title

CÍRCULO DE POESÍA

 

Foja de Poesía No. 285: Adriana Tafoya

12 Abr 2011

Adriana-Tafoya[1]Adriana Tafoya (D.F., 1974) es poeta y editora. Obtuvo el segundo lugar en el Concurso Nacional de Poesía El Laberinto (2004), el primer lugar en el I Slam de poesía organizado por la Alianza Francesa (2007). creadora del Torneo de Poesía Adversario en el cuadriláterO (07/08/09/10). Es editora de la revista y editorial VersodestierrO.

 

 

 

Del poemario Animales seniles (Editorial Andrógino, Verso Destierro, 2005).

 

 

Animales seniles

Al cuerpo de Andrea

 

V

 

Envuelta en el cristal

del vítreo y quebradizo ataúd

              húmeda te encuentras

         para que nadie te empañe

         de sus gruesas pupilas

         

          de lascivos ancianos

          de pómulos resecos

             rodeas tu cuerpo

             con ramilletes de encarnadas gardenias

                              que aroman con el perfume

                                de un animal negro y yerto

                                    carne de cera

                                         tu mano

                                         que curvada y elástica

                                                             te arropa

         el lánguido pudor de la cara

                                      la ceniza

                                      pelusa en tus pestañas

                                           indicios de la tierra

                     donde tus ojos fueron sepultados

 

                              pausa el tiempo

 

        te germinan ángeles antiguos

        también velludos gatos enroscados

                  que retorciéndose levemente

                                  se estremecen

                    bajo las satinadas mantas

  

En este matraz ornamental

no te quebranta el dolor de las caricias

ni el desgaste por el tacto

 

La mordedura de la boca

            carna otros labios

            que develan de la muerte

            su nítido e invisible significado

 

                       El derrame

                      de tu cabello

                       embadurna

                        de sombra

                        el descenso

                      hacia los pies

                 minúsculos pequeños

                        y atrofiados

 

                                Nacer bajo las gasas del luto

                                       ondularse inmune

                                          al daño

                          al tedio

                                                   al espanto

                               y laxa al fin

                                      no florecer más

                                                         en los jardines

                                                                 agria

                                                                 seda

                                                         desvaneciéndote

 

 

 

 

VI

 

 

Traspasamos el portal con los labios impregnados de violetas

         para mamar las ponzoñosas carnes del mito

 

          membranas que enlazan en hirvientes rosas profanas

                          árboles flotantes de frutos geométricos

 

                           amargos y palpitantes de carroña

                                     son sangre frutal

                                                        que se altera

                                                  se extingue y enflora

donde explotan granadas

 

                                         caliente granizo rojo

 

                                                                    en las ramas del cielo

 

               ¿para qué buscar el paraíso?

 

si tenemos este polvo que hormiguea de tan vivo

con sus múltiples niños apoyados en sus diminutas manos

                                         para nacer torcidos de la ennegrecida tierra

 

se esparcen

                      se destrenzan 

                                               y son muñecas

   

                                        órganos no de la entraña sino de las formas viscerales

 

no y sí del mirto que aprieta

      un reloj en sus grecas

               que enraíza

               a la vez que se desprende

      de este terreno terminal y breve

en el que duermen siniestros cisnes y canosas libélulas

                             donde los chupamirtos son flores

y se desgarran en lujuriosas y azules naranjas

                     que al comerse desnudas

                                                en el pliegue de la entraña

                                                 son agujas que se ensartan y trenzan

                                                        entredevorándose dentro de los cuerpos

 

                                      

                                                   he aquí el infierno

 

 

 

 

VIII

 

Con este viento tembloroso

con el frenesí de estas arenas

recoge en tus manos la húmeda canícula

                     amado y violento hermano

 

Hoy que sopla la claridad del sonido

hoy que flota el no dulce color de las toronjas

que reposan sobre la negra tierra

recoge tus manos y toma

mis ofrendas

                          si nadie piensa como tú

estás solo

te conviertes en boceto puntilloso

                         de trazos y señales

                         sombreado por la soledad de las ideas

 

Ahora que las aguas huelen a ese pez desconocido

que aprietan las mujeres con sus piernas

después de pasar las noches

dulces de leche entre los labios;

