title

CÍRCULO DE POESÍA

 

Dos versiones de Ferreira Gullar

01 Jun 2010

Ferreira GullarEl ensayista y traductor Daniel Orizaga Doguim vierte al castellano dos poemas de Ferreira Gullar, poeta fundamental del Brasil. Fragmentos del “Poema sucio”, publicado en 1975.

 

Poema sucio

(fragmentos)

 

Ferreira Gullar

 

                        opaco opaco

                        la opaca

                        mano del soplo

                        contra el muro

oscuro

                        menos menos

                        menos que oscuro

menos que blando y duro menos que foso y muro: menos que hoyo

                        oscuro

                        más que oscuro:

                        claro

¿como agua? ¿como pluma? Claro más que claro claro: alguna cosa

                        y el todo

                        (o casi)

un animal que el universo fabrica y viene soñando desde las entrañas

                        azul

                        era el gato

                        azul

                        era el gallo

                        azul

                        el caballo

                        azul

                        tu culo

 

tu encía igual a tu vulva que parecía sonreír entre las hojas de banana entre los olores de flor y cagada de puerco abierta como una boca del cuerpo (no como tu boca de palabras) como una entrada para

                        yo no sabía tú

                        no sabías

                        hacer girar la vida

                        con su montón de estrellas y océano

                        entrándonos en ti

 

                       

bella bella

más que bella

¿pero cuál era su nombre?

No era Helena ni Vera

ni Nara ni Gabriela

ni Teresa ni María

su nombre era…

Se perdió en la carne fría

perdido en la confusión de tanta noche y tanto día

perdido en la profusión de las cosas acontecidas

                        constelaciones de alfabetos

                        noches escritas con gis

                        pastillas de cumpleaños

                        domingos de fútbol

                        entierros corsarios comicios

                        ruleta billar baraja

cambió de cara y cabellos cambió de ojos y rizos  cambió de casa

y de tiempo: pero está conmigo está

                        perdido conmigo

                        tu nombre

                        en alguna gaveta

 

 

¿Qué importa un nombre en este momento al anochecer en São Luis

de Maranhão a la mesa del comedor bajo una luz de fiebre entre hermanos

y padres dentro de un enigma?

                                                           Pero qué importa un nombre

debajo de este techo de tejas mugrientas vigas a la vista entre

sillas y mesa entre una vitrina y un armario delante de

tenedores y cuchillos y platos de vajillas ya quebradas

                        un plato de vajilla ordinaria no dura tanto

                        y los cuchillos se pierden y los tenedores

                        se pierden por la vida caen

                        por las fallas del entablado y van a convivir con ratones

y cucarachas o se oxidan en el jardín olvidados entre los pies de la cidrera

y las gruesas orejas de menta

                        cuánta cosa que se pierde

                        en esta vida

                        Como se perdió de lo que ellos hablaban allí

                        masticando

                        mezclando frijoles con harina y pedazos de carne asada

y la tos de la tía en el cuarto

y el resplandor del sol muriendo en la barda frente a nuestra

ventana

                        tan reales que

                        se apagaron para siempre

                                                                       ¿O no?

 

 

No sé de qué tejido está hecha esta carne y este vértigo

que me arrastra por avenidas y vaginas entre olores a gas

y orina que consumen mi cuerpo-antorcha sin flama

            o dentro de un autobús

            o en la barriga de un Boeing 707 sobre el Atlántico

sobre el arco iris

            perfectamente afuera

            del rigor cronológico

            soñando

Tenedores oxidados cuchillos desafilados sillas perforadas mesas gastadas

mostradores piedras de la Calle de la Alegría bordes de casas

cubiertas de lodo muros de musgos palabras dichas en la mesa

del comedor,

 

            vuelas conmigo

            sobre continentes y mares

Y también te arrastras conmigo

por los túneles de noches clandestinas

            bajo el cielo constelado del país

            entre fulgor y lepra

debajo de pañuelos de lodo y de terror

            te escapas conmigo, viejas mesas,

armarios obsoletos gavetas perfumadas de pasado,

            doblas conmigo las esquinas del susto

            y esperas esperas

que venga el día

            ¿y después de tanto

            qué importa un nombre?

