Fernando Pessoa, él mismo, adolescente.



En esta nueva entrega de Poesía permutante nuestro editor, el poeta Mario Bojórquez, nos presenta su traducción y nota de un nuevo material de Fernando Pessoa, se trata del periodo sudafricano de nuestro autor con poemas como Quando Ela Passa, del que nos recuerda Bojórquez que alguna vez fue atribuido al Doctor Pancracio, pseudónimo de Francisco Páu, director de la sección humorística de O Palrador, y el cual refiere el triste fallecimiento de su pequeña hermana, quien aparece en brazos de su madre en la foto incluida en esta entrada.

 

 

 

 

 

En el periodo sudafricano de Fernando Pessoa inició su trabajo literario en tres lenguas, el portugués, su lengua originaria, el inglés que rápidamente consiguió en la escuela y que fue reconocido con el Queen Victoria Memorial Prize de 1903 y aún el francés que adquirió junto a su madre, Maria Magdalena Pinheiro Nogueira, profesora de esa lengua y con quien lo hablaba cotidianamente. Seis meses antes de morir escribe el dolorido poema fechado el 27/4/1935 y que yo he atribuido al espíritu del Chevalier de Pas: “Maman, maman. /Ton petit enfant /Devenu grand /N’en est que plus triste. /Maman, maman, /Tu me manques tant.// Mamá mamá /Tu pequeño niño /Se ha vuelto grande /Todo es más triste. /Mamá mamá, /Me faltas tanto.”. El poema Quando Ela Passa, alguna vez fue atribuido al Doctor Pancracio, pseudónimo de Francisco Páu, director de la sección humorística de O Palrador,  el cual refiere el triste fallecimiento de su pequeña hermana, quien aparece en la foto en brazos de su madre. El uso de las tres lenguas queda recogido en los trabajos del periódico personal O Palrador y en poemas tempranos atribuidos a diversos autores como David Merrick, Charles Robert Anon, Horace James Faber y otros, y que finalmente serán reunidos bajo la personalidad general de Alexander Search. Estos poemas que hoy compartimos, fueron publicados originalmente por H. D. Jennings en Os Dois Exilios—Fernando Pessoa na África do Sul, Centro de Estudos Pessoanos, Porto, 1984. Yo los retomo de Poesia-I (1902-1929) preparada por António Quadros para Publicações Europa-América, Lda. 1985.

 

Mario Bojórquez

 

 

 

 

 

QUANDO ELA PASSA

Quando eu me sento à janela
P’los vidros qu’a neve embaça
Vejo a doce imagem d’ela
Quando passa… passa…. passa…

Lançou-me a mágoa seu véu:
Menos um ser n’este mundo
E mais um anjo no céu.

Quando eu me sento à janela
P’los vidros qu’a neve embaça
Julgo ver imagem dela
Que já não passa… não passa.

Ilha Terceira, Azores, 1902

 

 

CUANDO ELLA PASA

Siempre estoy a la ventana
Que el vidrio su nieve empaña
Y la imagen dulce veo
Cuando pasa… pasa… pasa…

Me cubrió pena su velo:

Un ser menos en el mundo
Y otro ángel en el cielo.

Si me siento a la ventana

que nieve al vidrio le empaña
Creo ver la dulce imagen
Que ya no pasa… no pasa.

05/15/1902

 

 

MOTE

Não posso viver assim

 

GLOSA

Mina-me o peito a saudade.
Haverá maior tormento
Ou um veneno mais lento
Que turva a felicidade
Que vence a propria verdade
Que quase nos mata enfim?
Este que me fere a mim
Foi causado pela sorte
Foi cavado pela morte —
Não posso viver assim.

Durban, 1903

 

 

REFRÁN

No puedo vivir así.

 

GLOSA

Míname el pecho saudad.
¿Es que habrá mayor tormento
O algún veneno más lento
Que enturbie felicidad,
Venza la misma verdad,
Que casi nos mate, al fin?
Este que me hiere a mí
Fue causado por la suerte
Fue cavado por la muerte
— No puedo vivir así.

Durban, 1903

 

 

MOTE

Teus olhos, contas oscuras
São duas ave-marias
No rosário d’amarguras
Que rezo todos os dias

 

GLOSA

Quando a dor me amargurar
Quando sentir penas duras
Só me podem consolar
Teus olhos, contas escuras.

D’eles só brotam amores,
Não há sombra d’ironias,
Teus olhos sedutores
São duas ave-marias.

Se acaso a vida os vem turbar,
Fazem-me sofrer torturas
E as contas todas rezar
No rosario de amarguras.

Ou se os alaga a aflição
Peço pra ti alegrías
Numa fervente oração
Que rezo todos os dias.

Durban, 1903

 

 

REFRÁN

Tus ojos, cuentas oscuras,
Son las dos Aves-Marías
Del rosario de amarguras
Que rezo todos los días.

 

GLOSA

Si el dolor me va a amargar
Por sentir las penas duras,
Sí, me pueden consolar
Tus ojos, cuentas oscuras.

De ellos brotan los amores
No las sombras ni ironías,
Pues tus ojos seductores
Son las dos Aves-Marías.

La vida los va a turbar
Yo sufriré las torturas,
Y las cuentas al rezar
Del rosario de amarguras.

Si te inunda la aflicción
Pido para ti alegrías,
Una ferviente oración
Que rezo todo los días.

Durban, 1903

 

 

MOTE

Um adeus—à despedida

 

 

GLOSA

Quem nunca se despediu
Pode julgar-se feliz
A pessoa que assim diz
É porque sempre sorriu
Mas se outra dor a feriu—
A da morte desvalida
Que deixa maior ferida
De saudade e d’amargura
Maoir que essa tortura
Um adeus—à despedida.

Durban, 1903

 

 

REFRÁN

Un adios—la despedida

 

GLOSA

Quien nunca se despidió
Feliz se puede juzgar;
Si alguien tal puede afirmar
Es porque siempre sonrió
Y jamás dolor lo hirió—
Con la muerte desvalida
Que deja una grande herida
De saudade y amargura.
Aún mayor que esa tortura:
Un adiós—la despedida.

Durban, 1903