Moebius. Poetas nacidos en los años 80

moebiusLa poeta Estephani Granda Lamadrid ha publicado recientemente “Moebius. Memoria del primer encuentro 2010 de poetas nacidos en los 80”. Ofrecemos a continuación la presentación del volumen así como un texto sobre esta generación escrito por Arturo Alvar. 

 

 

Presentación

 

El libro que aquí presentamos reúne el trabajo de poetas que se dieron cita en el Primer Encuentro de Moebius 2010, poetas nacidos en los 80, que se llevó a cabo en la Ciudad de México durante el mes de mayo de 2010. Este encuentro nació bajo la premisa de ser un foro incluyente, en el que se abre el espacio a esas otras voces que se encuentran circulando con forzosa discresión dentro del país.

La convocatoria y la labor de búsqueda poética se dio, en principio, por medios electrónicos. Se lanzó la invitación mediante redes sociales, llamado al cual, más allá de las primeras expectativas, respondieron cerca de 20 poetas de diferentes partes del país.

El ciclo de lecturas se realizó de manera independiente y autogestiva, distribuidas en 4 sesiones poéticas, que transcurrieron a la vez como mesas de discusión, lo que permitió a los asistentes conocer el punto de vista de los poetas respecto al trabajo cultural y literario en sus lugares de origen y/o residencia.

El otro tópico abordado fue “la generación de los ochenta”. En cada mesa se subrayaba la existencia de un interés general por conocer el trabajo de los poetas asistentes y sus contemporáneos.

Sin embargo, como casi todos afirmaron, aún no se puede conocer a fondo las características distintivas que permitan definir a los autores como parte de una misma generación, temporal o geográfica. Por supuesto, aquí sólo están incluidos algunos nombres (pues aún hay muchas voces por descubir), pero el Encuentro Moebius hace una enorme apuesta para ampliar el panorama que se encuentra reunido en este primer volumen, promoviendo la interacción de los poetas y el trabajo de promoción cultural.

 

La idea es que año con año participen nuevos poetas en aras de generar un espectro amplio de voces, desde aquellas que ya cuentan con trayectoria hasta las que por vez primera aparecen publicadas. El corte temporal que comprende la presente antología es arbitrario, sin embargo, creemos que en los jóvenes poetas que actualmente tienen entre 20 y 30 años se está fraguando una poesía que dejará huella en la literatura de este siglo. Es por ello que aventamos nuestra red a un mar fecundo, donde con seguridad habremos de sacar, al final del día, una buena pesca.

Por otro lado, basta un primer impulso para que los proyectos se vayan generando a sí mismos, como en el caso de la Antología 40 Barcos de Guerra (Versodestierro, 2009) cuya aparición y concepto fue un impulso vital para crear de manera autogestiva el proyecto Moebius, puesto que esta iniciativa parte de que las propias editoriales y sus autores aportaran los recursos mínimos para sacar una publicación de esta naturaleza. De esta forma, los participantes de Moebius estuvieron dispuestos a colaborar para sacar conjuntamente una memoria colectiva. Ahora depende de nosotros mismos propiciar las condiciones para que este encuentro y su publicación puedan sobrevivir, de tal manera que los que participaron en el encuentro anterior tendrán la responsabilidad de generar el espacio para sus contemporáneos y así sucesivamente.

En el Encuentro Moebius los poetas participantes hablaron de lo necesario que es contribuir para dar a conocer la poesía dentro de sus ciudades de origen. Con esta publicación se abre la posibilidad de hacer esto efectivo.

Esfuerzos de distinta índole se han concretado hasta ahora a partir del Encuentro Moebius, como el Primer Festival de Poesía 2010 en la ciudad de Mazatlán, organizado por Moisés Vega, Fernando Alarriba y Tino Quiroz, quienes también fundaron la revista virtual Mantarraya; lecturas de poesía joven en la ciudad de Puebla por Ángel Moisés Rojas; el caso de Alberto Guerrero también es significativo, pues su editorial cartonera en Zacatecas ya es un proyecto en marcha. Con la revista Sapiencia (número 6/7) se consolidó la publicación de una parte importante de las mujeres poetas que participaron. Esperamos que este trabajo conjunto pueda reproducirse en los diferentes ámbitos en los que los poetas se desenvuelven.

El libro que el lector tiene en sus manos va más allá de dar renombre a unos cuantos, sino que permite conocer a quienes están realizando la poesía del ahora, como la expresión más fidedigna del quehacer cultural concebido desde los jóvenes.

Estephani Granda Lamadrid

 

 

 

A manera de Exordio:

Hablar de nuestra generación no es tanto hablar de un movimiento colectivo, pero tampoco de un “archipiélago de soledades” o grupo selecto, puesto que no contamos con un proyecto programático, ni nuestro común denominador es un eclecticismo premeditado, ni tampoco, con la presente Antología, estamos seleccionando sobre la base de una élite, aunque la obra que se abre a nuestros ojos se llame así en el sentido estricto de la manera de seleccionar. Más bien es el resultado de un acto público: el que poetas, mujeres y hombres desde distintos estados de la República, suscitaron el encuentro y la retroalimentación, en un ciclo de lecturas organizado por ellos mismos de forma autogestora.

Resultado de una búsqueda, entonces, esta publicación se ha hecho sobre un universo de identidades que se unieron en un sólo sentido: el de la poesía. Ni más ni menos. Para nosotros,  como una cinta de Moebius, la poesía hace que lo exterior seinteriorice; que el significante se continúe en el significado, la forma en el contenido, el yo y su circunstancia, el arte con la vida. Viceversa: que la poesía esté escrita se engarza al hecho de que el poeta haya puesto una palabra que se funda con otra y asimismo proyecta la metáfora, lo que da futuro al imaginario para transformar el mundo, el germen de otra realidad posible.

En este cause, cualquier vanguardia es exterior a nuestra generación, pero un desdoblamiento consciente. Lo que sentimos es lo que pasa allá afuera y no puede ser soslayado. Se vuelve tanto espíritu como cambio social, donde la etiqueta que nos viene impuesta, quizá por un romanticismo mal entendido, el “yo lírico” que se mira desde el ensimismamiento y se ahoga en un lenguaje estancado, muda de voces, dejando la casa intacta, la morada del ser que sigue revolucionando con la palabra como arma y su destino a cuestas.

El infinito que rodea al tigre es una cárcel, el círculo de fuego que nos ciñe a un emblema es una cárcel, el lenguaje que de pronto nos deslumbra es una cárcel; pero al atardecer existe un sol que fenece frente a nosotros, el tigre duerme y se sueña perseguido por el tiempo creador. Entonces hay una noche que aparece imaginada, todo lo que la imaginación contiene y que hemos pasado al otro lado de la cinta.

Moebius es una manera como el pensamiento puede avanzar a la velocidad de la realidad y chocar con lo eterno, hecho danza y silencio, hacerse añicos en la continuidad del cerebro, quebrar cuanto horizonte quede malherido y dejar que la obra se disuelva en la marea de los sucesos. Un par de versos que han de demoler la impertérrita memoria. Esta Antología se despliega en un mismo movimiento: el viaje de veintiún jóvenes escritores, mujeres y hombres, que se reconocieron en días de ignominia, supieron escuchar al otro y tenderse las manos con las que escriben y seguirán haciendo poesía.

 

Arturo Alvar

Centro Histórico de la Ciudad de México

Septiembre de 2010

Librería

También puedes leer