Te cubro de flor, pequeña, y te doy todos los nombres del mundo:

            te nombro aurora

            te nombro agua

te descubro en las piedras coloreadas en las artistas de cine

            en las apariciones del sueño

            – ¡Y esta mujer que tose dentro de la casa!

 

Como si no bastara el poco dinero, la lámpara flaca,

el perfume ordinario, el amor escaso, las goteras en el invierno.

Y las hormigas brotando por millones negras a chorros

dentro de la pared (como si aquello fuera la esencia de la casa)

Y todos buscaban

            en una sonrisa en un gesto

            en las conversaciones de esquina

            en el coito de pie en la calzada oscura del Cuartel

            en el adulterio

            en el robo

            en el desciframiento del enigma

 

– ¿Qué hago entre cosas?

            – ¿De qué me defiendo?

En una maceta del jardín de tierra negra crecían plantas y rosas

            (¿Cómo puede el perfume

            así nacer?)

Del lodo en los bordes de las calles, del agua residual crecían

brotes de tomate

de las orillas de las casas sobre las tejas crecían hierbas

            más verdes que la esperanza

            (o el fuego

            de tus ojos)

era la vida que explotaba por todas las grietas de la ciudad

                                                                                                          bajo las sombras de la guerra:

                        la gestapo la wehrmacht ref feb el blitzkrieg catalinas  ataques de torpedo la quinta columna los fascistas los nazis los comunistas el reportero eso la discusión en la plaza el queroseno el jabón de andiroba  el mercado negro el racionamiento el apagón las montañas de metales viejos el italiano asesinado en la P Praça João Lisboa el olor a pólvora los cañones alemanes tronando en las noches de tempestad por encima de nuestra casa. Stalingrado resiste.

 

Por mi padre que contrabandeaba cigarros, por mi primo que organizaba rifas, por el tío que robaba estaño al ferrocarril, por su Neco que hacia puros ordinarios, por el sargento Gonzaga que tomaba tiquira  como miel de abeja y trepaba con la ventana abierta,

                        por mi carnero manso

                        por mi ciudad azul

                        por el Brasil, salve, salve,

            Stalingrado resiste.

            En cada mañana nueva

            en las ventanas en las esquinas en los titulares de los diarios

 

 

Pero la poesía aun no existía.

            Plantas. Animales. Olores. Ropas

            Ojos. Brazos. Senos. Bocas.

            Vitral verde, jazmín.

            Bicicleta el domingo.

            Papagayos de papel.

            concierto en la plaza.

            Luto.

            Hombre muerto en el mercado

            sangre humana en las legumbres.

            Mundo sin voz, cosa opaca.

 

 

Ni Bilac ni Raimundo. ¿Tuba de alto clangor o lira sencilla?

Ni tuba ni lira griega. Después sube: habla humana, voz de gente, barullo oscuro del cuerpo, entrecortado de relámpagos.

                        Del cuerpo. ¿Pero qué es el cuerpo?

                        Mi cuerpo está hecho de carne y de hueso.