                                                       acércate a la orilla

y bebe mis frondas

                                    contempla

 

míralas brotar en una barca

sus tres blancas casi grises y largas cabelleras

chorrear como espuma en equilibrio sobre las olas

seniles y desnudas con los cueros frotados de caricias

agridulces y delgadas

con la virginidad que la vejez otorga

los senos insípidos y el vientre estrangulado

y con las duras y despostilladas rodillas de las plañideras

 

Mujeres sin fin

Las he tomado por la boca

Las he anudado una a una

Con esas cuerdas de los filos más cortantes

Para abrirles los pétalos

Para comer el sabor a libro viejo

que se desprende del aliento de sus sexos

 

Tómalas hermano

y con la sangre de cien toros

                                               inúndalas

 

               la lujuria no tiene cuerpos

 

ahora que la muerte se abre

                y no queda más

               que la ceniza de mi sombra.

 

 

 

 

Barro tibio

XII

 

 

Cuánta belleza carga Susana

es difícil decidir de sus reflejos el más bello

 

Un hueco, la cavidad de la voz

                el arco del pie

la luna del dedo

 

Su piel es espuma de nata

su vello, una sombra al carboncillo

 

                                           Regreso para besarla

 

Camina con la canasta seca de las frutas

que sostiene el teclado de sus dedos

                             y un teñido vestido

con la fresca tinta de las frambuesas

vaporoso la envuelve

 

Bella es Susana

le lagrimean los cabellos

 

Pero se traga el viento las hojas

y caen muy delgadas las aguas

 

El fruto es la unidad de lo finito

y los pájaros de tan maduros revientan

 

Se guarda Susana

y tiene miedo

 

presiente rostros oscuros y añejados

                  como aceitunas negras

       se abriga de soledad

en el recipiente de su casa

escucha resuellos, murmuraciones

 

el sonido es el golpe de la violencia de las cosas

 

Grita, insulta

pero la palabra sólo rasguña

 

Siente que un mar sucio, espeso

                    la rodea, la aprieta

 

lame las lunas de sus uñas

 

             le pasa el dedo por la planta del pie

 

la manosea

con numerosas manos la unta

con la tintura de un sexo

que se vuelve una bestia

de ojos cuajados

 

Un racimo de testículos

la aporrea, le rellena la boca

 

Ella, se calla   (enmudece)

 

(No hay nada más frío que las claras yemas de una novia)

 

Susana es un arroyuelo de cabello

 

                             Los ancianos le miran

y son verrugas hinchadas de malicia

 

 

Para besarla ya no regreso     

 

Susana se deshace

y desaparece

 

 

 

 

Tres cabezas sobre la charola

(Fragmento)

 

Paso las manos por los cientos de hoyos

                               de aquel muro tejido

                               que guarda viudas arañas

                               que tranquilas reposan masculinas

                                                  en sus blancos nidos

               

                                                      nudos de cabello

                                    gruesos y lustrosos

                       negros como tinta

   carnados como piernas

                            que ansiosas se levantan para rozar mis dedos desnudos,

                                                                          humectas salamandras

                                                                            del color del azafrán.

 

Recuerdo lo rancio

                    el escalofrío

                

    mis nerviosos nudillos

                    queriendo despedazar el contagio ideológico

 

                             la luz enferma que salpica mis sienes

que hace que la inteligencia le siente estúpida

a la vida de animal desgreñado y deforme

que impotente se sacude

 

                                       y se esconde

 

mordisqueándose la estopa, los cuchillos,

                                                 la desesperación

 

Pasé las manos,

por cientos de hoyos

en aquel muro tejido

 

Demasiados dedos para rascar

                                                                                           en el libro de mis costillas

en las agrietadas jardineras

                                                                            y desenterrar los diminutos cráneos

                                                                                             de los pájaros fetichillos

que me recuerdan

a la rata,

a la perra,

 a la gata vieja,

que me sangraban

los talones de los tobillos

 

 

Poseo el recuerdo

de que la tierra es de sangre seca

 

de que son lastimeros y sobrenaturales

                                                               los gruñidos

en lo negro  

                                 los mordiscos

 

el llanto de los niños

recién nacidos que corretean

y saltan cenizos por las azoteas

 

Se levantan y rozan la desnudez de mis dedos

             arañas desgreñadas y deformes,  las tres cabezas

              que hacen que me duela

     que no haya un solo tiempo

 

 

 

 

Del poemario Enroque de flanco indistinto (Mezcalero Brother’s, 2006).

