Respuesta de los tlamatinime a los religiosos españoles



Presentamos en la magnífica traducción de Miguel León-Portilla la Respuesta de los tlamatinime a los religiosos españoles… a propósito del 12 de octubre 1492, fecha en que Cristóbal Colón piso suelo americano. Este texto pertenece a los Coloquios que recoge Bernardino de Sahagún.

 

 

 

El 12 de octubre de 1492 Cristóbal Colón llegó a las islas del Caribe creyendo que había tocado Japón sin saber nunca que un continente desconocido para los europeos se abría al conocimiento. Formas de vida, ritos religiosos, prácticas y saberes se perderían para siempre después de esa fecha, de eso habla esta relación en verso, es una petición para que los pueblos puedan conservar el legado espiritual de sus padres. Al final las civilizaciones americanas se han mixturado en un presente caótico de hibridación donde lenguas y costumbres forman ya otras identidades.

Mario Bojórquez

 

 

Respuesta de los tlamatinime a los religiosos españoles acerca de la vida, costumbres y religiosidad de los antiguos mexicanos ante la realidad de la invasión, testimonio recogido en la Ciudad de México en 1524:

Señores nuestros, muy estimados señores:
habéis padecido trabajos para llegar a esta tierra.
Aquí, ante vosotros,
os contemplamos, nosotros gente ignorante.
Y ahora, ¿qué es lo que diremos?
¿Qué es lo que debemos dirigir a vuestros oídos?
¿Somos acaso algo?
Somos tan sólo gente vulgar…
Por medio del intérprete respondemos,
devolvemos el aliento y la palabra
del Señor del cerca y del junto.
Por razón de él nos arriesgamos,
por eso nos metemos en peligro…,
Tal vez a nuestra perdición,
tal vez a nuestra destrucción,
es sólo a donde seremos llevados.
(Mas) ¿a dónde deberemos ir aún?

Somos gente vulgar,
somos perecederos, somos mortales,
déjennos pues morir,
déjennos ya perecer,
puesto que ya nuestros dioses han muerto.

(Pero) tranquilícese vuestro corazón
y vuestra carne, señores nuestros,
porque romperemos un poco,
ahora un poquito abriremos
el secreto, el arca del Señor, nuestro (dios).

Vosotros dijisteis
que nosotros no conocemos
al Señor del cerca y del junto,
a aquel de quien son los cielos y la tierra.
Dijisteis que no eran verdaderos nuestros dioses.

Nueva palabra es ésta, la que habláis,
por ella estamos perturbados,
por ella estamos molestos.
Porque nuestros progenitores
los que han sido, los que han vivido sobre la tierra,
no solían hablar así.

Ellos nos dieron sus normas de vida,
ellos tenían por verdaderos,
daban culto,
honraban a sus dioses.
Ellos nos estuvieron enseñando
todas sus formas de culto,
todos sus modos de honrar (a los dioses).

Así, ante ellos acercamos la tierra a la boca,
(por ellos) nos sangramos,
cumplimos las promesas, quemamos copal
y ofrecemos sacrificios.

Era doctrina de nuestros mayores
que son los dioses por quien se vive,
ellos nos merecieron
(con su sacrificio nos dieron vida).
¿En qué forma, cuándo, dónde?
Cuando aún era de noche.
Era su doctrina
que ellos nos dan nuestro sustento,
todo cuanto se bebe y se come,
lo que conserva la vida, el maíz, el frijol,
los bledos, la chía.

Ellos son a quienes pedimos agua, lluvia,
por las que se producen las cosas en la tierra.
Ellos mismos son ricos,
son felices, poseen cosas,
de manera que siempre y por siempre,
las cosas están germinando y verdean en su casa…
allá donde de algún modo se existe,
en el lugar de Tlalocan.

Nunca hay allí hambre,
no hay enfermedad, no hay pobreza.
Ellos dan a la gente el valor y el mando…
Y ¿en qué forma, cuándo,
dónde, fueron los dioses invocados,
fueron suplicados, fueron tenidos por tales,
fueron reverenciados?

De esto hace ya muchísimo tiempo,
fue allá en Tula,
fue allá en Huapalcalco,
fue allá en Xuchatlapan,
fue allá en Yohuallichan,
fue allá en Teotihuacan.
Ellos sobre todo el mundo habían fundado su dominio.

Ellos dieron el mando, el poder, la gloria, la fama.
Y ahora, nosotros,
¿destruiremos la antigua regla de vida?
¿La de los chichimecas, de los toltecas,
de los acolhúas, de los tecpanecas?

Nosotros sabemos a quién se debe la vida,
a quién se debe el nacer,
a quién se debe el ser engendrado,
a quién se debe el crecer,
cómo hay que invocar,
cómo hay que rogar.
Oíd, señores nuestros, no hagáis algo a vuestro pueblo
que le acarree la desgracia, que lo haga perecer.

Tranquila y amistosamente,
considerad, señores nuestros, lo que es necesario.
No podemos estar tranquilos,
y ciertamente no creemos aún,
no lo tomamos por verdad (aun cuando) os ofendamos.
Aquí están los señores, los que gobiernan,
los que llevan, tienen a su cargo el mundo entero.

Es ya bastante que hayamos perdido,
que se nos haya quitado,
que se haya impedido nuestro gobierno.
Si en el mismo lugar permanecemos,
sólo seremos prisioneros.
Haced con nosotros lo que queráis.
Eso es todo lo que respondemos,
lo que contestamos, a vuestro aliento,
a vuestra palabra, ¡oh señores nuestros?

 

 

Colloquios y Doctrina Christiana con que los Doze Frayles de San Francisco enbiados por el Papa Adriano Sesto y por el Emperador Carlos Quinto convertieron a los Indios de la Nueua Espanya, en Lengua Mexicana y Española. Paleografía de W. Lehmann, versión del náhuatl de Miguel León Portilla.