Marilyn Monroe y la poesía



María Del Castillo Sucerquia es colombiana. Escribe poesía y traduce.Piensa aquí la relación entre Marilyn Monroe y la poesía. Escribe: “Una sociedad superflua y genital, nunca imaginaría que la bomba sexy hubiera leído a Ulises, la obra vanguardista del escritor Irlandés James Joyce, mucho menos que escribiera poemas, reflexiones filosóficas y textos fragmentarios en sus diarios”.

 

 

 

 

Marilyn Monroe y la poesía

 

Norma Jean Baker, conocida como Marilyn Monroe (1 de junio de 1926 a 5 de agosto de 1962), fue una modelo, cantante y actriz estadounidense. Uno de los íconos pop y símbolos sexuales más destacados del siglo XX.

Este mito erótico de los 50’s, que pasó de vivir en un orfanato a ser una estrella de Hollywood, tuvo una biblioteca personal que contenía más de 400 libros, incluyendo clásicos como Dostoievski y Milton, y obras modernas como Hemingway y Kerouac. Durante el tiempo que se entregó a las filmaciones y secciones fotográficas, también estuvo tomando clases de literatura e historia en UCLA. No obstante, la imagen de una rubia efervescente, histriónica y sonriente, con la falda al vuelo, aparentemente feliz y despreocupada, se perpetuó como una caricatura de la figura pública Monroe, en marcado contraste con una personalidad más bien melancólica y depresiva; producto de las múltiples pérdidas y abusos que sufrió a lo largo de su vida.

Una sociedad superflua y genital, nunca imaginaría que la bomba sexy hubiera leído a Ulises, la obra vanguardista del escritor Irlandés James Joyce, mucho menos que escribiera poemas, reflexiones filosóficas y textos fragmentarios en sus diarios, que revelan a un ser complejo y melancólico, lleno de inseguridades y miedos. Una diva que se sentía engañada e incomprendida por el mundo; impedida para mostrarse ante el público como verdaderamente anhelaba ser vista. Una trágica desconexión entre una persona privada vulnerable y sensible, y una celebridad inmiscuida en un mundo de fantasía y apariencias.

 

 

1

Vida—
Soy de ambas direcciones
perduro más en la helada
vigorosa cual telaraña al viento
cuelgo hacia lo más bajo y
de alguna manera
los brillos de las gargantillas
tienen los colores
que veo en las pinturas

—Oh, vida
ellos te han engañado
Por más sutil que el hilo de una telaraña
por más pura que las otras

Pero terminé mezclándome
y me sostuve firme en los fuertes vientos
me chamusqué saltando llamaradas ardientes

Vida— En momentos singulares
soy de ambas direcciones y
de alguna manera
sigo colgando hacia abajo
por más que las dos
tiren de mí.

 

 

2

Mi amor duerme junto a mí
en la tenue luz
observo su mandíbula viril ceder y
la boca de su niñez vuelve
con una suavidad más apacible

Su sensibilidad tiembla
en la quietud
sus ojos deben haber mirado
con asombro desde la cueva del niño
—cuando no entendía las cosas—
que él olvidó

¿Se verá así cuando esté muerto?
Oh, insoportable hecho inevitable
mas, ¿preferiría que su amor por mí muriera antes que él?

 

 

3

 

I

Dejé mi verde casa de rústica madera
un sofá de terciopelo azul
Hasta ahora imagino
un arbusto brillante y oscuro
justo a la izquierda de la puerta
De bajada en la senda
yo paseo
clickityclack
como mi muñeca en su carruaje
pasando las grietas
“Nos iremos muy lejos”

 

 

II
No llores, muñeca mía
no llores
te sostengo y acuno para que duermas
Calla, silencio
estoy fingiendo ahora
que no soy tu madre que murió

 

 

III
Ayuda, ayuda
Ayúdame a sentir que la vida se acerca
cuando todo lo que quiero es morir.

 

 

4

Bajo el sauce llorón
me levanté debajo de tus extremidades
floreciste y te aferraste a mí
Cuando el viento golpeó
—como arena al planeta—
te aferraste a mí.

 

 

5

Sólo algunas partes de nosotros
tocarán partes de los demás
La propia verdad es realmente
sólo eso:
la propia verdad
Sólo podemos compartir las partes que entiende
la experiencia del otro
los fragmentos aceptados por el otro
—de este modo, uno Es,
en su mayoría, cuando está solo
Como se evidencia en la naturaleza en el mejor de los casos
Quizá nuestra comprensión llegue a encontrar
la soledad del otro.

 

 

6

No es muy divertido
conocerse a sí mismo
demasiado bien
—O creer que lo haces
Todos necesitan un poco de vanidad
para ser llevados a través y
más allá
del acantilado.

 

 

Frases

“Los perros nunca me han mordido, sólo los humanos”

“Leo poesía para ahorrar tiempo”

“Lo más placentero para mí es dormir. Al menos, puedo soñar”

“No me importa hacer bromas, sólo no quiero verme como una”

“Una carrera es maravillosa, pero no puede cobijarte en una fría noche”

“He fantaseado mucho con ser una ama de casa. Supongo, soy una fantasía”

“Restauro mi vida cuando estoy sola”