 

 

Enroque de flanco indistinto

 

El tablado                           

                        fragmento del  frenesí                       

                                                                                    hirviente porción de mentalidades

                                                                                     semidotadas de un raciocinio diestro

                                                                                     que juega a jalonear 

                                                                                                                 su limitada realidad

                                                                                  en el universo atemporal  de un tablero

                        tablón de cuerpo a cuadros

                        con el alma hecha frustración  

                       

 

Un ajedrez es el zurdo imperativo

que degustado con detenimiento

se transforma en un fenómeno ubicuo       

 

él es

 

el prudente peón apoyando la defensa

la gota de sudor y la mano humecta

palma en la que tiemblan los dedos

por el doloroso dulzor del estrés

 

 

es la tabla donde se conmueve al mundo

                                 y predispone con cada movimiento

                                 al sismo del acto masivo                      a las tropas de combate

                                 para enviarlas con impunidad y sin escrúpulos

                                 al más caprichoso o velado objetivo

 

 

       escudriña posicionales y variantes posibles

                                  encarna los dos enemigos

y el quebranto emocional de sus reciprocas olas

                                                                                       si él se mutila se suicida la dama

y ante este caos

                         esta conciencia

                                                 esta cuenca invertida

                                                                                            el rey más sabio se confronta

                                                                                              se procura un pródigo mate

                                                                                            en el absurdo de las partidas

                                                                    

                        descubre el juego y la fantasía de la batalla

                                                                                             la real contienda acontece en sí

                                                                 es una lucha abierta contra el vicio y el miedo

 

comprende que incluso con firmeza              la posibilidad más acertada

                                                                                         se anula    

                                                         si su traidor oculto

                                                         fermentado en el mutismo decide el movimiento

 

cuánto desasosiego nos embalsama

cuánta congoja se padece al encarar un elemento destructivo

 

con lamentable embeleso

nos podemos encorsetar las espaldas

 

¿por qué abstenerse?

el poema blanco                       y el poema negro

son el mismo verso:

universo que captura entre sus líneas

 toda la poesía

 

 

 

Sobre el juego

 

El juego es una mirada en desmesura

transparencia mórbida de una actividad que se despliega

                                           es fruta que estalla en la boca

                                    después del trauma de la mordida

                                        borboteo de adrenalina límpida

                                  por el barranco de las posibilidades

 

Puede ser

                 pero no

                

                 El juego es la mentira más cercana a la verdad

                                                       tras otro intento del acierto

                 es la fiesta de las víctimas de un sueño

                                        indeleble y concéntrico

 

En el circo de dios el juego es un loco que posee la tabla de los muertos

 

 

 

 

 

El tableteo de la sátira

I

 

Suelto cabriolas desgreñadas

sobre las alfombras del paisaje

               arqueo mi cuerpo

rodeado de ciruelas, crisantemos 

                           un morado de flores resecas

y el mordaz sabor de los arándanos

 

busco camorra 

                            salto

                                       arranco cerezas

desangro ramos

en el vello de la tierra

crecen dedos suculentos

los corto de un tajo

caen los dedos

y aún en el suelo

se agitan

con el ahogo del llanto

 

            troncho los fetos recién florecen

                         mato los pájaros

 

 

 

 

II

 

Jadea el viento

se inflaman las mareas

el mar mortecino

se moldea en azulado abismo

suelo comerme las sirenas

sirenas rojas enroscadas en las costa

de escamas sombrías como las ojeras

las arrastro lejos de la cueva de los sátiros

al vapor negro de las sombras

donde el musgo es

de mojado tabaco

se desangrarán docenas de ellas

quedarán secas

disecadas por el viento

condenadas a quebrarse

al quebranto sobre la sucia tierra

 

 

 

III

 

Yo la pequeña y dulce cara de niño

soy la dama de espesas crines

una cabeza en la ventana

de carne y pelos

la miel de la piedra soy

el sátiro

y la vellosidad hiriente

                   de todos ellos

 

el vaivén de los perros sobre las caderas

los lengüetazos

          perros y sus testículos golpeando

                           entre las patas

 

 aún no hay música para mi canto

          aún no hay flores para mi boca

   ni laúd ni ocarina ni arpa

soy un violín de gruñidos oxidados

  creo en el silencio

        vivir bajo el tablero

  en espera de la nueva guerra

 

