Presentamos, en versión del poeta peruano Edgar Saavedra (Caxamarca, 1976), cuatro poemas del poeta brasileño Roberto Piva (Sao Paulo, 1937-2010). Con fuerte influencia del surrealismo y la poesía de la Beat Generation, es reconocido como una de las voces más originales de la poesía del país amazónico.  

 

 

 

 

 

 

DE PARANOIA

 

Visión de São Paulo por la noche

Poema Antropófago bajo  Narcóticos

 

 

En la esquina de la calle São Luís una procesión de mil personas

enciende velas en mi cráneo

hay místicos hablando tonterías al corazón de las viudas

y un silencio de estrella partiendo en un vagón de lujo

fuego azul de gin y una alfombra colorean la noche, los amantes

se chupan como raíces

 

Maldoror en copas de marea alta

en la calle São Luís mi corazón mastica un trecho de mi vida

la ciudad con chimeneas creciendo, ángeles lustrabotas con su jerga

feroz en plena alegría de las plazas, muchachas desarrapadas

definitivamente fantásticas

hay una floresta de cobras verdes en los ojos de mi amigo

la luna no se apoya en nada

yo no me apoyo en nada

 

soy puente de granito sobre ruedas de garajes subterráneos

teorías simples hierven mi mente enloquecida

hay bancos verdes aplicados al cuerpo de las plazas

hay una campana que no toca

hay ángeles de Rilke dando el culo en los urinarios

reino-vértigo glorificado

espectros vibrando espasmos

 

besos resonando en una bóveda de reflejos

caños tosiendo, locomotoras aullando, adolescentes roncos

enloquecidos en la primera infancia

los malandrines juegan yo-yo en la puerta del Abismo

veo a Brahma sentado en flor de loto

Cristo robando la caja de los milagros

Chet Baker gimiendo en la vitrola

 

siento el choque de todos los cables saliendo por las puertas

partidas de mi cerebro

veo putos putas patanes torres balas chapas chops

vitrinas hombres mujeres pederastas y niños se cruzan y

se abren en mí como luna gas calle árboles luna medrosos impulsos

colisión en el puente ciego que duerme en la vitrina del horror

me disparo como una tómbola

mi cabeza se hunde en la garganta

 

mi vida entera llueve sobre mí, me sofoco ardo floto

en las tripas, mi amor, cargo tu grito como un tesoro sumergido

quisiera derramar sobre ti todo mi epiciclo de ciempiés libertos

ansia furia de ventanas ojos bocas abiertas, torbellinos de vergüenza,

correrías de marihuana en picnics flotantes

avispas paseando alrededor de mis ansias

muchachos abandonados desnudos en las esquinas

angélicos vagabundos gritando entre las tiendas y los templos

entre la soledad y la sangre, entre las colisiones, el parto

y el Estruendo

 

 

Plaza de la República de mis Sueños

 

La estatua de Álvares de Azevedo es devorada con paciencia por el paisaje

de morfina

la plaza lleva puentes aplicados en el centro de su cuerpo y niños jugando

en la tarde de estiércol

Plaza de la República de mis sueños

donde todo se hizo fiebre y palomas crucificadas

donde beatificados vienen y agitan a las masas

donde García Lorca espera a su dentista

donde conquistamos la inmensa desolación de los días más dulces

los muchachos tuvieron sus testículos perforados por la multitud

labios se coagulan sin estruendo

los urinarios toman un lugar en la luz

y los cocoteros se fijan donde el viento desordena los cabellos

 

Delirium Tremens delante del Paraíso traseros lampiños sexos de papel

ángeles acostados en los canteros cubiertos de cal agua humeante en los

inodoros cerebros surcados de gestos

los veterinarios pasan lentos leyendo Don Casmurro

hay jóvenes pederastas impregnados en las lilas

y putas con la noche que pasea en torno a sus uñas

hay una gota de lluvia en la cabellera abandonada

mientras la sangre hace naufragar las corolas

Oh mis visiones recuerdos de Rimbaud plaza de la República de mis

Sueños última sabiduría inclinada en una puerta santa

 

 

DE CICLONES

 

NUESTRO ANTEPASADO FUEGO

 

Para Eduardo Calderón palomino

Chamán de los cuatro vientos (1)

estrella del norte

flor de filigrana

en el nervio del

ocaso

vuelo cansado de la lechuza

que desgarra su

arpón

milagrosa cannabis

planta del incesto

del sol con las

aguas

árboles llenos de

bocas

donde el gavilán salta

ciclón del Universo

 

 

JOÃOZINHO DA GOMÉIA(2)

 

Los mitos describen las diversas y frecuentemente

dramáticas eclosiones de los sagrado ene el mundo…

Aspectos del mito

Mircea Eliade

 

gestos- síntesis

de sol & luna

manos que gobiernan

sueños de los

muchachos que aman el mar

basta de poesía

o religión que no conduzca al éxtasis

existe el grado cero

del dolor

&  alegría

brillo

en la noche acolchonada

en la constelación

calcárea

la Piedra Negra

distribuye el axé(3)

mientras el día

avanza con el viento

 

 

(1). Eduardo Calderón  Palomino. Maestro curandero de Moche ( La Libertad , Perú), más conocido como el Tuno. Sobre él se han escrito libros como El chamán de los cuatro vientos de Douglas Sharon,HablaSampedro. ¡Llama a los brujos! de Eduardo González Viaña, Tuno, el curandero de José Gushiken, entre otros.

(2) Sacerdote bahiano del candomblé

(3) Movimiento musical bahiano que surgió en la década del 80. En los 90, alcanzó gran difusión en el continente. La palabra proviene de la lengua yoruba, donde significa “energía vital”.