title

CÍRCULO DE POESÍA

 

España en su poesía: Josep M. Rodríguez

22 Jul 2013

Presentamos, en el marco del dossier de poesía española contemporánea, un acercamiento al trabajo de Josep María Rodríguez (Barcelona, 1976). Ha merecido distinciones como el “Generación del 27”, el “Emilio Alarcos” o el “Emilio Prados”.  Es autor del ensayo Hana o la flor del cerezo (2007) y de los libros de poemas Las deudas del viajero (1998), Frío (2002), La caja negra (2004), Raíz (2008) y Arquitectura yo (2012).

 

 

 

 

 

 

RAMAS

 

A contraluz,

tu pulmón al desnudo.

 

Y en su interior

(aunque no puedas verlas)

ramas como de almendro o de avellano

 

y una especie de florecillas blancas

brotando en sus extremos:

 

Una radiografía.

La dejas otra vez sobre la mesa

que aún conserva intacta

su memoria de ramas, tronco y árbol

 

(la memoria no muere,

se transforma).

 

Ramas en tus pulmones

y en la mesa

 

y en el papel de un libro.

 

Todo es parte de todo,

un mismo árbol.

 

 

(de Frío, Pre-Textos, 2002)

 

 

 

 

 

 

MI SECRETO HOMENAJE

 

 

Caminaba sin prisa y me detuve

a contemplar el humo,

su extraña ceremonia.

 

Humo antiguo de fábrica,

intestino que creces y al crecer

te retuerces                                                                                                                                                           y te elevas

y me elevas contigo hasta fundirnos

con lo que te rodea.

 

Oscura imagen de la serenidad:

creo en ti.

 

(Cada paso que damos va trazando una órbita

alrededor de la palabra muerte.)

 

Humo antiguo de fábrica.

Tu canto vertical es existencia,

 

oscuridad de la que procedemos.

 

 

(de La caja negra, Pre-Textos, 2004)

 

 

 

 

 

EL CORAZÓN DEL BOSQUE

 

 

Tras la tormenta,

el arroyo enfangado                                                                                                                                                          fluye                                                                                                                                                            pesadamente

como una babosa.

 

Lo que queda de día

reluce en un pedazo de metal.

 

Es una lata roja, de refresco,

que bien parece el corazón del bosque.

 

Cierro los ojos y oigo su latir:
Arritmia de las gotas al caer de los árboles.

 

El aire huele a hinojo                                                                                                                                                          y hace frío.

La realidad se escapa a la mirada:

Aunque me esfuerce,                                                                                                                                                          siempre está incompleta.

 

Igual que la sonrisa

de una boca sin dientes.

 

 

 

 

 

 

EROSIÓN

 

 

 

I

       (Masaoka Shiki)

 

 

El sol es un faquir

que se ha tumbado                                                                                                                                                          lento

sobre pinos de aguja.

 

Miro las montañas.

 

Hay algo de la piedra

que se pierde en el viento.
Erosión.

 

Camino por el bosque.

 

Hace frío

y el arroyo está helado.

 

En su interior,

se ha quedado atrapada una hoja de roble.

 

La mirada está atenta:
Esa imagen resume                                                                                                                                                           qué pasa en la memoria.

 

 

 

 

 

II

 

 

Sobre las montañas,

nubes                                                                                                                                                              llenas

como esas bolsas blancas de los supermercados.

 

Camino por el bosque.

 

Estoy alerta.

La mirada me explica cuanto soy.

 

Por eso me he negado a la elegía.

 

¿Acaso la memoria

es algo más que el eco de lo que ya hemos sido?

 

Sólo tengo interés por el instante.

El resto es erosión                                                                                                                                                           o me erosiona.

 

 

                                               (de Raíz, Visor, 2008)

 

 

 

 

 

CRUDO

 

 

De tan negra                                                                                                                                                              y profunda

la tristeza parece un pozo de petróleo.

¿Se formará también de aquello que está muerto?

 

Nos construyen las pérdidas:
instante                                                                                                                                                          tras instante                                                                                                                                                                                                                                                                                                                      tras instante.

 

Así que no lo dudes,

reclama para ti                                                                                                                                                              en este día

la lentitud del saurio,

 

la inocencia del fósil,

 

la oscuridad del hombre que imagina

el final de una cueva.

 

Deja de preocuparte por quién eres.

 

El árbol que no es bosque

lo anticipa.

 

 

 

 

 

 

B+

 

 

De cerca es como el mapa de un sitio al que no has ido

pero querrías ir,

porque una aguja marca su destino concreto.

