Presentamos una muestra poética del autor griego Yorgos Cémelis (1900-1976). Nació en la isla de Samos, pero vivió casi toda su vida en Tesalónica. Fue poeta, ensayista y dramaturgo de la llamada Primera Generación de Posguerra. Su primer periodo muestra claramente el influjo de Elytis, mientras que su periodo de madurez estará marcado por su intensa religiosidad. Publicó numerosos poemarios, traducciones, obras de teatro y ensayos. La traducción de los poemas está a cargo de Virginia López Recio.

 

 

 

 

 

 

 

SOLEDAD

 

Fuera de nosotros mueren las cosas.

 

Por donde pases de noche oirás como un susurro

Que sale de las calles que no pisaste,

De las casas que no visitaste,

De las ventanas que no abriste,

De los ríos en los que no te inclinaste a beber agua,

De los barcos en los que no viajaste.

 

Fuera de nosotros mueren los árboles que nuncaviste.

 

El viento pasa por bosques aniquilados.

Los bestias mueren de anonimato y los pájaros de silencio.

 

Los cuerpos mueren poco a poco en abandono

Al igual que nuestras viejas ropas dentro de los baúles.

Mueren de soledad las manos que no tocamos.

Los sueños que no vimos por falta de luz.

 

Fuera de nosotros empieza la soledad de la muerte.

 

 

ARS POETICA, 4

 

En medio de su hambre tiene hambre del hambre por la que no pasamos.

En medio de su sed tiene sed de la sed por la que no pasamos

En medio de su amor ama al amor que no amamos

Paupérrimo-Riquísimo

Carente y colmado de nuestra carencia

El Poeta.

 

No ambiciones nada, no acumules, no te lleves nada contigo,

Comparte tus bienes,

Que vayas ligero, que estés abierto por todas partes a los ojos del Sol:

 

Formación Poética.?

 

 

ARS POETICA, 6

 

Has cambiado. Primero te fuiste, ahora has vuelto. Hablas otras lenguas.

Mides de manera distinta las cosas,

Otros y nuevos nombres les pones.

 

Llamas al amor incendio, al relámpago beso, a la granada promesa,

Al hombre cruz pesada, a la muerte Puerta Sagrada…

 

Con otros números y acciones solucionas pendientes problemas estelares.

¡Mides geométricamente desde el principio las extensiones desecadas de nuestro sueño!

¡Expulsas con epodos a los chiflados demonios que pisotean bailando nuestros vivos cuerpos anulados!

 

 

OFICIO

 

Tal vez quedaron dormidos y no se oiga nada

En el cielo ni en la tierra. Tal vez hayan muerto

Una muerte imperecedera al igual que las estatuas,

Que ganaron la perfección y ya no esperan nada.

 

(Pero las estatuas hablan, aunque no las oiga nadie,

Pronuncian nombres de muertos, rezan por los hombres).

 

Tal vez se quedaran dormidos los Ángeles. Pero mucho más

Se ha borrado de nuestra mirada, como los barcos de antaño

Que dejaron atrás sus últimos harapos

En las crestas de los mares, ondeando en el aire el recuerdo.

 

La nieve es más limpia adherida a las tumbas y a las formas,

Escribiendo huellas y cruces en la visión no escrita.

La nieve es más trasparente que esta sobria blancura

De papel brillante que cubre las imágenes.

 

La ausencia es una noche sin vientο…

 

Pero la nada puede ser la forma de una promesa

Que borra el ayer y el mañana en medio de la calma total,

Como los cementerios nevados donde duerme el tiempo

Dejando las huellas de sus huesos en las llanuras.

 

 

 

 

--