            Ese hueso que no veo, maxilares, costillas,

            flexible armazón que me sustenta en el espacio

                        que no me deja  abatir como un saco

                        vacío

            que guarda toda las vísceras

                                                           funcionando  

como retortas y tubos

creando la sangre que crea la carne y el pensamiento

            y las palabras

            y las mentiras

y los cariños más dulces más crápulas

            más sentidos

para explotar como una galaxia

            de leche

            en el centro de tus muslos en el fondo

            de tu noche ávida

olores de ombligo y de vagina

            graves olores indescifrables

            como símbolos

            del cuerpo

de tu cuerpo de mi cuerpo

cuerpo

que puede un sable rasgar

            un pedazo de vidrio

            una navaja

mi cuerpo lleno de sangre

            que lo irriga como a un continente

            o un jardín

            circulando por mis brazos

            por mis dedos

            mientras discuto camino

            recuerdo rememoro

mi sangre hecha de gases que aspiro

                        de los cielos de la ciudad extranjera

                        con la ayuda de los plátanos

y que puede – por un descuido – evaporarse por mi

pulso

            abierto

 

                                               […]

 

            En una cosa que se pudre

— tomemos un antiguo ejemplo:

                                                           una pera –

            el tiempo

            no escurre ni grita,

                                               mejor

                        se ahonda en su propio abismo,

                                                                                  se pierde

                        en su propio vértigo,

                                                           aunque tan lento

                        que en lugar de transformarse en luz se transforma en

                        oscuridad:

                                               el pudrimiento de una cosa

                                               es de hecho la fabricación

                                               de una noche:

                                                                                  sea esa cosa

                                               una pera en un plato sea

                                               un río en un barrio obrero

 

 

                        Es por ello que en la Baixinha

hay dos noches metidas una en la otra: la noche

sub-urbana (sin agua

                        entubada) que se disipa con el sol

                                                           y la noche sub-humana

                                                           de la lodo

                                                           que permanece

                                                           a lo largo del día

                                                           extendida

como sebo

                                                           por kilómetros del manglar

                                                           la noche alta

                                                           del sueño (cuando

                                                           los obreros sueñan)

                                                           y la noche baja

                                                           del lodo debajo

                                                           de la casa

 

 

una noche metida en la otra

como la lengua en la boca

yo diría

como una gaveta de armario

metida en el armario (aunque

debajo: el miembro en la vagina)

o como ropas negras

sin uso dentro de la gaveta

o como una cosa sucia

(una culpa)

dentro de una persona

en fin, como

una gaveta de lama

dentro de un armario de lodo,

                                               así,

tal vez fuera la noche en la Baixinha

princesa negra y coronada

pudriéndose en los manglares

Aunque para definir bien esa noche

de la Baixinha

                                   no debe separarse

de la gente que vive allí

                                               — porque la noche no es

nada más

la conspiración de las cosas –

ni separarla de la fábrica

de hilos y paño rayado

(del cual los hombres hacen pantalones)

donde aquella gente trabaja,

ni del salario mínimo

que aquella gente recibe,

ni separar la fábrica

de lodo de la fábrica

de hilos

ni el hilo

del aliento

envenenado en la lama

que de heder tantos años

ya es parte de aquella gente

                                               (como

el olor de un animal puede ser parte

de otro animal)

                                   y a tal punto

que ninguno de ellos consigue

recordar alguna flor que no tenga

aquella acidez de lama

(y no obstante

se aman)

 

 

 

 

 

 

 

Agosto 1964

 

Ferreira Gullar

 

 

 

Entre tiendas de flores y zapatos, bares

            mercados, boutiques,

viajo

            en un autobús Estrada de Ferro-Leblon

            Vuelvo del trabajo, a mitad de la noche

            fatigado de mentiras.

 

El autobús se agita. Adiós, Rimbaud,

reloj de lilas, concretismo,

neoconcretismo, ficciones de juventud, adiós,

            que la vida

            yo la compro a la vista de los dueños del mundo.

            Al peso de los impuestos, el verso se sofoca,

la poesía ahora responde al interrogatorio policial-militar.

 

            Digo adiós a la ilusión

pero no al mundo. Pero no a la vida,

mi reducto y mi reino.

            Del salario injusto,

            del castigo injusto,

            de la humillación, de la tortura,

            del terror,

quitamos algo y con eso construimos un artefacto

 

un poema

una bandera

Share Button

Escribe un comentario