Poesía chilena actual: Sebastián Alvarado



Presentamos una muestra del poeta Sebastián Alvarado (Santiago de Chile, 1989). Estudia la Licenciatura en Lengua y Literatura Hispánica en la Universidad de Chile. Escribió la novela Los Intrascendentes (Viuda Negra Ediciones, en proceso de edición), el libro de cuentos Vitrales (Viuda Negra Ediciones, en proceso de edición) y el manifiesto literario 14 Gritos (Inédito).

 

 

 

 

me acurruco

para soñar con un niño que descubre

un paraíso perdido

en ruinas

 

me acurruco

para soñar que existe algo

que no se destruye con el tiempo

me acurruco y pienso

que tiene que haber en alguna parte

un lugar donde reconozca algo

que pueda trascender

que pueda amar

algo tiene que haber en alguna parte

algo que pueda atrapar con mis manos

alguna vez

para borrarlo

 

 

 

 

 

me contamina

la existencia del humano

yo no tenía que llegar acá

no lo merecía

 

la sanidad se aspira

en desmedro de la lucidez

 

¿por qué nacimos enterrados en el cuerpo?

 

me sacaré los ojos para soportar

a la entidad

que responde a mi nombre

 

 

 

 

 

mi boca vomita un pájaro

que despliega sus alas

hasta convertirse en la noche

que me cubre

 

yo soy la materia oscura

y estoy en todas partes

 

por favor

sostiene mi mano

acompáñame

 

por favor

ven conmigo

borraré al sol

 

 

 

 

 

aromas invernales

cielo amaranto

edificios inexpresivos

la piel no nos merece

 

rezo para que mis ojos

no me conviertan en piedra

rezo para no sufrir

al tocarme

 

 

 

 

 

en mi cabeza

de las hojas caen árboles

de los árboles caen raíces

de las raíces cae tierra

de la tierra cae un planeta

que tiene deseos de explotar

que tiene deseos de ser

el centro de condensación

de un agujero negro

que devorará

que absorberá toda la materia

que se atreva a circundarlo

y después

estallará

iniciando un proceso

de creación de fundación de soles

de galaxias de lugares

donde el dios sea el silencio

conjugado con las luces

contrastadas con una oscuridad

sin límites

 

 

 

 

 

el sol

desamparado

cierra los ojos

y se imagina la oscuridad

se imagina un mundo en donde

su luz no existe

y siente placer

y llora

al abrir los ojos

y mirar cómo siguen ahí

esos planetas

acosándolo

rodeándolo

consumiéndolo

sin que pueda hacer nada

por evitarlo

 

 

 

 

 

palabras fúnebres escucho palabras fúnebres

y dibujo mándalas enfermos y dibujo monstruos que vomitan ríos

de anestesia de lenguas de bocas

que dicen amarme y me odian

me odian me odian

y me rindo

siento nada

me rindo

y estoy anestesiado

pero el miedo el miedo danza en mi noche

lo sé lo sé porque me escucho sudar

mi alma suda huesos

mis huesos sudan sangre

mi sangre suda piel

y me convierto me convierto en mar profundo

en aguas inmóviles al alero del resplandor

de la luna pálida de la luna

que es interrumpida por las nubes

en aguas inmóviles

agobiadas

por estar vacías