Poesía rusa: Dmitri Gerchikov



Presentamos un poema del joven autor ruso Dmitri Gerchikov (Smolenks, 1996), en versión de la traductora Indira Díaz. Es poeta y estudiante de literatura en el Instituto Gorkogo. En el año 2012 entró a la asociación literaria “Persona”. En este año su nombre fue incluido en la Long-list del premio Arkadii Dragomoshchenko.

 

 

 

 

AUTORRETRATO CON POCA LUZ

 

después de algunas semanas me acuesto (recatadamente) sobre el tiempo

Del roto eclipse

El tiempo de la nieve

llegué a San Petersburgo con 18 años

 

deseaba tanto una bicicleta yo escribí versos sobre la bicicleta: blanco albatros depresión de esto se cura

 

No duermas

 

d:

 

 

dima                despedir              desestabilización          descartesiano                 dilataciones

 

 

formándose en todas las palabras sobre la bicicleta

blanco albatros a través del océano

dispérsate dispérsate mi retoño de diente de león maravilla mecánica

 

y aunque yo no sé sobre la bicicleta escribí sobre ella algunos versos

 

la visión de un cohete transparente

beber vodka en la oscuridad bailar

la indolencia rojas manchas de tinta

me expulsaron de la facultad de matemáticas

yo no me preocupé por esto ni un día

hice un collage en el armario y tendí la mano a la música electrónica alemana

y en general mi edad interior era 13 12 11 10 9 8 700 600

el pequeño robot trajo a mis ojos los oídos la manzana de Adán el idioma en la oscuridad de un color incomprensible

el iris rojo negro azul el color de los

sapos enamorados de la maceta de mayo

y entre otras cosas esto será usado en mi contra

 

y el psicólogo también usará esto en mi contra

 

disculpa vika, el que te haya comparado en el poema a ti con todas las que te siguen

tu eres sólo una

como la enfermedad griega de la poetisa inglesa

 

 

el telón

en la escena aparecen naranjos

que al paso sostienen mi falda mi chaqueta mi notebook

doy lectura

explico que estoy intentando descomponer la sintaxis habitual intentando condensar el argumento

las moscas vuelan en el retrato de vika se mezcla

el retrato de maría sofía anastacia  el sello mashki amity música elctrónica

desciende del techo:

 

en el cielo se ilumina el rosado zoológico del destino

hoy seré la más bella de las partículas del punto

hoy el arma no se disparó

el paraíso de las letras existe y nosotros bebemos soñoliento vino y nosotros bailamos en el metro

seré la más bella en las partículas del punto

voy a gastar una segunda lluvia de rojo lipstick y tú vas a observarme

se dispersan las nubes de maravillosos pájaros y tú me observas

me tomas de la mano tres rostros entristecidos desaparecen en la niebla

diamantes ardiendo en el ramo abierto de la carretera

no hay vuelta atrás no hay vuelta atrás no hay vuelta atrás

 

con un vestido ensangrentado voy en motocicleta

estoy confundido con este traslado en Moscú me darán pastillas

  de color verde rojo azul blanco café

                                       puesta de sol a las seis de la mañana

a las seis de la tarde

por la mañana. me transformo en un gato en un pez.

No logro comprender. árboles podridos un hombre se pierde

Una liebre negra salta                            ahí donde        el camino al alma es a través del oído.

sencillamente en mi ciudad natal smolensk penetró en mí un murciélago.

 

Yo tenía

15

aunque es una edad muy corta

para estas grandes cifras

un gran día de terracota sufrirán mis rodillas mi cadera la juntura de mis uñas el riachuelo de mi pecho

y obstaculizarán el paseo escolar por las flores de grechka

 

la luz al centro de la sala

una cicatriz en el pulgar, calabacines y calabazas

la cámara se desplaza hacia el margen del cuadro y vemos como se produce el retrato de la historia

el corte de verduras para el asado

yo siempre corto bruscamente

rebano aquellos segmentos, y sólo después comprendo

la importancia de cada uno

resplandeciente cuchillo

¿semillas? ¿corteza? ¿verga? ¿vagina?

En realidad yo tengo 700 900 1000 2000 3000 aproximadamente 5000 años d.c

Yo nací en el año 9783 de la descomposición de júpiter en el alfa-margarita

constantemente cambio el tono de mi piel

 

una mochila repleta en el

desierto

 

ha llegado la hora de acusarse

 

pero hay que confesar               , por lo que incluso mi autorretrato  — es el retrato de otro cosmonauta

ella navega en grandes y pequeños                                         se transparenta

en el programa Microsoft Word en el que es muy fácil dibujar el fuego y las mariposas

pero en el que nunca aprendí a andar en bicicleta

la expedición de un navío chispeante por el bosque

de un viajero paralizado entre las yedras veraniegas, las huellas se terminan

te lo ruego, arrójame por la ventana, programa Microsoft Word

deseo mirar lo que está sucediendo detrás de la ventana,

detrás de todas las ventanas emergentes

   en ninguna parte

                                            de ninguna parte

 

sin final ni principio marco y bastidor

un océano abierto de tul balanceando la cortina un geranio ardiendo débilmente dentro de un cacharro

yo no sé en qué terminará este texto

 

sobre el escenario aparece un cantante en traje de mujer:

 

en esta multitud de letras se pierde mi color de luna

                         mi chica, mi niño, tú en la roja maleza

                         pero nosotros huimos de todos al planeta del mediodía

                         y nadie-nadie podrá alcanzar nuestro color lila

                         en el mar resplandecen perlas desnudas

                         sólo para nosotros sólo para nosotros

                         el sonido triunfal de la hoguera la desnuda alegría del amor

                         y nadie- nadie-nadie despojará a la uva

                       ardiente nube débilmente rosada sobre la lengua

                        y nadie-nadie-nadie levantará una pistola