title

CÍRCULO DE POESÍA

 

Foja de poesía No. 079: Abril Medina

01 Oct 2009

Abril Medina

De las más recientes promociones de la poesía mexicana, presentamos un recorrido por los poemas de Abril Medina (Guadalajara, México, 1985).

 

 

 

Te han dicho que la sobriedad es un regalo y no un precio

que entender el cauce o germen o topografía con la cara inválida

siempre apegada al natural estado de sus músculos

es la forma correcta de percibir las cosas

que los cálculos exactos y su organizada noción del infinito

justifican esas ganas de  sacar la cabeza por la ventana

auto en movimiento

y descifrar la ecuación

cuántos minutos a ochenta kilómetros por hora

qué distancia antes del golpe con otro carro

justo ahí donde te metieron que todo es serio y legislable

justo ahí

medir la probabilidad de que sea boca o nuca

 

te han dicho que la estabilidad atiende a una necesidad más básica que el alimento

                                                                                                                      [o la violencia

que tomar un café todas las mañanas a la misma hora es saludable y seguro

o invertir en lentes que prometan mantener tus ojos fijos en la realidad más pesada

más precisa

para que te ahorres como toda persona inteligente

los comentarios más vulgares

que la erudición se esconde bajo un rostro siniestro

y la evolución consiste en desechar el impulso

esas ganas de ponerte tan ebrio

que las ratas y los basureros funjan de interlocutor

o te abraces a un semáforo y cierres los ojos y los abras

jugando al azar con el verde con el rojo

y olvides inmediatamente cuántas veces aparecieron

no sepas qué color ha ganado y en la confusión decidas que odias los semáforos

                                                                                                                [y de paso los autos

te han enseñado una selección estricta de buenas actitudes que se resumen en la misma

coagular tu carácter hasta formar un engrudo muy tranquilito

con apariencia de especímen sano

de buen ejemplar en sociedad

muy quietesito y con facha de genio

hay perros brillantes que nunca ladran y a veces

imaginas desde tu  elegancia cómo sería oler el culo de la señorita dispensaria

o el joven que reparte comida china a domicilio

eres muy educadito

se te nota

sobrepeso de mentiras

 

pero te han dicho que la sobriedad

el vocabulario responsable y adecuadamente pronunciado

la jotería de disculparte cuando expresas tu opinión

y que brillen los zapatos

y los grados de un triángulo siempre son ciento ochenta pero jamás de alcohol

eso no, muy mal

aunque tú piensas en triángulo y en tu mente aparecen tres mujeres con las piernas

                                 [abiertas tocándose los pies y sus vaginas ardiendo a cuarenta grados

pero no, muy mal

faltan números para que la metáfora sea conveniente

y la ciencia ha dicho que los animales ven en blanco y negro

así que no lo dudas

no lo cuestionas

es más digno repetir que no conocen el morado

a concebir tres mujeres en combustión sexual a cientoveintegrados de ninfomanía 

                                                                                                                               [triangular                                                                                                                           estas jodido

bien jodido

eso no te lo habían dicho.

 

 

 

 

Usábamos palabras de cuatro metros como aeroplano

cada letra medía lo que mide un segundo al aire

pero no te distraigas en eso

tengo sólo un vicio que quiere matarme y no tiene que ver con Marlboro o Johny Walker

siendo profundamente honesto no tiene nada que ver con el bostezo abierto o la

                                                                                                                         [dimplomacia

por aquí está muy oscuro y  uno confunde el sabor con el efecto

tomábamos el tiempo que tardaba una cosa para transformarse en otra y después

en alguien

cada sombrilla podía ser un barco giratorio antes de ser un tipo horriblemente despeinado

pero no me preguntes esos detalles

tu madre o la mía dirían que perdimos la razón

sólo tengo una historia y se prende más rápido que el fuego en un derrame de petróleo

igualmente se consume y nadie sabe lo que pierde al encontrar la moraleja

sabíamos arriesgarlo todo variar veces por noche y sobre el auto eran toda vía más

éramos tan cómicos jugando al drama

podíamos quedarnos en el mismo sitio dando vueltas al caligrama

y cuando abríamos la boca alguien hablaba de nosotros por adentro

pero no quiero recordarlo

porque entonces me río y esto es bastante serio

esto es bastante serio…

tratemos de dormir.

 

 

 

 

Pero adentro de ti hay un niño- dices

atemorizado y dócil

 

eres el gran aparato de diablo

y acá afuera te burlas como defectíble cínico del accidente ajeno

sólo para conectarte con más gusto la botella porque eres el incendiario más húmedo y con la verga menos muerta

 

oh pero adentro, es cierto sugieres, hay un niño enfermo y atormentado

 

eres el vástago infracolérico que sólo intercambia insultos con las personas calificadas improvisa categorías de ingenio

que le parecen originales o destacables

 

pero ahí, dices, al fondo, hay un niño herido esperando que le abracen (por que es muy pequeño y suave)

 

ya sin las oficialidades  del hombre irascible,

ese que vocifera virtud arrogancia

a la cara de algún ingenuo, donde le ha parecido;

florece una vagina al calce de la nariz

 

Pero dentro, claro, quietesito y hambriento hay un niño que no juega nunca

-no te hará daño

insinúas

-no te hará daño.

