Poesía mexicana: Aureliano Carvajal



Leemos un poema de Aureliano Carvajal (Ciudad de México, 1986). Estudió la carrera de Literatura y Ciencias del Lenguaje en la Universidad del Claustro de Sor Juana. Su trabajo ha sido publicado en diversas revistas de México y Estados Unidos.Obtuvo en 2014 la beca Interfaz ISSSTE-Cultura. Actualmente participa en Venti Deus, campaña en vivo de D&D en español.

 

 

 

 

 

Donkey Kong, Nueva Donk

 

Sólo se escuchan percusiones antes
de que caiga la noche
                                         y cuando lo hace
                                                       los edificios prenden sus trompetas
                                         y 100 o más trombones acompañan.

 
Se están peleando un chango y un plomero
                                        ¿o era carpintero? No estoy seguro.
                                  Un saxofón me lleva por la quinta avenida y calle Dixie,
                                  tarola, impaciente contrabajo,
                        hi-hat             y en esta esquina a la derecha,
                  allá se ve lejísimos el ayuntamiento
¡es un gorila!,  gritan en la radio,
                 parece que le sobran barriles allá arriba

 

Un solo de timbales sacude Nueva Donk
el reportero estalla:
“Estoy en el epicentro del sonido:
alcanzo  a  ver  un  hombre
de overol y bigote clarinete
subir por la estructura colapsada.”

 
Marca el ritmo una clave y le siguen las maracas
                 de acero es la estampida de los tambos,
            el atlético piano de las prisas
comienza a escucharse desde el fondo
             regresa el contrabajo, el hombre de bigote
salta un tambo a la vez y después otra vez
                                                              brinca 1,
                                                                             2,
                                                                             3,
                                                        se incendia el rascacielos.

 
Trompetas lumbre desvarío asombro
                                                    asombro por el hombre de bigote:
                                  ¡Salta  hombre  salta  ahora, salta  hombre  salta  ahora!,
                                       se arma el edificio con tus saltos,
                                            se alocan los dorados de la orquesta,
                                                                     solo de batería.

 
         ¿Qué sucederá ahora?
    ¿Salvará a la cantante de la banda?
¿En qué piensa el gorila que arroja los barriles?
                                    estallan las trompetas
                                                                              y se callan.