Acta de fe: poemas de Rogelio Guedea



Rogelio Guedea ha publicado, bajo el sello de Círculo de Poesía Ediciones, el poemario Acta de fe. Hamesh Wyatt ha escrito que “Los poemas de Guedea son aterradores e hilarantes al mismo tiempo. Muy frecuentemente son incómodos. Él mantiene una conversación con sus lectores. Algunas veces son maravillosos y tiernos. Son una cosa intensa”. Michael Harlow, por su parte, escribe que “La voz poética de Rogelio Guedea es indudablemente auténtica y de una enorme y apasionada convicción”. Peter Ireland, por su parte, ha dicho: “Qué cosa más buena son estos poemas (…) Más lectores deben leerlos y así Rogelio ser reconocido como uno de los mejores poetas. Yo estaré haciendo todo lo posible para promoverlo”. Rogelio Guedea (Colima, México, 1974) es abogado y escritor. Doctor en Letras Hispánicas por la Universidad de Córdoba (España), es autor de quince libros de poesía, entre los que destacan: Mientras olvido (Follas Novas, Premio Internacional de Poesía Rosalía de Castro 2001),  Razón de mundo (Instituto de Cultura de Nayarit, Premio Nacional de Poesía Amado Nervo 2004), Fragmento (Instituto Sonorense de Cultura, Premio Nacional de Poesía Sonora 2005) y Kora (Rialp Ediciones, Premio Adonáis de Poesía 2008). En 2015 recibió un Premio Fulbright por su contribución a la cultura y educación neozelandesa. Su obra ha sido traducida al inglés, francés, italiano, griego, portugués, chino y alemán. Actualmente es miembro del Sistema Nacional de Investigadores. También escribe novela y minificción. Practica, asimismo, el ensayo crítico. 

 

 

 

 

 

 

 

Testamento

 

 

debo confesar que la he visto desnuda

     dormir con la luz encendida

derrotada al fondo de la cama sucia

entre las colchas manchadas por pleitos anteriores

 

debo confesar que otras bocas han pronunciado

     sus más austeras cicatrices

y se han burlado conmigo de todas las lluvias

     que carga tan lloradas

y la han maltratado como a una perra sarnosa

 

debo confesar que también desnuda se levanta

     para ir al baño

y lee las cartas que le escribo cuando no estoy

cuando de algún modo me ausento

 

y la he encontrado en otros labios que descubro

     por la calle

y la he besado en otros rostros ligeramente fríos

 

debo confesar que he salido a oscuras de su cuerpo

     a cazar otros cuerpos

y en esos cuerpos sin lamentos ella está

más profunda todavía     más cercana sin saberlo

como si esas voces que me llaman fueran distintas

     amarguras

como si esa carne extraña conociera ya 

     el rumbo de mis manos

 

 

 

 

 

 

Final del juego

 

              Un poema hecho de nubes sin rostro, hecho de pájaros sin canto, un poema necesitado de memoria, nacido en el plexo de la noche

        

              incierta, vuelto de espaldas para no mirar el futuro, un poema en la pisada de dios, con los extremos en lo imposible, invisible el fuego que le diera vida,

 

              un poema hecho de abismos, para que el hombre que lo habite no pueda retornar.

 

 

 

 

 

 

X (6/11/2013)

 

estoy escuchando a marco antonio solís

quien canta:

“el frío de mi cuerpo pregunta por ti y no sé dónde estás

si no te hubieras ido sería tan feliz”/

ya lo sabes

la hemos escuchado muchas veces

pero nunca supe muy bien lo que decía marco antonio solís

hasta ahora que lo escucho y tú no estás

porque no es lo mismo escucharla cuando estás que cuando

te has ido,

así que la he escuchado una vez más

dos o tres

más

porque hay canciones de marco antonio solís que son así

uno las escucha muchas veces pero no las entiende hasta

que tú no estás:

hasta qué tú no estás.

 

 

 

 

 

 

 

Consigue Acta de fe siguiendo este link