 

 

 

 

Negociamos esta espuma con la infancia

y abandoné

eso que quedaba de maternidad en mis siete madres

un último diente de leche fue sepultado entre piedras

y me corté las uñas yo princesa de los perros

y oscureció mi oído hasta la más dura ceguera

y recibí la sangre blanca de la teta de los hombres

a final de cuentas, dije

nada tiende al dolor cuando se educa el alma. 

 

 

 

 

Puedo sentarme a disfrutar el caos

la porquería que me rodea

mi basto reino de cosas por la mitad

 

colapsado aquello que tenía la voluntad

de ser hermoso

abatido cuanto quise

sostener sobre la fuerza de mi destrucción

y dejé torcer hacia cualquier demencia

que por ello me ofertara una derrota más grave

 

puedo sentarme a disfrutar el caos

diría que me he ganado ese derecho

lo merezco.

 

 

 

 

Nunca te asomes bajo los párpados cuando duermo

pueden consumirte  las innumerables trampas del cansancio

arrancarte la cordura mis horribles sueños y mentirte

como me engañan

si no despierto

 

no busques entre mis dedos cuando la mano

se tenga cerrada

nunca te asomes bajo mi lengua

entre mis labios en el silencio

pueden herirte

todas las formas de lo que he sido

aún las omitidas

estos misiles de corto alcance aprendieron bien

tu costado  más endeble

 

o quizá no

pero no te asomes

 

puede ser que entre la vigilia y la venganza

termines haciendo el amor

con cada habitante de mi cuerpo

puede ser que también a ti

alguien decida sacrificarte

sin que yo quiera volver a evitarlo

 

 

 

 

Será que cada vez en el abrazo

quedan nuestros corazones del lado opuesto

por inconciliable culpa de la anatomía

 

o el perfecto sistema de venganzas que conocemos

para decir te extraño

con el orgullo herido

porque pesa más

se siente mejor

a veces

que las caricias

 

será que la provocación

nos va guiando hacia lo absurdo

 

o equivocamos el sitio

la hora destinada

y lo estricto era

que nos tomásemos la mano

luego del sedante

custodiados por el batablanca

en alguna casa para enfermos mentales.

 

 

 

 

Tenía el espíritu en pausa

y las uñas pintadas

como una niña que juega

o algún ahogado

 

-si me cortas las manos te compro un vestido

quiero quedarme así

ir enfriándome por dentro-

 

antes de los quince

nunca maté a nadie

disfrutaba esa suerte

después hubo que salvarse

encontrar al enemigo en la probeta

sacrificar a la madre

que me crecía en los pechos

 

-si me das un sedante hablaré bien de ti

allá

en el infierno-

 

 

 

 

Te daré la espalda

querido veneno ahora que grito

Qué había de mi aquí!

quiero dormir un sueño muy largo

estoy cansada

he estado cansada salvo en el sueño

 

sé que olvidaré estas líneas

lo sé

pero si no las olvido

¿beberé acaso

ávida de reflejos

su pobre analogía?

 

ah querido veneno

glorioso áspid de Ángel

¿te daré la espalda por un abuso de terror?

y a la noche

oh jodido éxtasis de la noche!

un voto más de ineficacia por omisión

 

Datos vitales

Abril Medina nació en Guadalajara, México en 1985. Poemas suyos aparecen en revistas como “La voz de la esfinge”, “Residentes Chapalita”, “Masmédula” siendo parte del consejo editorial en ésta última. Catálogos y exposiciones dentro y fuera del país del pintor Luis Medina. Catálogo del pintor Federico Navarra y calendario de Carmen Bordes 2003. Publicaciones Colectivas: Antologías “La palabra clandestina”, “De tanto contar IX”, “Antología de escritores Jaliscienses”, “Antología de poesía eucarística” siendo la más joven de las participantes en los mencionados. Graduada del diplomado en literatura de SOGEM escuela de escritores.

Share Button
  • César E. Pérez

    Interesante forma de escirbir, un tanto confusa, abruman tantas figuras, tantas imágenes provocadas, muchas ideas en pocas líneas, pero interesante forma de escirbir.

  • c yellows

    No podia dejar de leer tus poemas
    Felicidades
    Excelente generación de poetas de los 80!

  • Ludwig AEO

    No cabe duda que la generación de los 80 va arraigando fuerza cada vez más en nuestro país. Muchas felicidades por esta Foja de poemas. Agradable desde la perspectiva lectora y sobre todo, la conmocion desde el punto humano. Esperemos leer pronto más poemas.

    … Lv …

  • Gab

    Hola, interesante lectura, una voz cosida por imagenes y que va tomando forma en la re-lectura.

    Un saludo

Escribe un comentario