Poemas de Marco Valerio Marcial



Presentamos, en versión de Andrés Gutiérrez Temiño, una muestra de Marco Valerio Marcial (Bílbilis, 40-104 circa). Epigramista. Su obra se compone del Liber spectaculorum, los Xenia y Apophoreta, y doce libros de epigramas. Se caracteriza por una agudeza e ingenio mordaces, ironía y sorpresa. Andrés Gutiérrez Temiño (Lerma, 1997). Cuentista. Colabora en otras revistas con sus traducciones del latín y sus cuentos.

Esta colaboración fue seleccionada en la Convocatoria 2020.

 

 

14 (Apoph.).1

Synthesibus dum gaudet eques dominusque senator
            dumque decent nostrum pillea sumpta Iouem;
nec timet aedilem moto spectare fritillo,
            cum uideat gelidos tam prope uerna lacus:
diuitis alternas et pauperis accipe sortes:                              5
            praemia conuiuae dent sua quisque suo.
‘Sunt apinae tricaeque et si quid uilius istis.’
            Quis nescit? Vel quis tam manifesta negat?
Sed quid agam potius madidis, Saturne, diebus,
            quos tibi pro caelo filius ipse dedit?                         10
Vis scribam Thebas Troiamue malasue Mycenas?
            ‘Lude,’ inquis, ‘nucibus’. Perdere nolo nuces.

 

 

Mientras lucen sus fracs el caballero y el señor senador,
            mientras a nuestro Júpiter le sienta bien la popular gorra,
y ni el criado teme, lanzados los dados, contemplar al edil
            aun cuando vea tan cerca los gélidos lagos,
acepta tú, alteradas, las suertes del rico y del pobre:                                    5
            dense regalos al convivado, al suyo cada cual los suyos.
“Son chorradas y tonterías o, incluso, más simple si cabe”.
            ¿Quién lo ignora? ¿O quién niega tamaña evidencia?
Pero ¿qué mejor puedo hacer, Saturno, en estos húmedos días
            que por el cielo tu propio hijo te concedió?              10
¿Quieres que escriba de Tebas o Troya o la malvada Micenas?
            “Juega con tus nueces”, dices. No quiero perder mis nueces.

 

 

1.107

Saepe mihi dicis, Luci carissime Iuli,
            ‘scribe aliquid magnum: desidiosus homo es.’
Otia da nobis, sed qualia fecerat olim
            Maecenas Flacco Vergilioque suo:
condere uicturas temptem per saecula curas        5
            et nomen flammis eripuisse meum.
In steriles nolunt campos iuga ferre iuuenci:
            pingue solum lassat, sed iuuat ipse labor.

 

 

A menudo me dices, queridísimo Lucio Julio,
            “escribe algo importante: eres un holgazán”.
Dame tiempo libre, pero como el que dio en su día
            Mecenas a su Flaco y su Virgilio:
intentaría edificar obras que sobrevivieran por siglos                      5
            y conseguir librar de las llamas mi nombre propio.
En campos estériles no quieren los novillos arrastrar sus yugos:
            el suelo pingüe cansa, pero anima la fatiga misma.

 

 

4.49

Nescit, crede mihi, quid sint epigrammata, Flacce,
            qui tantum lusus illa iocosque uocat.
Ille magis ludit qui scribit prandia saeui
            Tereos aut cenam, crude Thyesta, tuam,
aut puero liquidas aptantem Daedalon alas,                          5
            pascentem Siculas aut Polyphemon ouis.
A nostris procul est omnis uesica libellis,
            Musa nec insano syrmate nostra tumet.
“Illa tamen laudant omnes, mirantur, adorant”.
            Confiteor: laudant illa, sed ista legunt.          10

 

 

No sabe, créeme, qué son los epigramas, Flaco,
            quien solo juegos y bromas los llama.
Más juguetea aquel que cuenta el aperitivo del cruel
            Tereo o tu cena, empachado Tiestes,
o a Dédalo ajustando a su hijo las líquidas alas,                               5
            o sobre Polifemo apacentando sus sículas ovejas.
Lejos de mis libros está toda ampulosidad,
            ni se hincha mi musa con el loco manto trágico.
“Aquellos poemas sin embargo alaban todos, admiran, adoran”.
            Lo confieso: alaban aquellos, pero leen estos.                                  10

