aal

 

U kuxtal wíinike’ chéen le jaaj wíimbal ku p’atik u yoochel te’ lu’um yéetel u juum u t’aano’…

Le o’olale’ k ojel tuláakal le náayo’obo’ ku popokxiik’o’ob t óok’ol ka’alikil k wenel, ba’ax unaj k beetike’:

k ajal,

k chukiko’ob,

k ka’ansiko’ob xíimbal,

wa k múul xik’nal yéetelo’ob.

 


 

Cierre del ciclo

 

La vida del hombre es la única sombra que deja huella y eco…

Por eso creemos que los sueños revolotean sobre nosotros mientras estamos dormidos,

lo que debemos hacer es:

despertar,

atraparlos,

enseñarles a caminar,

o volar con ellos.

 

 

 

Bobatil t’aan

 

Bíin k’uchuk u k’iinil u wo’ojol u winalil T’aan,

u winalil u ch’a’acháakta’al ti’ Cháak ka u wek t’aano’ob,

u k’aayil ti’ Aj Muken Kaabe’ utia’al ka síijik u kaabil juumo’ob.

Bíin much’lak nuxibo’ob u k’ay u k’aylayo’ob,

bíin much’lak ch’ija’an ko’olelo’ob u pak’ éek’ neek’o’ob

utia’al ka jaanta’ak u ch’ujkil k t’aan tumeen k paalal.

Bíin k’uchuk u k’iinil u wo’ojol u winalil T’aan,

u k’iinil unaj k bin,

u k’iinil k chúumbesik k beel tu jobnel u buuts’il ye’eb,

u k’iinil u yu’uba’al u juum k t’aan tu chuun kili’ich che’.

Walkil ma’ k’aaynak xooch’

mix jun óok lu’um bal a wicha’,

sut ch’íich’il u juum a t’aan

ka u beet u k’u’ tu che’il k’iino’ob

beet ma’ u jóon tu’upul u k’aay mix tu k’iinil yáaxk’in.

 

 

 

Augurio

 

Llegará el tiempo en el que Voz sea el nombre de un mes,

en el que la petición a Cháak sea para que lluevan voces,

que los cantos a Aj Muken Kaab sea para que brote la miel de los sonidos.

Llegará el tiempo en el que los ancianos se reúnan a cantar su memoria,

las ancianas a plantar semillas oscuras

y nuestros hijos coman lo dulce de nuestra palabra.

Llegará el día en el que Voz sea el nombre de un mes

y tengamos que marcharnos,

el día de emprender la travesía hacia lo espeso de la bruma,

el día en el que el eco de nuestro instinto se oiga en el tronco del gran árbol.

Ahora que no canta la lechuza,

ahora que tu rostro no se cubre de polvo,

haz de tu lengua un pájaro,

que anide en el árbol del tiempo

y que su canto no se apague aún en tiempos de sequía.

 

 

 

Chak yu’il

Pulyaaj utia’al a tia’alintik áak’ab

 

Lap’

bolontúul xmajannajil,

bolontúul kóokay,

bolontéen u jajawchi’ibal peek’,

bolomp’éel u jejeláasil ch’ench’enkil,

bolomp’éel u jejeláasil éek’joch’e’enil,

bolontéen u k’aay xooch’,

bolon ch’aaj u kaabil xchiwol,

bolonch’áaj u k’i’ik’el k’oxol,

bolontéen u chi’i’ilankil soots’,

Láaj ts’áaj ti’ jump’éel sak luuch,

ya’ach’t ka’alikil a wa’alik ba’ax a k’áat,

ts’áaj jump’íit u sujuy ja’il ts’ono’oti’,

uk’ej,

uk’ ichil a su’uk’inil

ich bolomp’éel áak’ab,

tu taamil áak’ab,

tu jolomil áak’ab,

ki’iki’ t’ant ich ch’eneknakil,

a’al ti’ ka taak ta xáax,

ka u pit u nook’,

ka chilak ta k’aan,

ka taak ta wiknal,

ka u jaant a bak’el,

ka u k’ay a xikin,

ka u jóop t’abt u k’áak’il a wich,

ka áalkabnak tu t’o’olil a paach,

ka sa’atak ichil u k’áaxil taankasil,

ka u manabchi’it yaan u p’áatal ta wíinkilal,

bejla’e’,

sáamal,

wa tak                                               tu ts’ook k’iin.

 

 

 

Luna Roja

Conjuro para poseer a la noche

 

Toma

nueve mariposas negras,

nueve luciérnagas,

nueve ladridos de perro,

nueve diferentes silencios,

nueve diferentes penumbras,

nueve cantos de lechuza,

nueve gotas de ponzoña de tarántula,

nueve gotas de sangre de mosco,

nueve chillidos de murciélago,

ponlos en una jícara blanca,

machácalos mientras pides tu deseo,

agrega un poco de agua de cenote,

bébelo

en ayunas

durante nueve noches,

en medio de la noche,

en la soledad de la noche,

pronuncia en silencio su nombre,

dile que venga a tu lado,

que se desnude,

que se acueste en tu hamaca,

que se venga junto a ti,

que coma tu carne,

que te cante al oído,

que encienda la lumbre de tus ojos,

que corra por tu espalda,

que se pierda en el monte de la lujuria,

que augure que se quedará contigo,

hoy,

mañana,

o                                 siempre.