Encuentro Internacional de Poesía Ciudad de México 2017: Eleonora Finkelstein



Círculo de Poesía y Valparaíso México invitan a las lecturas de la poeta argentina Eleonora Finkelstein que tendrán lugar del 29 de junio al 2 de julio en el Encuentro Internacional de Poesía Ciudad de México 2017, dentro del marco del Festival DiVerso. A continuación presentamos un par de poemas suyos de su más reciente libro, Todo se transforma, publicado en Valparaíso México.

 

 

 

Tiempo real

 

Todo lo que sucede

sucede entre nosotros.

Daniel Calabrese

 

Sí, es buena idea.

Podemos caminar un poco más.

Al azar o mejor hasta llegar a esos álamos

por la costanera.

¿Notaste que siempre,

siempre hay un río a mano

y un lugar donde sentarse

en las ciudades a las que volvemos?

Sí, es verdad, también está el mar.

Pero el mar es otra cosa. Es el espacio.

Algo que nos permite respirar.

Y ya que hablamos de ríos

pienso que…

no se trata de valorar el tiempo

como si fuera oro o belleza.

Como si fuera líquido

y se escurriera entre los dedos,

como se suele decir.

Este tiempo nuestro es cierto

y cae despacio, ves, como de una gotera.

Paso a paso, como ahora.

Es cosa de ver qué lejos están todavía

aquellos árboles. Por eso

hablemos de nosotros,

pongámonos cómodos, de acuerdo.

Sé que hay tanto trabajo pendiente:

limpiar la casa, comprar vino y comida.

Ordenar los cuadernos, conectarnos.

Seguir buscando y encontrando

—si es que hay y si tenemos suerte—.

Ordenar los archivos, también, sí.

Aprovechar para pagar la luz.

Y sacar los libros de las cajas

(que si hacemos memoria,

llevan ahí como mil años).

Nadie lo hará por nosotros, ya lo sé.

Pero nos apuremos o no, todo

seguirá igual cuando lleguemos.

Todo calzará perfectamente

con el correr de la anticipación.

 

 

 

Circe o las ruinas

 

Este cuerpo en el que habito

o soy,

me tiene generalmente sin cuidado.

Por eso, ahí está, si lo quieres.

Yo diré: ¿quién es aquella

tendida allí, con los ojos

clavados en el techo?

¿Quién la de los dedos como puñales

en la nuca del animal?

Soy vieja pero recuerdo

cómo derramar la sangre

y estoy en mis uñas viva como otros

se instalan en su cabeza.

Con ellas, mis preciosas,

todavía puedo degollar un cerdo

o partirte el corazón mil veces.

Porque (si bien es cierto) son

ruinas estas que nos rodean,

aún no ha pasado el tiempo suficiente.