En el marco de Patente de corso presentamos, en versión de Gustavo Osorio de Ita, un texto del poeta francés André Hardellet (1911-1974). Además de poesía escribió narrativa y ensayo. La 17e chambre correctionnelle de Paris lo condenó su literatura debido a que su erotismo atentaba contra las buenas maneras. Mereció el Prix des Deux-Magots en 1973. Sus Œuvres complètes fueron publicadas por Gallimard.

 

 

 

 

LA RONDA DE NOCHE

 

 

Las musas del muelle de Bercy

Me habían conducido hasta Grenelle

Y sus hermanas de la Grange-aux-Belles

Hacia los jardines cercados de Passy,

La noche se entendía con ellas,

Las musas del muelle de Bercy.

 

Yo iba en Paris, portando un sueño

Abierto al peatón noctámbulo,

Con los amigos de hace tiempo

Embarcados hacia el crepúsculo

Y disparados al point de jour.

Yo iba en Paris portando un sueño.

 

Restif, Nerval, Apollinaire,

Léon-Paul Fargue y todos los demás

Que me mostraban el camino,

¿Abordan los mañanas

Radiantes sobre las islas claras?

Restif, Nerval, Apollinaire…

 

De inicio es la plenitud del domingo:

Una salida a Paris-Bastille

Hacia los Eldorados por Marne,

La rubia en ropas de frescura,

Sus senos floridos por los junquillos,

De inicio es la plenitud del domingo.

 

¡Salud a los danzantes del asfalto!

He aquí el catorce de Julio,

Tanto muchachas como un ramo

se ofrecen al Verano que se enciende

Y el hambre que entretanto nos minaba.

¡Salud a los danzantes del asfalto!

 

Luego la música se atenúa

En un suspiro de acordeón,

Ya la sombra ha rodeado la rúa

Donde brilla en letras de neón

La mágica insignia de un BAILE.

Luego la música se atenúa.

 

Yo me adentro pero ustedes no están,

Tampoco esta noche, mis Venecianos,

Ustedes que mi sueño suscitaba

De un nombre evocando la blancura

Sin que este los encontrase jamás.

Yo me adentro pero ustedes no están.

 

Afuera la noche me habla quedo

Y siento sus pétalos caer

Sobre todos los placeres ignotos

Que en el cielo  se ven arder

al exhalar, de las jóvenes, el delirante placer.

Afuera la noche me habla quedo

 

¡Juntos, en un mismo segundo,

Mientras el Everest se derrite

Derrotado por el amor del mundo!

Mas aquellos que mueren en el instante

Donde otros se acercan a tocar la cima,

Juntos, en un mismo segundo…

 

Más tarde – y el día es ya una certeza–

Me rencuentro en la Villete

Sus grandes sangradores en mandil

Manchados de sangre rompen la corteza

Acompañados de un lechero infantil.

Más tarde – y el día es ya una certeza.

 

Sólo, los ojos fijos sobre su vaso,

Un tipo taciturno en la barra:

Pienso en él como un hermano

Y conozco su desesperanza

En las horas pálidas del arrepentimiento.

Sólo, los ojos fijos sobre su vaso.

 

Vuelve a ver los ayeres perdidos,

Una bella sonrisa que se desvanece

En la edad de oro los brazos tendidos

Y tras otro vaso, de repente,

No se siente a sí mismo reconocido

Vuelve a ver los ayeres perdidos.

 

Oh ustedes nuestros amigos de siempre

Hacia el crepúsculo embarcados

Y disparados en el día creciente

Cuándo vendrán los momentos marcados

Rogados por nosotros, por nuestros quereres.

¡Oh ustedes nuestros amigos de siempre!

 

El alba cazará el silencio

que pájaros de fieltro asemeja,

Ahora aparece el pueblo

– Y he aquí el mañana que comienza

Entre dos noches y sus secretos

El alba cazará el silencio.

