Poesía peruana: Roger Santiváñez



Poesía peruana: Roger Santiváñez

Presentamos cuatro textos del poeta peruano Roger Santiváñez (Piura, 1956). Autor de libros de poesía como Antes de la muerte (1979), Homenaje para iniciados (1984) y Symbol (1991), entre otros. En el año 2006 apareció Dolores Morales: Selección de Poesía (1975-2005). Fue fundador del movimiento Kloaka (1982). Actualmente es profesor de español en la Universidad de Princeton, New Jersey.

 

 

 

 

Marigold

 

 

1

Qué hermosura de muslo izquierdo posado

En diagonal sobre el borde del sofá con

Las piernas flexionadas, botas de gamuza

 

Marrón y las rodillas romas envueltas en

Malla negra translúcida la niña lee un

Libro muy atenta agarra el volumen con

 

Las dos manos y una ñizca de la falda

Se asoma bajo la camisa pero lo más

Dulce es el reverso del muslo casi en

 

El aire mórbida preciosa imagen que

Se imprime en mi poema como una suave

Invitación al deseo en la clara mañana

 

Del otoño cuando el tímido sol acerca otra

Muchacha curvilínea y rebelde prefiero

Volver a la visión de ese muslo eterno y

 

De todos modos divino

 

 

 

2

 

Aquellos zapatitos ricamente posados

Envuelven la dulce piel de esta muchacha

Como buena oriental me pidió permiso

 

Para sentarse a mi lado en el sofá

Luego extendió sus esbeltas piernas

Hacia el zócalo del gas de la ventana

 

Entonces vi la delicadeza de su empeine

Una crema límpida y espigada con

La horma de un zapato negro de

 

Tacón bajo y leve seda repujada en

Los bordes interiores contra el sol

Brillaba en contraste con la der

 

 

Mis espléndida de pronto escondió

Los pies quizá se dio cuenta del

Poema pensé pero no podía

 

Saberlo ahora ya se fue levantó

Su campo y partió para siempre

Pero a mi me queda la imagen

 

De sus preciosos pies tocados de

Un cuero brillante y la tersura del

Pie desnudo que grabo aquí solito

 

En mi canción

 

 

 

3

 

Tengo otra vez a la belleza del otro día

Ahora está a la izquierda sentadita sobre

Un taburete absorta haciendo texting

 

Es rubia su cabello dorado cae hacia

Ambos lados del rostro son rizos dulce

Mente dispuestos en el aire luce cual

 

Madonna in Hortulo said Pound ese

Tipo de hermosura medieval y una

Mirada entre tierna y desconcertada

 

Se recoge coqueta los rizos hacia atrás

Mientras cruza las piernas enfundadas

En el mismo pantalón negro del poema

 

Anterior ya se paró y caminó a su clase

Moviendo el mundo palmas de ensueño

Sobre los botines cabritilla de otro color

 

Sabía que yo la estaba mirando y le

Componía este poema enigmática des

Apareció por la puerta de su salón

 

Para quedarme yo solo con mi canción

 

 

 

 

4

 

Me gusta mirar el cielo de Filadelfia

A esta hora es blanco transparente

Y los árboles se van volviendo verdes

 

A fines de abril la quietud es leve

Brizna que el delicado viento mueve

Y la soleada tarde de la risa aterriza

 

En la fresca muchacha salida del salón

Ahora sentada a un costado de este Hall

Envuelta en pañoleta de colores y

 

Pantalón granate se entrega al texting

Con las piernas cruzadas y zapatos llanos

De gamuza espera su clase escu

 

Chando también sabe Dios qué música

En los audífonos incorporados a su

Rubia y rizada cabecita escribe

 

Preocupada con sus dedos portando

Una sortija se levanta en este

Instante muy resuelta pero vuelve

 

Al sofá pa’ recoger su casaca que

Casi se le olvida entra a su salón

Ya se acaba el semestre es probable

 

Que nunca jamás vuelva a verla

 

 

 

 [Collingswood, sur de New Jersey, Springtime 2016]