 

Abro y cierro la mano:

que la sangre circule hasta la bolsa

y allí espere paciente                                                                                                                                                          hasta llegar a ti,

 

mientras yo me pregunto

a qué parte de mí he renunciado

 

o si habrá algún recuerdo que ya no fluirá más…

 

Tengo hermanos de sangre a los que no conozco:

¿sabrán reconocerme si se cruzan conmigo?

 

¿Y qué sentiré yo

al saber que mi sangre circula por sus venas?

 

Abro y cierro la mano

mientras pienso si eso no es también la poesía:

 

tomar sin merecer,

 

ser en el cuerpo de otro.

 

 

 

 

 

 

PRIMERA VISITA AL ZOO

 

Tenía doce años y mi madre

me regalaba un mundo para mí:

―¿Si la tristeza fuese un animal?

 

―Si la tristeza fuese un animal…

pues un escarabajo.

 

Y entonces le contaba que había días

en que ese escarabajo fabricaba

una bola muy grande en mi garganta.

 

Los ojos de mi madre eran de búho.

Parecía entenderme sin hablar.
―¿Y cómo te imaginas ser mayor?

 

No sé qué respondí,

tenía doce años:

 

aún no comprendía que crecer

es ir al zoo                                                                                                                                                           y sólo ver barrotes.

 

 

 

 

 

 

MORGUE

 

                                                                       El final es de donde arrancamos.

                                                                                                     T. S. ELIOT

 

Porque todos los cuerpos

encierran una historia,

 

quisiste ser forense.

 

Así aprendiste que la soledad

es la piel fría                                                                                                                                                            de una vieja puta

 

y que el amor

se hace más duradero dentro de un tatuaje:

 

los ojos leen aquello que las palabras tocan.

Y el silencio                                                                                                                                                             anuncia la amplitud,

 

la vastedad de lo que no conoces.

 

¿Alguna vez pensaste que tu cuerpo

es sólo la envoltura

del gusano de seda de la muerte?

 

Su crisálida deja tras de sí,

tumbado en la camilla,

 

un cadáver                                                                                                                                                          abierto.

 

 

(De Arquitectura yo, Visor, 2012)

 

 

 

 

 

PEQUEÑA DIGRESIÓN

 

Cierras la mano,                                                                                                                                                             y lo que escondes dentro

es mi curiosidad.

 

Mundo de sensaciones:

vuelvo a encerrarme en mí

y en la quietud de lo que nos rodea.

 

No sé si me comprendes.

Siempre he tenido miedo a los inicios

y el hermetismo, a veces, es sólo timidez:

el tigre es una jaula piel adentro.

 

No temas el silencio de los parques.

También para nosotros ha de llegar el frío

que nos vuelve mejores.

 

No sé si me comprendes:

nadie posee aquello que perdura

y tu cuerpo es mi única esperanza.

 

Mundo de sensaciones.

Te cojo de la mano. Me detengo.

Somos raíz hundiéndose en la tierra.

 

 

 

 

 

 

YO, O MI IDEA DE YO

 

Tengo tendencia a generalizar:

por eso escribo bosque

aunque sé que no hay dos árboles iguales,

 

por eso escribo yo.

 

Y sin embargo a ratos me construyo.

Y sin embargo a ratos me derribo.

O incluso las dos cosas:

 

como un niño que nace

en un barco que se hunde.

 

 

 

 

 

Datos vitales

Josep M. Rodríguez nace en Súria, Barcelona, en 1976. Es autor del ensayo Hana o la flor del cerezo (2007) y de los libros de poemas Las deudas del viajero (1998), Frío (2002), La caja negra (2004), Raíz (2008) y Arquitectura yo (2012). Sus poemas han sido traducidos al italiano y al portugués. También ha publicado las antologías Yo es otro (2001) y Alfileres (2004), así como la traducción de Poemas de madurez (2008) de Kobayashi Issa. Incluido en las antologías más representativas de la poesía española reciente fuera y dentro de su país, ha sido galardonado con diversos premios de poesía y crítica literaria, como el “Generación del 27”, el “Emilio Alarcos” o el “Emilio Prados”. Para Eloy Sánchez Rosillo, “la sintonía que muestra con la poesía de su momento y con la de todos los tiempos nos lleva a acercarnos a este poeta aún joven sin temor, con la certeza de que estamos ante alguien nuevo con garantía de autenticidad”.

 

 

 

Share Button

Escribe un comentario