title

CÍRCULO DE POESÍA

 

#poesíacontraelmuro / #poetryvsthewall / #poésievsmur: Poetas del mundo, segunda parte

01 Feb 2017

En Círculo de poesía, Valparaíso México y el Encuentro Internacional de Poesía Ciudad de México hemos convocado a una acción global de resistencia para contrarrestar los impunes ataques a todas las libertades por parte del tirano estadounidense Donald Trump, poetas de todos los continentes nos envían sus poemas para construir un espacio de entendimiento entre los pueblos del mundo a través de la poesía.

 

 

 

This Game Has No Perimeter

James Walton

 

There’s a cat’s eye in my hand,

it changes colour with a spin

and sends out a different aspect each time.

Rolled on the grass refracting all angles within itself,

absorbing and emitting light that’s crossed centuries of lives.

Other fingers have dollied it,

pondered the aggregate in the middle,

how the black, red, and blue create green and yellow in a fall.

Someone had it before me and before them;

lost it for another to discover.

All around this big cerulean marble,

hands have closed over this captured rainbow

of continents merged in thought, and wondered at the turn.

 

 

Brane Mozetič

 

***

when I was little, they heated up water

on the fire once a week. they poured it into a bucket in the middle of the kitchen

and added some cold water. then they added me. to

wash me. when they were drying me off, the same water was used for my

cousin. he washed himself and didn’t step into the bucket.

he was quite older. and big. this is why I soon learnt

about student demonstrations. they told

me this was dangerous. that one had to stay home.

avoid revolutions. and when I was old enough, there were

no revolutions. just some lame parades. this is why

I started to draw sketches of resistance. they weren’t

clear, they could hardly be understood by anyone. I started to revolt against

the primitivity around me. it seemed that the same bucket was used for

preparing the bloody mixture for blood sausages. they called for

the butcher, who took care of the dirty job. probably

this is where my flashes of bloodthirstiness originate.

they come only once in awhile, for a moment.

when it seems there are still things that can be cleaned. with water. or

blood. or words.

 

 

 

La trampa del pato

Adam Gai

 

No canal sino muralla

del Pacífico al Atlántico

una muralla gigante

para ocultar su torpeza

sonora como las monedas tragadas de los casinos

alta como los rascacielos de sus delirios

pálida, sonrosada, en blanco como su mente

 

De Alaska a la pampa

de Vladivostok a Medio Oriente

las voces pudientes lo alaban

pero las enmudecidas le gritan

cuántas libras de espaldas

tendrán que levantar tu sueño

quién pagará la grandeza

y la vergüenza

 

Hay presagios dibujados

en la saliva de su lengua

muchos más intensos que las líneas de las manos

la muralla china le ha regalado los huecos

la de Berlín su vuelco

piedras la de los lamentos

 

El pájaro de su Twitter se escapará de la jaula

no han de convencerlo más las toneladas de alpiste

Los disparos de la boca

serán balas de cebita

y ninguna salamandra le prestará su fuego

 

 

 

El muro y la bestia

María del Carmen Saule

 

Llevando en su lomo a

los migrantes,

dejando

a diestra y siniestra un tendal

de sueños mutilados

ahí va

bramando la bestia

a toparse con el muro.

¿Será tal vez

lo que sangra fuera

de mi frontera

un dolor que no existe,

un clamor

que no se oye?

 

¿Qué tonalidades tiene

el color

de la indiferencia?

 

 

 

Palabra de concreto

José Soledad

 

¿Cómo se atreve,

cómo puede,

pronunciar una palabra de concreto?

No se puede atentar contra lo humano,

sin perder las manos y los ojos,

sin convertir por un segundo y para siempre

la tierra en los abismos.

 

¿Quién se atreve,

quién lucha con nosotros,

quién abrirá el pecho para convertir al corazón

en granadas y en flores de nopal?

 

No se puede erigir un muro

sin sangrar todas las fronteras.

Es inútil encerrar al hombre de sí mismo.

No hay terrorismo más perfecto

que amar el odio por amor.