 

 

 

IV

 

Se descarna la mañana

y de pronto me encuentro sin memoria

                    sólo oro quemado

ante las arrugas del cielo

se me rompen los pasos

como las tostadas hojas

de los árboles muertos

 

nada sabrán sobre mí

no sabrá nadie sobre mi sexo

aunque todos lo conocieron

en esta tierra manchada con el excremento

                                   de las moscas

todo lo borra el tiempo

            ni el dolor se salva

todo lo que olvidamos

nos hace existir menos

todo lo que se olvida

nos hace existir menos

              menos soy

cuando menos recuerdo

                          soy menos

                  cuando menos recuerdos tengo

 

                no recuerdo    soy menos

 

                no recuerdo

 

       Todo lo que fui se esconde bajo las hojas

 

 

 

 

 

Del poemario Sangrías (Ediciones El Aduanero, 2008).

 

 

 

El matamoscas de Lesbia

 

Regreso agitada y burbujeante

            presionando con los dedos

                                                     el cuello

              del cristal que envuelve al vino

 

Regreso redonda y satisfecha

               frondosa y perfumada

con las carnes tambaleantes

y envinados mis sabrosos frutos

 

él dijo:

me molesta tu perfil

de gesto seguro y suficiente

sólo eres una mosca gorda

          mosca negra peluchuda

                    e inflamada

de siniestros pelos

 

Ruedo por la inmensa cama

Me desprendo de una tela

       entallada y descosida

le confirmo

que soy negra y sucia

      negra de carne dulce

carbón de azúcar

mosca exótica con vientre acústico

                               forrado de terciopelo

       una cajita pequeña de resonancias

 

Confirmo que soy negra

y deliciosamente gorda

y que en alguna parte olvidé las pantaletas

 

él dijo:

me enoja cuando bebes

arrogante elevas el meñique de tu mano

                           eres perra añeja

               que provoca

carnívoros deseos

dan ganas de hacerte tierra

y cocer un jarrón de tu barro

 

Sonrío

me acomodo y le reitero

que soy negra y mala

negra de labios gruesos,

que la forma de la hembra madura

                                           se impone

y concentra la elegancia

de lo abundante,

                     le da poder al cuerpo

 

que tengo los pezones zarzamora

                  que estoy desnuda

    y se me dibujan grietas

que adornan mis nalgas

con la textura del satín

 

él dijo:

me haces falta

 

Adormilada

abro las piernas

que atesoran mi sexo oscuro

      inflamados sus pequeños olanes magenta

 

 

en esta flor clava su lengua

 

no me molesto con él                                                

sé que tiene hambre

 

 

 

 

El tierno algodón del cielo

 

Mira llagarse el negro azul del cielo

su sentimiento se trasmina

Ve cómo el agua pesa

                                         mira

ven pequeña

siéntate en mis piernas

te voy a contar un cuento

sobre el metal negro en las muñecas

de cómo mi padre rompió una paloma

de la humedad en las lágrimas

y la belleza del sufrimiento

 

de cómo recojo tus manos

con bochorno y sofoco del aliento

y se te mojan los frágiles poros

dilatados por la incertidumbre

 

Mírame lentamente         pequeña

porque es nervioso el remordimiento

y lamer orina de tus labios

es perder la visión

en un parpadeo pardo

                    e inquietante

en el cual me encrespo

                    exudo

  te aprieto

porque el placer se enreda en mi

penetro      embisto       invado

exploto serpiente

          y no me contengo

para entregarte ese sufrimiento

que nosotros llamamos amor

 

ven pequeña

vamos a casa

cierra las piernas

y levántalas

que el cielo se estremece

y ya se ve caer el delgado trazo del agua

mira cómo se derrama en todo la sombra

sin embargo creo que aunque no se ve

el blanco algodón del cielo

está manchado de sangre

 

 

 

Quebradiza

 

Apago la luz

mis ojos se mueren

con el zumbido de un pájaro

          que me traga  

que me esparce

y no deja guarecerme

de la lluvia y de mi cara

de los cantos del dolor

que el sonido marca

           en las paredes

con los rasguños

trozados en mi espalda

cuando me fui con los hombres

               para no buscarte

y con algunas parejas

para no envidiarlas

                      ¿por qué me dejaste?