 

 

8.55

Temporibus nostris aetas cum cedat auorum
creuerit et maior cum duce Roma suo,
ingenium sacri miraris desse Maronis
nec quemquam tanta bella sonare tuba.
Sint Maecenates, non derunt, Flacce, Marones                     5
Vergiliumque tibi uel tua rura dabunt.
iugera perdiderat miserae uicina Cremonae
flebat et abductas Tityrus aeger oues:
risit Tuscus eques paupertatemque malignam
reppulit et celeri iussit abire fuga.                             10
“Accipe diuitias et uatum maximus esto;
tu licet et nostrum” dixit “Alexin ames.”
Adstabat domini mensis pulcherrimus ille
marmorea fundens nigra Falerna manu,
et libata dabat roseis carchesia labris                        15
quae poterant ipsum sollicitare Iouem.
Excidit attonito pinguis Galatea poetae
Thestylis et rubras messibus usta genas:
protinus Italiam concepit et “Arma uirumque,”
qui modo uix Culicem fleuerat ore rudi.                   20
Quid Varios Marsosque loquar ditataque uatum
nomina, magnus erit quos numerare labor?
Ergo ero Vergilius, si munera Maecenatis
des mihi? Vergilius non ero, Marsus ero.

 

 

Aun cuando a nuestros días ceda la época de nuestros mayores
            y haya crecido aún más Roma con su caudillo,
te extrañas de que falte el talento del sagrado Marón
            y de que nadie haga sonar las guerras con tamaña tuba.
¡Haya Mecenas, Flaco!, no faltarán Marones                                   5         
            e incluso tus campos te darán un Virgilio.
Tierras vecinas a la desgraciada Cremona había perdido
            Títiro y angustiado lloraba sus descarriadas ovejas:
rio el rico etrusco y la maligna pobreza
            alejó y le mandó partir con rauda huida.                               10
“Toma estas riquezas y sé el más grande de los vates;
            te permito incluso amar a mi Alexis”, dijo.
Aquel estaba en pie bellísimo junto a las mesas de su señor
            escanciando negro falerno con marmórea mano,
y le ofrecía, libadas por sus rosáceos labios, copas              15
            que podrían seducir al mismo Júpiter.
Se le olvidó al poeta, atónito, la pingüe Galatea
            y Testílide, de coloradas mejillas tostadas por la siega:
De inmediato concibió su Italia y su Arma uirumque,
            quien apenas poco antes había llorado al Mosquito con ruda voz. 20
¿Para qué hablar de los Varios y los Marsos y de los nombres ennoblecidos
            de los vates, cuya sola enumeración sería un ímprobo trabajo?
¿Seré entonces un Virgilio, si los regalos de Mecenas
            me otorgaras? No seré un Virgilio, seré un Marso.

 

 

10.4

Qui legis Oedipoden caligantemque Thyesten,
            Colchidas et Scyllas, quid nisi monstra legis?
Quid tibi raptus Hylas, quid Parthenopaeus et Attis,
            quid tibi dormitor proderit Endymion?
Exutusue puer pinnis labentibus? aut qui                              5
            odit amatrices Hermaphroditus aquas?
Quid te uana iuuant miserae ludibria chartae?
            Hoc lege, quod possit dicere uita ‘Meum est’.
Non hic Centauros, non Gorgonas Harpyiasque
            inuenies: hominem pagina nostra sapit.                    10
Sed non uis, Mamurra, tuos cognoscere mores
            nec te scire: legas Aetia Callimachi.

 

 

Tú que lees a Edipo y al tenebroso Tiestes,
            a las Cólquidas y Escilas, ¿qué lees sino monstruosidades?
¿Qué te va a aprovechar el rapto de Hilas, qué Partenopeo y Atis,
            qué el dormilón de Endimión?
¿O el niño desnudado de sus plumas derretidas? ¿O                        5
            Hermafrodito, que odia las enamoradas aguas?
¿Cómo te complacen las vanas burlas de un pobre papel?
            Lee esto, que pueda decir la vida “mío es”.
Aquí ni Centauros, ni Gorgonas o Arpías
            encontrarás: nuestra página sabe a hombre.                          10
Pero no quieres, Mamurra, conocer tus costumbres
            ni conocerte tú mismo: puedes leer los Aetia de Calímaco.