Un poema de Elvis Guerra



Presentamos un poema de Elvis Guerra, perteneciente a su libro Ramonera, próximo a aparecer bajo el sello de Círculo de Poesía Ediciones. Elvis Guerra es poeta y traductor zapoteca; nació en Juchitán de Zaragoza, Oaxaca en 1993. Sus poemas han sido publicados en diversas revistas y antologías, como Antología de Poesía de los Premios CaSa (Ed. Calamus, 2016; San Diego Poerty Annual (En USA); Antología Jóvenes Creadores, del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes,  Revista Tierra Adentro y Xochitlajtoli. Poesía en lenguas originarias de México (2019). En el 2015 obtuvo el premio CaSa Creación Literaria En Lengua Zapoteca en la categoría de Poesía, con el título Zuyubu’/Buscarás. Como traductor publicó el libro Guidiladi Yaase’/Piel Oscura, cuentos eróticos al zapoteco (Editorial el Zanate, 2017). Fue Becario del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes (FONCA).

 

 

 

 

Cadi quiidxi diou’ naa neza lu binni

 

Cadi guini’ diou’ nadxiiu naa nezalú ca ni ridxaaga’,
zuxidxi cabe naa pa gucabe lii,
laacabe nanna cabe naca’ ti bi’cu’
qui riná guidunaxhii.
Laaca nanna cabe, gatigá,
rudiee’ bieque lu ti luuna’
ne málasi riraya’ gueela’ lu xtobi.
Cadi quiidxi diou’ naa lu neza,
zutuí lua’ guinie’ xtiu’ naa,
ti dxi ca’ru’ gaca’ xtiulu’,
guca’ xti Pedru,
xti’ Samuel,
xti’ Gustavo
ne qui na’ya’ dia’ gusaca cabe naa ti mistu’ qui ridxá.
Cadi gadxi diou’ ruaa neza lú ca biche’,
pacaa zanabadiidxa’ cabe lii
pa ma bidi’ nu ti bixidu’ quichi’
ne pa ma gudidinu xtobi jmá nayaase’,
pacaa pabia’ batañeeu,
ca biche’ guiza’ záca’ gabiá,
cadi gacala’dxi’ diou’ guidxaagu’ laacabe.
Cadi guinabadiidxa’ diou naa pa riuuladxe’ guendaxheela’,
ti ma ne guie’ nanna
bichaganaya’ ti guendahuará
ne qui niná nilaa xquendaxheela’ ne laa.
Cadi guini’ diou’ nadxiilu’ naa
pa qui runibia’ lu’
biaxibeela’ ca cue’ yanne’,
pa qui gannu’ dxi napa’ xhoopa’ iza
guláxoo ti xtiua’ naa
ne raqué ti nguiiu lidxi cue’ lidxe’,
ne dxi bisaa chii ne chupa iza guira’ ba’du’ neza lidxe’
gucheca’ lade’,
raqué biziide’ gucueeza’ ruaa.
Pa qui zanou’
chu’lu’ neca nuaania’ tapa nguiiu,
cadi guidxiña xhaata’ piou’ naa.

 

 

 

No me abraces en la calle 

 

No me digas “te quiero” frente a mis amigos,
si te respondo se burlarán de mí,
ellos saben que soy una perra
que no se deja amar.
Saben también, que a veces,
doy vueltas en una cama
y repentinamente amanezco en otra.
No me abraces en la calle,
me dará pena reconocer que soy tuyo
porque antes de ti
fui de Pedro,
de Samuel,
de Gustavo
y no quiero que me tachen de gata insaciable.
No me beses delante de mis hermanos
porque te preguntarán
si ya pasamos de un beso blanco
a uno más oscuro
o de qué tamaño tienes los pies,
mis hermanos son imprudentes,
no trates de caerles bien.
No me preguntes si creo en el matrimonio
porque hasta la flores saben
que hace un tiempo me casé con el VPH
y la enfermedad nunca me dio el divorcio.
No digas que me amas
si aún no conoces
la cicatriz que guarda mi cuello,
si aún no sabes que a los seis años
fui violado por mi tío
y después por mi vecino
y a los doce todos los de mi cuadra
se masturbaban en mi,
y aprendí a guardar silencio.
Si no estás dispuesto a lidiar
con mis cuatro hombres,
no te acerques tanto a mí.