Xochitlájtoli: Elvis Guerra



Continuamos con la serie Xochitlájtoli, muestra de poesía en lenguas originarias, coordinada por Martín Tonalmeyotl. En esta ocasión presentamos a Elvis Guerra, poeta y traductor zapoteca; nació en Juchitán de Zaragoza, Oaxaca en 1993.  Sus poemas han sido publicados en  diversas revistas y antologías, como Antología de Poesía de los Premios CaSa,  (Ed. Calamus, 2016; San Diego Poerty Annual (En USA); Antología Jóvenes Creadores, del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes; Revista Tierra Adentro, entre otros. En el 2015 obtuvo el premio CaSa Creación Literaria En Lengua Zapoteca en la categoría de Poesía, con el título Zuyubu’/Buscarás. Como traductor publicó el libro Guidiladi Yaase’/Piel Oscura, cuentos eróticos al zapoteco (Editorial el Zanate, 2017). Fue Becario del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes (FONCA).

 

 

 

Ni naquiiñe’ ganna ca ni ranaxhii

 

Gudxicabe laanu guidxilayú nga xpá’

ca ni qui ganna pa ma guti,

rari’ riuu biní beelaládi

ne ladxido’ miati’ naca xquendaró bi’cu’

nua’ lidxi galaa ique.

Bisiidi’ cabe laanu gadxe ndaga ná’ íza,

xisi ni tobi cadi xtinu.

Binibia’nu yuuba’

dxi biábanu luguia’ ti bidxítoope’

qui rutaabi guiichi

ne laga runiná ne ca nguiiu ni rié ne ma qui ribigueta’.

Ti gucueezanu rua’nu’, gúpanu xi bio’xho’ nu

dxi derupe’ cayalenu,

bidi’nu’ tidi’ binnidxaba’

ró layú nuu zitu,

guxhanu gamixa’ ládinu

ti qui gunibia’ guendaguti laanu,

biabanu lu ñe’nu’,

nisaguié gudapa dechenu

ne bibáninu ti ganda

cuánanu guendaricaala’dxi’ biree ruaa ca ni ma ze’.

Xtale bieque gunínu ma chuunu.

Guyuu tu guni’ guendarié

nga lu rului’ guendaguti

ora nuu guquixe laanu xiixa.

Guyuu tu bicaa ridxi

ne gunaba’ cadi chuudinu,

xisi laanu ti guizi’di’ nu chuunu, gúpanu xi guzánu.

Ne raqueru’ gunnanu

ma bia’ cati’ gatinu

runi ti nguiiu.


 

 

Lección para los amantes

 

Nos dijeron que el mundo es la tumba

de los que no saben que están muertos,

aquí se cultiva el cuerpo

y del corazón se alimentan los perros

que tienen sus casas en la memoria.

Nos enseñaron que las estaciones son cuatro,

pero ninguna nos pertenece.

Supimos del dolor

cuando caímos sobre un cactus

que en vez de espinas

hiere con amantes que se van sin volver la vista.

Para callar, tuvimos que envejecer

cuando apenas nacíamos,

cedimos el paso a los fantasmas

que devoran distancias,

nos quitamos la camisa

para que la muerte no nos reconociera,

caímos de pie,

la lluvia nos golpeó la espalda

y fue necesario despertar,

robarle suspiros a los que se han ido.

Nos despedimos en más de una ocasión.

Alguien dijo que las despedidas

son la otra cara que ofrece la muerte

en sus ratos de venganza.

Alguien nos llamó,

suplicó que no nos fuéramos,

pero nosotros para aprender a irnos, caminamos.

Y por primera vez, supimos

que no vale la pena morir

por ningún otro amante.

 

 

 

Guendaruxhuuba’ donda

 

Güee’ lu xidxi jñaabiida’

nisaluna dxaa rietetí telayú;

biyube’ guiiba’ risaca bicaachi’ ca gula’sa’

ndaani’ guie lu ti bi’cu’ rati

ribanilu ne rati xti bieque.

Guluaa chaahue’ ti gubaya’ ndaani’ lidxe’

ne qui ñuu dxi nusiaya’ xtuuba’ ca nguiiu

ni bicuini ñee si nahuiini’.

Bidunaxhiee’ stiipi maniguiiba’

ruzeete’ ma zeeda jñaa

nuzaa xuanga ti dxumi dxa’ tipa bidxí ndaani’;

bixooñelua’ ra bibidxiaa mani’ bisi riuunda’ xti’;

guxudxe’ dxe’ya’ dxi bichaganá’ bizana’

ne biraya’ gueela’ nuu ti bi’cu’ lade ñee.

Dxandi’:

laaca biina’ runi ti nguiiu qui niná nichaganá’ naa.

 


 

Confesión

 

Bebí de los senos de mi abuela

el tibio sudor de la madrugada;

busqué el tesoro que guardaron mis ancestros

en el ojo de un perro que muere

y resucita para morir de nuevo.

Guardé una escoba en el vientre de la casa

y nunca limpié el vestigio de los amantes

que sólo tienen de pequeño el dedo de los pies.