La carne grita de mi cuerpo

 

El abandono de mí es desposeerme

            desgarrarme el vientre y odiarte

para querer morderte la lengua cuando me beses

 

y dejo caer mi cabello

caer los labios menguados

               mis ojos se mueren

en el silencio del sonido me alejo

de los colores del misterio

para arrinconarme

                            cerca de ti

                 con los pies amoratados

 

 

 

 

Encarnadura

 

Mi madre es un ojo en la tina

                             abro la llave

para hidratar el filo de sus párpados

y empapar mis extremos

desmembrándolos

con el mirar oxidado

                                          espejo roto

                                                                    del aguaje

sangro espeso

desbordo vísceras

tengo el vientre retacado

y el pecho lleno de intestinos

 

la piel que se desprende

es una niña muerta

de carne blanca y transparente

          

           bulbo

                           de numerosas pieles de cebolla

que parpadea

y le trasminan las venas

pequeñas y magentas

flotantes en sanguaza

 

Recién nacida soy un huevo

menguante

                      y agrietado

             por los límites del agua

 

salgo de la tina

 

 

 

Jalea de pájaros

(Extractos)

 

¡No juegues con las profundidades del otro!

L.Wittgenstein

I

 

Exprimir pájaros amargos

               picaflores dulces

para extraerles el canto

                         y su néctar

            zumo muerto

que mancha del negro   color

de las ojeras

 

 

 

II

 

Se esparce el humo aroma     del canto

perfume de pájaros exprimidos

calladamente         amortajados

                 con pirul

            dentro de la olla

 

 

 

III

 

Déjenme morir sin dios

No claven pájaros en mi cabeza

Quiero caer     llorar

gruñendo gritar al verme

sin piernas ni manos

Que el dolor y el pánico me enciendan la mente

que mis pájaros sangren al estrellarse

contra el hocico del miedo

       y sólo quede tizne

tiznón del perverso canto

que miente      y dice caerá el sol sobre la tierra

y aún moribundo arrasará los campos

 

Sufrir, quiero retorcerme y sufrir

en el concreto del cráneo

 

que me trisque la nada

en la amargura de la niebla

que venga la muerte a humedecerme

con la mordida del dolor

Sólo déjenme morir solo

tranquilo en la sombra

sin la estúpida intromisión de dios

 

 

IV

 

Jamás podremos herir al cielo

pero sí a sus pájaros

derribarlos uno a uno

con los truenos

de un rojo y pequeño revólver

de gatillo brillante:

vértebra del trueno    

relámpago

 

Y no será sangre lo que salpique a las manos

 

sino un azul terrible inmenso

porque la mar no se repliega

nunca mar fue manso

pensar en su hechura da miedo

porque el mar es la muerte

porque la muerte

                        todo el tiempo fue agua

y el agua

                todo tiempo

                                   ha sido cielo

 

 

 

Del poemario Los rituales de la tristeza (Inédito).

 

 

La belleza de empollar huevos azules

para desteñir de nuevo el cielo y entinte de mar el sol

 

 

Últimas palabras a Mariana

antes de ser destruida por el serrucho de la muerte

                                                           

 

Separa el torrente de la cabellera

Mariana querida

y deja te penetre la belleza

(la verdadera)

La que desgarra por cuchillo de mil uñas

rebana músculos y se eleva hasta la mente

La que destroza mitos, la que aplasta deidades

La que destruye historias y falsos versos

en la hermosura de un trueno a la una de la tarde

y más aún, su voluntad el viento

 azotando árboles, arrancándole

pájaros a los nidos

entregándolos a su fragilidad, a su inútil muerte:

tronido estrellándose música contra el cielo.

 

La longeva belleza Mariana

Cómo reconocerla cuando ella alumbra

O apaga los caminos de tu yo

que se destroza hecho trizas como el tiempo

embarrado al que pudo ser tu yo

Caracol dejando residuos de lo que pudiste ser:

el negro florecimiento de un cuervo para la inteligencia.

