Poesía mexicana: Luis Rius



Recordamos dos poemas de Luis Rius (España, 1930 – México, 1984). Estuvo exiliado en Francia, Cuba y Nueva York. Llegó a México en 1942. Doctor en Letras Españolas por la UNAM, fue becario del Centro Mexicano de Escritores 1956-1957. Lecturas Mexicanas de Conaculta publicó su Canciones a Pilar Rioja.

 

 

 

 

 

Sonatas de los PP. Soler, Galles y Casanovas

 

Aquellos padres músicos
del monasterio, ¿imaginarían
al escribir sus límpidas sonatas
un cuerpo de mujer: piernas bellísimas
trenzar el ritmo, oscuras castañuelas
en blanca mano hilar la melodía?
Sí, al sonido de los clavecines
ellos soñaban otra vida
de más total belleza
angélica y humana, y le decían
en póstumo secreto
a la maravillosa bailarina
todo el dulce deseo
por su corporal gracia y lozanía.
Y no murieron en pecado grave,
allá en sus celdas, los clavecinistas:
dos siglos de abstinente aplazamiento
los exculpó de su gentil lascivia.

 

 

 

 

Como esa única flor, que es más hermosa
porque tiene por dentro una tristeza
que las flores no tienen;
como ese único sauce que no llora,
sino que en la ribera se sonríe
por sentirse vivir, sencillamente,
mi amor no existió antes de encontrarte;
mi amor eres tú misma; soy tú; es, eres
como flor triste o sauce sonriente.