 

 

 

 

LA RONDE DE NUIT

 

Les  muses  du  quai  de  Bercy
M’avaient  conduit  jusqu’à  Grenelle
Et  leurs  sœurs  de  la  Grange-aux-Belles
Vers  les  jardins  clos  de  Passy,
La  nuit  s’entendait  avec  elles,
Les  muses  du  quai  de  Bercy.
J’allais  dans  Paris,  port  de  songe
Ouvert  au  piéton  noctambule,
Avec  des  amis  de  toujours
Embarqués  vers  le  crépuscule
Et  disparus  au  point  du  jour.
J’allais  dans  Paris  port  de  songe.
Restif,  Nerval,  Apollinaire,
Léon-Paul  Fargue  et  tous  les  autres
Qui  me  montriez  le  chemin,
Abordez-vous  les  lendemains
Rayonnant  sur  les  îles  claires?
Restif,  Nerval,  Apollinaire…
D’abord  c’est  le  dimanche  au  cœur  :
Un  départ  à  Paris-Bastille
Vers  les  Eldorados  sur  Marne,
La  blonde  en  robe  de  fraîcheur,
Ses  seins  fleuris  par  les  jonquilles.
D’abord  c’est  le  dimanche  au  cœur.
Salut  les  valseurs  du  bitume  !
Voici  les  quatorze  Juillet,
Tant  de  filles  comme  un  bouquet
Offert  par  l’Été  qui  s’allume
Et  la  faim  qui  nous  en  prenait.
Salut  les  valseurs  du  bitume  !
Puis  la  musique  s’atténue
Dans  un  soupir  d’accordéon,
Déjà  l’ombre  a  cerné  la  rue
Où  brille  en  lettres  de  néon
La  magique  enseigne  d’un  BAL.
Puis  la  musique  s’atténue.
J’entre  mais  vous  n’êtes  pas  là,
Ce  soir  non  plus,  mes  Vénitiennes,
Vous  que  mon  rêve  suscitait
D’un  nom  évoquant  la  blondeur
Sans  qu’il  vous  rencontrât  jamais.
J’entre,  mais  vous  n’êtes  pas  là.
Dehors  la  nuit  me  parle  bas
Et  je  sens  tomber  ses  pétales
Sur  tous  les  bonheurs  inconnus
Qui  fusent  au  ciel  quand  s’exhale
Le  délirant  plaisir  des  filles.
Dehors  la  nuit  me  parle  bas.
Ensemble,  à  la  même  seconde
Quel  Everest  éblouissant
Gagné  par  tout  l’amour  du  monde  !
Mais  ceux  qui  meurent  dans  l’instant
Où  d’autres  vont  toucher  la  cime,
Ensemble  à  la  même  seconde…
Plus  tard  —  et  le  jour  est  en  route  —
Je  me  retrouve  à  la  Villette,
Ses  grands  saigneurs  en  tabliers
Tachés  de  sang  cassent  la  croûte
Avec  quelques  garçons  laiders.
Plus  tard  —  et  le  jour  est  en  route.
Seul,  les  yeux  fixés  sur  son  verre,
Un  gars  taciturne  au  comptoir  :
Il  me  ressemble  comme  un  frère
Et  je  connais  son  désespoir
Aux  heures  blêmes  du  regret.
Seul,  les  yeux  fixés  sur  son  verre.
Il  revoit  les  hiers  perdus,
Un  beau  sourire  qui  s’efface
Dans  l’âge  d’or  des  bras  tendus
Et,  tout  à  coup,  dans  une  glace
Il  ne  se  reconnaîtrait  plus
Il  revoit  les  hiers  perdus.
O  vous  nos  amis  de  toujours
Embarqués  vers  le  crépuscule
Et  disparus  au  point  du  jour,
Quand  viendra  l’heure  à  la  pendule
Priez  pour  nous,  pour  nos  amours.
O  vous  nos  amis  de  toujours  1
L’aube  va  chasser  le  silence
Rassemblant  ses  oiseaux  de  feutre,
Maintenant  la  ville  apparaît
—  Et  voici  demain  qui  commence
Entre  deux  nuits  et  leurs  secrets.
L’aube  va  chasser  le  silence

 

 

 

 

--