 

Aún sin saberlo

ella está ahí, desnuda sobre cenizas:

(la belleza) lechón negro en charola de plata

en el sudor frío de la piedra

en un sueño encharcado

en bocacalles y casuchas mojadas

en el chapoteo de los viejos y grandes barcos

destejiéndose rojizo mar

—limo descuajado en agridulces siniestras natas—

Ella estará ahí                         hecha mar

y en el mar sobre la arena (espuma)

guadaña que regresa

otra una y otra vez

para segar las piernas

de los que en paz caminan

descalzos, humedeciendo deseos

sin querer nada.

 

Vamos, separa los dedos

abre la mano y digamos

que si la belleza es manzana

y nace para morderse

muérdela, para de ella nutrirte, Mariana

y tener algo más que espíritu

algo más profundo que no el ánima

más interno [donde se realiza el Acto

que te da la esencia]

y no sea simplemente el alma.

 

 

 

 

Guardemos todos pájaros bajo la falda

 

Alejémonos de la absoluta blancura

de pechos minimalistas y lunas griegas

Césares castrati y ángeles perversos.

De sus volantes y sus frunces, alejémonos

dejemos de flotar en la espuma de esas mentas

—que somos polvo maliciento—

mantengamos los dedos activos

aunque sean silencio las notas del piano

y estén vibrosas, toqueteantes por aquí y por allá,

las teclas de este enorme amante negro.

 

Guardemos hombres y mujeres bajo las faldas

pajarillos de todos colores,

tibiemos la piel de madre-humedad

para que no aleteen pequeñas sus pestañas por el frío

y suden consuelo en el aislamiento.

 

Seamos oscuros

y huyamos de la absolutista elocuencia del cielo,

apretemos con las piernas tantos pájaros como se pueda madurar

hasta que revienten de blancas y puras plumas

como hacen las más tercas, temibles y amorosas muchachillas

con su manchón de vellos.

Entonces volarán los gorriones de la garganta

y posible es —que sólo así— listos estemos

para pertenecer al elegante mármol del cementerio y ser

un puñado

de flores agresivas.

 

 

 

 De la tristeza del poeta al bajar la marea

en la mesa de lectura

 

Siempre hay malos poetas

(afortunadamente

nos vienen a leer —en verso sus incontinencias)

Algunos tienen notables premios, otros

—como yo— no los tenemos, pero

eso no evita que como las olas

cada cierto instante

regresemos a estrellarnos contra ustedes

para esculpirlos en escuchas

de la poesía

(por accidente)

al igual que los peñascos

son acariciados por los rumores del mar.

Innegable es también

que si no escribiéramos

nosotros, los poetas malos (espuma de los mares),

los grandes poetas no existirían

no podrían formarse porque necesitan

a toda costa

de nuestras olas pequeñas

No tendrían mar para crear sus tempestades

ni las burbujas de las perlas para explotar

contra todos (ustedes)

arrastrándolos agua adentro

en sus turbios aguajes

hasta inundarlo todo

hasta desaparecerlos

a ustedes y sus gritos

con el alarido de sus aguas

transformarlos en mar mismo, desvanecerlos

en el terrible               perverso silencio

de la paz de la tierra

y asimilarlos así, irremediablemente

convertidos en poesía.

 

 

 

 

El derrumbe de las Ofelias

 

Desconfía

que tan importante es el silencio

que necesario es no callar

Del chapoteo de los lagos     

desconfía, del murmullo de los ríos

del reflejo débil de los charcos

Porque mujeres extrañas

se sumergen en los mares

y en cada estanque la silueta

de alguna Ella

           se encharcó

 

No son hierbas negras

los cabellos desmadejándose

entre nenúfares enmarañados

Son cabelleras destejiéndose en encaje

como viejas telas en el agua

 

Extrañas mujeres se ahogan en los estanques

y bajo narcisos, reposan

 

Sus cabellos en el agua se derriten

 

Se sumergen, tal vez

cuando el mundo

se hace incomprensible

y buscan respuestas tragando agua

 

Luego

sucede lo contrario

y con sus cuerpos nutren de sabiduría

al pájaro, dan color a sus plumas

al siervo que lame estas aguas, al hombre

que en ellas se refleja

 

Desconfía, porque ellas endulzan el agua

 

 

Se nutren las flores

enrojecen sus pétalos

ennegreciendo los capullos

se endurecen

ensombran el aguaje

 

huele

a hembras

 