 

Nuestras palabras son interminables,

señor presidente,

no estamos solos:

 

Fundar un muro en este siglo

es incendiar cada kilómetro cuadrado de planeta.

Extinguir la vida es, herir las líneas imaginarias.

 

¿Por qué decir una palabra de concreto

y sangre

y muerte

si en el espacio abierto está el camino?

 

 

Ensoñaciones de una sonámbula

María Zevallos

 

soy lenguaje corporal

alma frita en la mesa

(la cometa vuela y sigo atada)

en este país portátil

pero… debo descubrir,

por la mirilla, un nuevo mundo

que salta muros

otro muro

y más muros

mi inmigración vacía

vilipendiada

escarnecida

derrochada

¿de qué valió?

¿valió la pena?

salto otro muro

el de la basura dura ruda burra

potencia temerosa: Saturna

papel hueco y tachado

pena ahogada en mi pie

sin pasos para saltar

muros y más muros

 

 

 

Frontera de fusil

Ayari Lueders

 

Somos silencio a tientas.

Con la nariz sobre la tierra

nos cubrimos la vida

y los ojos aguja en la calle-piedra.

—Hemos de llegar— decimos

luego callamos clandestinos

en un cielo de frontera y fusil.

 

Canta

la señal-esperanza

que es nube

vuela

con sus gotas alivio

sobre la piel-grieta.

Somos piedra clandestina

en el silencio que nos traga,

que nos quiebra

de este lado de frontera fusil.

 

De este lado

el calor-sol se hizo luto-noche.

De este lado

la tierra olvidada de lluvia duerme.

Y es azabache el caballo-muerte

que va galopante verdugo.

En el desierto todo muere:

pues venimos a esta vida a morir.

 

¡Cuánto se duelen nuestras madres!

Aprendemos más de muerte que de vida

y de vida-arena tenemos llenas las manos;

de muerte-aire, los pulmones desérticos.

 

Ha de salir el sol detrás del pie descalzo

de una salvadoreña sin alivio,

a un lado del hondureño cansado,

junto al mexicano muerto.

 

Latinoamérica se muere

de sed de tiempo

de sed de ser.

Latinoamérica se ahoga

en ese río que mata

porque es olvido.

 

En este lado:

el silencio sofocante nos asfixia.

De este otro:

frontera de fusil que nos acaba.

 

 

 

Muros

Danny Yecid León

 

Existen algunos muros:

el muro de la tristeza,

el construido con lágrimas

y sangre de los que quedaron

del otro lado.

El muro del adiós,

el que se mira por última vez

porque sabes que no regresas.

El muro del odio,

el que no tiene explicación.

El muro de la idiotez,

el que nos vende la televisión

y los falsos profetas.

El muro del silencio,

el de los cómplices,

el que permiten que se erija

sin decir nada o protestar.

El muro de la mentira,

el que ya está hecho,

pero niegan que existe.

El muro del dinero,

el que adoran sin pudor.

Pero también hay otros:

el muro del amor,

el que soporta los embates

del tiempo.

El muro de la amistad,

el que no traiciona.

El muro de los sueños,

al que te aferras cuando

lo demás se derrumba.

El muro de la sabiduría,

el que empiezas a urdir

desde que renuncias al orgullo.

El muro del perdón,

el que más se necesita,

pero muy pocos construyen.

El muro de la justicia,

el que siempre deberías defender

con tus palabras y silencios,

a capa y espada

y con todo tu ser.

 

 

 

…y llegó Donald Trump

Fernando Sabido Sánchez

 

30-01-2017

 

El capitalismo es un potente imán para los fascistas

y el nacionalismo excluyente es la vitamina del fascismo

 

El fascismo inventa patrias, banderas, muros y alambradas

para protegerse de millones de exiliados, de hambrientos,

de los sin patria que sus políticas y dogmas provocan

al resto de la humanidad

 

El fascismo no se pregunta cuántos crímenes caben

en una hora, un día o un mes, ni le importan las horas,

días o meses de resistencia, para que los cadáveres de los desfavorecidos

queden esparcidos por mares y alambradas

en la vieja Europa insolidaria o junto al muro Trump,

que pretende quebrantar aún más el status

de las dos Américas

 

