Poesía africana: Barnabé Laye



Círculo de Poesía, a través de Valparaíso México, ha publicado, en la versión de Benjamín Valdivia, En tiempos y de inmóvil silencio del poeta africano de expresión francesa Barnabé Laye (Benin, 1941). Este poeta ha combinado la labor literaria con su actividad de médico en el hospital Pitié-Salpêtrièrede París, es dueño de una de las voces más destacadas en la poesía de lengua francesa. Su libro más conocido se titula Réquiem para un país asesinado(1999). Es también autor de ensayos y novelas. Ha escrito sobre la cocina y el conocimiento tradicional africanos. Por el conjunto de su obra poética se le otorgó en 2010 el premio Émile Nelligan. Otros reconocimientos a su poesía son el premio Charles Carrère(2017) del Cénacle Européen des Arts et des Lettres; el Aimé Césaire(2015) de la Société des Poètes Français; y la Médaille de vermeil(2016) de la Académie Internationale de Lutèce.

Escribe Benjamín Valdivia que “En tiempos de duda y de inmóvil silencio, libro nominado para el Premio Fetkann2013, confirma la esencia hondamente épica de la obra de Barnabé Laye. En estas páginas, el poderoso espíritu ancestral de los pueblos sobrevivientes se reúne a la gran actualidad en el enfoque y la composición de la obra. Aquí, el inmortal río Nilo comparte el protagonismo de quienes existen en sus largas márgenes; se establecen diálogos en los que el poderoso río asume la voz y se personifica en toda su extensión física y de tiempo torrencial: la ruta líquida rumbo al mar es además un camino hacia el futuro. Al aludir a la trayectoria de la vida como algo igualmente indetenible, la potencia de las raíces históricas lleva al poeta a representar un exilio consumado y la asunción de un mundo nuevo”.

 

 

 

 

7

 

Al desgarrarse las tinieblas una voz de ultratumba

Una voz venida de todas partes y de ninguna parte

Una voz vestida de oscuro y de Más Allá

Resuena en medio de los juncos y las espadañas

 

“Escucha mi palabra

Enciende todos los colores de tu corazón

Y contempla el vuelo del gorrión al salir el sol

El camino conduce a la encrucijada de los rumbos

El verdadero camino se mueve hacia sí

Flujo y reflujo siempre la temporada de las metamorfosis

Siempre la temporada de las metamorfosis”.

 

¿Qué me vas a decir río-madre?

Déjame el día para habitar el mensaje

Descubrir la fuerza y el significado

¿Es ésta la última verdad por entender en carne viva?

 

 

 

 

 

8

 

 

Oh, río-madre

Yo lo sé

El viaje es un retorno a lo esencial

Yo lo sé

Cada día es por sí solo una vida

Yo camino infatigable de la mañana a la noche

Sobre las rutas que se mueven hacia ti

 

Corren por tus riberas gozosas

Los traviesos serafines de rostros puros

Chapotean en tus aguas bajo el sol ardiente

Desde Asuán hasta Abu-Simbel

Desde Edfú hasta Nag-Hammadi

 

Ahora te dejas llevar por una danza del vientre

Se desgranan las melopeas de los tiempos antiguos

Cuando de tanto en tanto el viento arrastra

El eco de las carcajadas del Faraón y los príncipes

Los conciliábulos en la entrada del gineceo de setenta amantes

Las celosías de filigrana dejan escapar los murmullos

Que vienen del palacio con columnas de mármol azul

 

                       La flor de loto se abre y luego se vuelve a cerrar

                       A solas permanecen el tiempo inmóvil

                       La simiente que germina y que el sol atrae

 

 

 

 

 

 

Una noche de plenilunio y de dulce claridad

Una mujer nubia mujer desnuda piernas altas

Se zambulle en tus aguas límpidas y cálidas

Murmurando una plegaria una súplica ardiente

 

“!Seme propicio, oh Nilo!

Madre fecunda madre generosa

Concédeme el hijo de mi deseo

Dale al árbol de mi vida el fruto

Por tanto tiempo esperado

Oh Nilo fluye fluye en mis venas

Y brota de mi vientre oh tú matriz originaria

En gritos y balbuceos de recién nacido

Seme propicio río-madre”

 

 

 

 

10

 

Qué hacen en tus riberas adormecidas

Esas parejas de sombras al atardecer

Qué hacen esos muchachos en la penumbra

Qué hacen esas muchachas con velo sombrío

 

El viento se estremece sobre tu piel de onda serena

He aquí las flores de jazmín que resbalan en tus cabellos

Como las mariposas que escapan desde unas manos cándidas