Amé al tren y su silbido que anunciaba

la llegada de mi madre

engarzando un canasto colmado de pitayas;

huí del cuervo y su canto cargado de presagios;

me embriagué en la boda de mi hermana

y amanecí con un perro metido entre mis piernas.

Lo admito:

también sufrí por un hombre que no quiso casarse conmigo.

 

 

 

Guendaruzee ruaa ti bi’cu’

 

Naa nga bi’cu’ ribeza lii galaa gueela’,

ni ruyaa pa gundoou ti ndaa gueta lu,

ni runiibi xubaana’ ra tidilaaga lu’ ruaa yoo

nazu’ nisaluna ne gadxé tu guchéza xcamixa’ lu’.

Naa nga bi’cu’ ruzeete lalu’ neca qui guicabu laa,

ni riduxhu yeche’ ra guiuu neu’ ni nadxii,

guiba’ ga’chi’ lu beelaladilu’.

Naa nga bi’cu’ ribidxineu’ ti gueta chonga,

ni richesa pa gundoou ti bixidu’,

ni ruguuñeeu ne qui rusaana lii,

ni riguiñu’ ne qui roo yaa ná’ lu’.

Naca xpi’cu’ do’ lu’,

ni runiibi xa’na’ pa guedandou’ naxudxu’,

ni rindadi’ guidibo’co’ ñeelu’ ne ruaa.

Naa nga bi’cu’ rusiga’de’ diidxa’ lii.


 

 

Letanía para una perra

 

Soy la perra que te espera a las once de la noche,

la que baila si arrojas un trozo de pan,

la que mueve la cola cuando cruzas la puerta

lleno de sudor y con la camisa rota en casa ajena.

Soy la perra que repite tu nombre sin obtener respuesta,

la que ladra feliz cuando llegas con aquello que amo,

el paraíso escondido en tu cuerpo.

Soy la perra que llamas con una tortilla en la mano,

la que salta con el mínimo beso de tu boca,

la que pateas y no te deja,

la que golpeas y no te muerde en defensa.

Soy la más mansa de tus perras,

la que mueve la cola cuando llegas borracho

y con la boca te quita los zapatos.

Soy la perra que te dedicas poemas.

 

 

 

Guendaruyubi

 

Laaca biyube’ ti ba’du’ nguiiu napa guicharuaa,

ziuula’ bicuininá’ ne naguidxiguié ladi;

biyube’ ti ba’du’ nguiiu nadipa’

ti ba’du’ nguiiu nado’.

Biyube’ ti ba’du’ nguiiu ganaxhii naa

gudii naa ti bixidu’ guira’ dxí;

biyube’. Biyube’ lii, bixhoze’.


 

 

Búsqueda

 

También busqué un hombre con barba,

de manos largas y piel de quince años;

busqué un hombre fuerte

un hombre manso.

Busqué un hombre que me amara,

que me besara una vez al día;

busqué. Te busqué, papá.

 

 

 

Binni rucaa lu

 

Zanda chineu’ xtuuba ñee

gubidxa biaana’ lu neza

ra bixii yani bixoozebe,

Xinaxhi rucheechena’ ca beleguí

ra qui niná bacaanda’

nuunda’ doo lari biliibi dxiichi’

ñeebe ne na’ ca ridxi biree ruaabe.

 

Qui chi gusiaandú guirá

ni bizaacanu rari’,

Ca gueela’ gudidinu ruaa nisadó,

ra gudxi xilase laanu guira’

ca diidxa’ ga’chi’ lu guidilaadi huaxhini.

 

Yené ca ridxi ni bizaacanu,

ca yuuba’ ne nisa bi’nalu’ xpininu,

yené xquelagui’du’, dxitalaadilu’,

xpiaani beeu ni qui rusaana lii

xtuubu’ lu ca guendaridinde ca.

Gunna laanu binni nadxibalú laanu.

 

Bisaana bixidu’ xtilu’ ruaa guisu yu,

diidxa’ riuunda’ rusieche’ ca saa xtilu’,

xpandalu’, xquendalu’.

Yené guirá ni zaquiiñu’.

Xisi qui zanda chineu’

guendanacheepa’ ne guendarusiaanda

ti ma gasti’ ra chu’ca ni.

 

 

 

Guerrero

 

Puedes llevarte los vestigios

que el sol depositó en los caminos

que asfixiaron a su padre,

la dulzura que dispersan los luceros

en la negada despedida del sueño

que engarzó tus pies con sus gritos.

 

Recuerda todo lo que vivimos

en las eternas lunadas

sobre la arena del mar,

de las confesiones que nos hizo

la nostalgia sobre la historia

de la noche en silencio.

 

Puedes llevarte los llantos

y el dolor de nuestra gente,

tus huaraches, tu cuerpo,

la luz de la luna

que no te desampara en esas batallas.

Recuerda que valerosa gente somos.

 

Deposita en la olla de barro

la dulzura de tus besos,

la música que deleita tus días de fiesta,

tu sombra, tus cualidades.

Puedes llevarte lo que te hará falta.

prohibido empacar la ceguera y el olvido

porque no hay espacio

en esa maleta de sueños