Cuántos muertos se necesitan, cuántos fascistas

seguirán ganando elecciones, para que los ciudadanos

entiendan que solo les mueve el poder financiero

y seguir fabricando infinitas armas letales en el lado bueno

de sus fronteras

 

 

 

Alejandra Craules Bretón

 

Más allá del muro estás tú

tu miedo a construir una vida nueva

a elevar torres que vislumbren sueños

El dolor nos acerca

pero el ansia nos encadena

No hay certezas en ningún lado

no hay certezas del futuro

Nacimos en puntos opuestos

obligamos al amor a traspasar

piedra          agua          tierra

Vengo de ese sitio

donde los árboles nunca envejecen

donde el firmamento

se toca con las yemas de los dedos

Ahora vivo en esta región

donde he perdido mi segundo nombre

donde cada día trato de adaptarme

a un nuevo respiro

adaptar el ritmo de mi voz

al sonido de los segundos

lejana del espíritu color de biznaga

y del viento que corría

llevándose lejos el desencanto

Y tú dime

¿cómo es donde naciste tú?

¿dónde te llevará este sabernos diversos?

Nuestra lengua es diversa

pero son las mismas palabras

las que nos conmueven

Sur    norte  oriente   occidente

estamos formados de la misma materia

el color del alma no es el mismo que el del cuerpo

el color de la mente no es el mismo que el de las ideas

Acepta que las fantasías son un bien común

que desear paz

bienestar

amor

es parte de nuestra humanidad

 

 

 

José Castinneira

 

No será el cemento, ni el alambre,

habrá

exceso de cal o arena

en el hormigón armado.

 

Seremos nosotros,

gentes de bien y escuela

que te daremos caza.

Correrá la sangre tuya

por mis calles;

a nadie le importará,

alguien como tú vendrá a limpiarte.

 

Será el frío, los papeles,

el muro de diccionario,

el olvido,

la palabra “Patria”.

 

Yo soy como tú,

tal vez un día

mi sangre limpie

tus aceras o tus bares.

 

 

 

The border al borde

Melissa Sánchez Castillo

 

Vivo entre estepa y desierto,

Entre polvo y remolinos de tierra sin rumbo

Estoy poblando la tierra-espejismo, la que está un paso antes del oasis

Pertenezco a la ciudad donde no nos atrevemos a sostener la mirada,

Donde vivir es una enfermedad

Donde hay más vida debajo de los puentes del canal

Donde humanos traban su quijada

Donde vienen a clavar con agujas su derrota

Donde sanar el espíritu es drenar la sangre

Donde los humanos vomitan palabras al aire porque la locura ya no les cabe:

La costra que arrancas.

Estoy poblando la tierra-espejismo, la que está un paso antes del oasis,

Pertenezco a la ciudad donde tocar las rejas de la frontera es llegar a la meta,

Donde el trofeo es un: no puedes continuar

Donde en lugar de sacarte la lotería te sacas un: siga participando,

Donde la galleta china de la fortuna te dice: suerte para la próxima

Estoy poblando la tierra-espejismo, la que está un paso antes del oasis

Pertenezco a la ciudad que se ve divina de noche

Vírgenes del licor y sacerdotes dando la comunión con semen

Vivo entre estepa y desierto,

Y ando en dos pies entre polvo y remolinos, siempre danzando,

Sobre tierra movediza, espinas y montaña,

Danzando para que el camino no me pese y el sol no me cale tanto

Y ando siempre abrazándome para que el frío no me llegue hasta donde el ego se les explota

A donde el sentimiento se ve mejor reprimido

A donde la poesía es sobrenatural

Y me dan ganas de correr, girar y gritar

¡Esto es un espejismo, un paso antes del oasis!

La melodía perfecta,

El acorde bifurcado,

La sinfonía más melancólica,

La soprano y el tenor afónicos

El canto glorioso

El género desafinado

La música que no puede retumbar en el pecho de todos:

El paraíso.

#poesíacontraelmuro

#poetryvsthewall

#poésievsmur

Share Button

Escribe un comentario