Elman Trevizo (Chihuahua, 1981) es poeta y dramaturgo. Mención Honorífica en el Premio Nacional de Dramaturgia Manuel Herrera 2004, y Primer Lugar en los Juegos Florales 2006 de la Universidad de San Luis Potosí. Ha publicado los libros Monólogos sin Eco (Poemario. Aster Ediciones-Conaculta, 2005), Los muertos no tienen memoria (Obra de teatro. Consejo Estatal para la Cultura y las Artes de Querétaro, 2005), y El último ciego en salir que apague la luz (Poemario. Universidad Autónoma de San Luis Potosí, 2007).

El poema después del salto.

Masoquismo

No importa si el látigo se mueve como un gusano flojo.
Caerá la tarde y se despojará de lluvias este viento terco.
Se pronunciarán nombres de antiguos discípulos del agua,
y en la ciudad se reinventará otra vez la moda arcaica.
Allá afuera, junto a los puestos de baratijas,
no sabremos si esta canción simula un poema,
o el discurso de un hombre que vende más boletos apócrifos al cielo.

El látigo seguirá cayendo sobre la espalda brisa
que alguna vez supo los nombres de este cuarto con calles marcadas.

¿Sorda será la cara que cierra sus ojos? ¿La mía?
Solariego podrá versarse un nudo en la garganta, si tú no estás, aquí, sacrificándome.
Dándome motivos para sentir dolor,
para tocar las sonajas de mis senos,
con las que llamo así, a mis blancos oriundos.
Los lechones rollizos del alba.