Algunos creen, incluso, que se vencen

y flotan sobre el agua

sólo para verse hermosas

 

Sus pechos en el agua, qué delicia

verlas de dios esconderse

entregadas al sueño del agua

abren las piernas

y dios (desconfía)

no las protege

no las olvida

 

Porque dios no fue creado para las mujeres

 

 

Y eso es tan natural como hundirse en el mar

para ver desde el fondo

 piezas de ajedrez revueltas

en el puñetazo de una ola

 

 

 

 

Cadáver con ciruelas sobre un lienzo azul

 

Al que sabe caminar en el frío.

 

Vibrante

—vibrante humo hierve

      índigo       azula en las calderas

                                   balcones con herrajes

entre pasillos   paredes desteñidas

mojados pasadizos

                        por escalerillas y desvanes

vibrante azul

en las grasas crenchas

de esta ciudad.

No piensa

es sólo humo vibrante

hidratando los hermosos harapos de la pobreza

sobre los delicados cuerpos del hambre

                        azulaba

                                               azulaba

entre el polvillo de los libros

                        las espadas

metal y sangre, todo Eterno se hace polvo

no hay camino oculto

tenemos hambre

en nuestras bocas

son plegarias los insultos,

los silencios son piedad.

 

Azuloso          vibrátil

el humor que cristaliza

dentro de las casas rotas

donde se amortajan

feroces, los amantes de lo feo

tremendistas los malditos, las amargas.

 

Con los efectos de la mugre, somos otros

un desgarre de lienzos polvorientos.

 

Será que sólo vemos hacia abajo, como los muertos

sólo nos es permitido mirar hacia atrás.

 

Azula

—todo azula en plena descomposición

la miseria, en los labios sabe a centavo

a cobre azul

a pan azul y fría anestesia

medio rostro dormido

para reconocer que somos otros

con los rasgos de la anemia, somos otros

pero hermosos, frágiles (como las naranjas

que azulan sus óxidos) para la inquietante belleza del hambre,

soles muertos del invierno, pulpa de cadáveres

moliéndose 

—sobre estos ferrosos techados—

 

nieve de azulada sal

                                   nieva azulada sal.

 

(Ciudad de México, invierno de 2008.)

 

 

Datos vitales

Adriana Tafoya. Poeta y Editora. México.1974. Libros publicados: Animales Seniles (2005), Enroque de flanco indistinto -poemario sobre ajedrez- (2006), Sangrías (2008), El matamoscas de Lesbia y otros poemas maliciosos (Ediciones Pasto Verde, 2009 / segunda edición Bitácora 2010) y Diálogos con la maldad de un hombre bueno (Editorial Ultramarina Cartonera, España, 2010). Obtuvo el segundo lugar en el Concurso Nacional de Poesía El Laberinto (2004), el primer lugar en el I Slam de poesía organizado por la Alianza Francesa (2007) y el tercer lugar en el Certamen Relámpago Internacional de Poesía Bernardo Ruiz (2008). Fue conferencista en el Festival Internacional de Ajedrez 2006, organizadora de los Miércoles Itinerantes de Poesía (desde 2007) y creadora del Torneo de Poesía Adversario en el cuadriláterO (07/08/09/10). Ha sido incluida en diversas antologías poéticas, entre ellas el Anuario de poesía 2007 (FCE, 2008) y Paisajes Interiores, anuario de poesía 2010 del XVIII Encuentro Internacional de mujeres poetas en el País de las Nubes. Es compiladora de 40 Barcos de Guerra, Antología de Poesía (Coedición de 42 Editoriales Independientes, 2009). También ha colaborado en suplementos y revistas de México, Argentina, Nicaragua y España. Es editora de la revista y editorial VersodestierrO, y consejo editorial de Metáfora, hoja de poesía.

Share Button
  • Mirna Valdés Viveros

    Gracias Círculo de Poesía, por regalarnos este trabajo tan exquisito de la poeta Adriana Tafoya.
    Felicidades Adriana por tu hermoso trabajo.

  • mario rmz

    adriana no solo estas aquenda negritud vacua sino que nos recuerdas que la negra antimateria no es tan negra. con un fuerte saludo el altisimo…

Escribe un comentario